Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos no necesitan que se investigue a Israel, necesitan justicia

Familiares palestinos lloran durante el funeral de Omar Abdalmajeed As'ad, de 80 años, que fue encontrado muerto tras ser detenido y esposado durante una redada israelí, en el pueblo de Jiljilya, en la Cisjordania ocupada por Israel, el 13 de enero de 2022 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

La semana pasada, Omar Asad, palestino-estadounidense de 80 años, fue secuestrado, atado y aparentemente torturado por matones del ejército israelí en Cisjordania. Fue encontrado muerto poco después.

Es el tipo de brutalidad que el régimen sionista ilegítimo impone habitualmente a los palestinos para mantener un Estado judío "puro" en la Palestina histórica.

Pero como Assad tenía pasaporte estadounidense, su caso generó más atención allí de lo habitual. El Departamento de Estado de Estados Unidos y varios legisladores estadounidenses pidieron a Israel que se "investigara" por el aparente asesinato.

Esto es peor que inútil.

En mi opinión, pedir tales investigaciones no sólo es infructuoso, sino que es activamente perjudicial. Suscribir la creencia, evidentemente falsa, de que se debe permitir que el asesino investigue el asesinato permite a Israel librarse del problema.

Da la falsa impresión de que las investigaciones internas de la policía y el ejército israelíes son algo más que atroces encubrimientos.

[Tweet]

Para tomar sólo un ejemplo -citado por mi colega de The Electronic Intifada Maureen Murphy en su informe sobre el asesinato de Assad- sólo hay que mirar las consecuencias de la Gran Marcha del Retorno de 2018 en Gaza, cuando Israel mató a cientos de palestinos.

A partir de marzo de ese año, miles de palestinos hicieron lo que los liberales quejumbrosos de todo el mundo les han estado sermoneando para que hagan durante años y tomaron medidas de protesta no violentas contra Israel. De hecho, los palestinos llevan haciéndolo desde hace más de un siglo como parte de su larga campaña contra el desplazamiento violento de los colonos.

Exigiendo los derechos humanos más básicos, jóvenes, mujeres y ancianos marcharon hacia la valla fronteriza con Israel y trataron de regresar a sus hogares en la Palestina histórica (lo que hoy algunos conocen parcialmente como "Israel"). Más del 80% de los gazatíes actuales son refugiados y descendientes del interior del actual Israel. Fueron expulsados a partir de 1948, cuando las bandas terroristas sionistas expulsaron por la fuerza a la mayoría de los palestinos para despejar el camino hacia la fundación de Israel.

Los palestinos a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel reafirman el "Derecho al Retorno" y son disparados por las IOF - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En respuesta a la campaña de resistencia pacífica, el ejército israelí colocó brutal y sádicamente francotiradores a lo largo de los muros de la prisión que sus fuerzas han utilizado para enjaular a los palestinos en Gaza y los abatió a tiros. Muchos fueron mutilados deliberadamente y perdieron permanentemente el uso de las extremidades. Esta fue una política selectiva.

Más de 215 palestinos murieron en esas manifestaciones. Sin embargo, de todas las "investigaciones" israelíes sobre su propia conducta, sólo se presentó una acusación penal. "El soldado acusado fue condenado por delitos menores y recibió una sentencia extremadamente indulgente", según el grupo israelí de derechos humanos Yesh Din.

Este es sólo uno de los muchos ejemplos de las "investigaciones" de encubrimiento autocomplacientes de Israel. No son más que ejercicios de relaciones públicas para mantener la ayuda militar y política de Estados Unidos y Europa.

Estas masacres israelíes son el coste de un Estado judío en Palestina. Los liberales occidentales guardaron un extraño silencio ante la masacre israelí de hombres, mujeres y niños desarmados que marchaban por sus derechos. Pero incluso algunos de la débil izquierda socialdemócrata fueron ineficaces en sus respuestas.

LEER: El lobby pro-israelí ve cómo más activistas palestinos salen libres de los tribunales

El líder de la izquierda laborista John McDonnell, por ejemplo, pidió una investigación o una comisión de investigación sobre los disparos, como la realizada anteriormente por las Naciones Unidas.

Este llamamiento puede haber sido bienintencionado, pero yo sostengo que no fue útil en absoluto. Los hechos de Palestina son bien conocidos. La masacre de los manifestantes en Gaza se llevó a cabo a plena vista.

No necesitamos una enésima indagación, investigación o -volviendo al período del "mandato" colonial británico- un libro blanco o una comisión real.

Todos sabemos que Israel es un Estado racista y de apartheid que asesina diariamente a los palestinos a sangre fría. Es hora de pedirle cuentas y hacer justicia a los palestinos.

Es hora de boicotear, desinvertir y sancionar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines