Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Impedirán un millón de firmas que se honre a un criminal de guerra?

Tony Blair, ex primer ministro de Reino Unido, en Singapur, el 18 de noviembre de 2021 [Wei Leng Tay/Bloomberg via Getty Images].

El líder laborista, Sir Keir Starmer, afirma que el Sr. Blair merece el título de "Sir" que le otorgó la Reina, el más alto honor de Reino Unido, por "hacer de Gran Bretaña un país mejor". Por otro lado, más de un millón de ciudadanos británicos (incluidos los de origen árabe y musulmán) firmaron una petición exigiendo la retirada de este honor por parte de la Reina, diciendo que es un "criminal de guerra".

Varios periódicos, con titulares como "¿Honor Tony Blair? Debería ser juzgado por el desastre de Irak", del periódico británico The Sun. La organización británica Stop the War, famosa por su oposición a la política exterior de guerra y expansión imperial del gobierno británico, desde que Estados Unidos declaró la "guerra contra el terrorismo" e invadió Afganistán e Irak, está instando a la gente a protestar contra el honor.

Lo que todos sabemos es que, a pesar del clamor mundial contra la guerra, y a pesar de la participación de dos millones de ciudadanos británicos en la mayor marcha de protesta que ha visto Gran Bretaña, la primera de este tipo en la que la gente se manifestó contra una guerra antes de que se iniciara, Blair decidió ignorar a los manifestantes y comenzar la guerra. Se emprendió con acusaciones inventadas, que se expusieron a la opinión pública después de la invasión, y con el fin de consolidar la posición angloamericana en las tierras y los recursos iraquíes, la destrucción del Estado y la neutralización de la posición iraquí de principios sobre la cuestión palestina. Esto nos sitúa ante importantes cuestiones sobre la importancia de las iniciativas populares para presionar a los gobiernos o a los partidos influyentes para que cambien su política respecto a una cuestión concreta. ¿Lograrán ahora los peticionarios presionar al Primer Ministro, un conservador, para que intente convencer a la Reina de que retire sus honores a Tony Blair? ¿Cuántos ciudadanos deben firmar la petición para que su voz tenga un impacto real? ¿Hay alguna esperanza de cambiar la decisión real? Si esto no ocurre, nos enfrentamos a la pregunta más importante: ¿de qué sirve firmar peticiones?

Los ciudadanos firman una petición para que Tony Blair sea despojado de su título de caballero por sus crímenes en Irak y Afganistán - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Parece imposible presionar a la Reina para que cambie su decisión de honrar a Blair, ya que tiene que ver principalmente con la tradición real británica de que los anteriores primeros ministros reciban un título de caballero, independientemente de su partido o de su política interior o exterior. Más bien, el éxito del Primer Ministro y de su gobierno se suele medir por la política exterior basada en el bienestar económico del país. ¿Hay algo más rentable que las industrias relacionadas con las guerras y la apropiación de los recursos de los países asolados por guerras y conflictos, de todo tipo, que es lo que logró Blair?

Desde esta perspectiva imperialista expansiva, no es razonable que la Reina retire el honor, sobre todo porque esto significaría necesariamente admitir o, al menos, procesar a Tony Blair como criminal de guerra, porque decidió lanzar una guerra que perjudicó a la propia Gran Bretaña, no a Irak. También es difícil demostrar que perjudicó a Gran Bretaña como país, porque el pueblo británico lo reeligió en el período posterior a la invasión y ocupación de Iraq, en un momento en que los ejércitos de ocupación recibían golpes de la resistencia iraquí. Esto puede traducirse, sobre el terreno, como que Tony Blair ha logrado atraer sentimientos "patrióticos" para defender a los soldados británicos que defienden los "valores democráticos" y protegen a Gran Bretaña de una amenaza que la atacaría en 45 minutos, como dijo Blair.

LEER: El título de caballero de Blair es un acto real de traición a sus víctimas en Irak y Afganistán

El informe de Lord Chilcot sobre la guerra de Irak, tras una investigación de siete años, llegó a conclusiones que cuestionaban la credibilidad de las afirmaciones de Blair, especialmente sobre la amenaza al pueblo británico, pero se detuvo aquí y no fue más allá para que Blair no fuera juzgado por su contribución a librar una guerra que causó la muerte de un millón de iraquíes y 179 soldados británicos, y que condujo a la creación del Estado Islámico y a la perpetuación de la violencia continua en Irak en la actualidad. Entre las conclusiones del informe figura que el presidente iraquí no suponía una amenaza inmediata para los intereses británicos en el momento de la invasión de Irak en 2003, los servicios de inteligencia no

probaba la existencia de armas de destrucción masiva, y había alternativas a la guerra que no se habían considerado plenamente, lo que provocó la muerte de soldados británicos y de cientos de miles de iraquíes.

¿Por qué, entonces, no se juzga a Tony Blair como criminal de guerra, o al menos por qué no se le retira el honor real? En respuesta a la segunda pregunta, que también se aplica a la primera, el periodista y presentador británico Jeremy Clarkson afirma que, mientras que un millón de personas firmaron una petición para exigir la retirada de la Medalla de Honor a Blair en un país con una población total de 70 millones, 69 millones no lo han hecho, aunque firmar la petición electrónicamente no requiere ningún esfuerzo. En otras palabras, o no quieren, o no les importa el asunto. Clarkson explica que la única forma realista de evitar que Blair reciba el honor es celebrar un referéndum formal sobre la cuestión, pero tras el desastre de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, no hay indicios de que eso ocurra.

LEER: Más de 150.000 personas firman una petición online para que se revoque el título de caballero de Tony Blair

¿Esta sensación preconcebida de fracaso nos lleva a no participar en ninguna iniciativa colectiva de cambio? Hay éxitos, aunque pocos, que refutan la "predestinación" del fracaso. El 10 de octubre de 1998, por ejemplo, el dictador chileno Pinochet fue detenido acusado de "genocidio y terrorismo que incluye el asesinato" durante su visita a Londres, en particular, según una orden de detención que los activistas de derechos humanos lograron activar. Se acogieron al principio de autoridad judicial universal, que permite a los países perseguir casos relacionados con actos de tortura, genocidio y otros crímenes contra la humanidad independientemente del lugar en el que se haya cometido el delito, y sin tener en cuenta la nacionalidad de los autores de esos crímenes ni la de sus víctimas. En octubre de 2009, Moshe Ya'alon, viceprimer ministro de Israel, canceló un viaje a Gran Bretaña por temor a ser detenido por crímenes de guerra cometidos contra los palestinos. En enero de 2010, la ex ministra israelí, Tzipi Livni, canceló su visita a Gran Bretaña después de que se emitiera una orden de detención contra ella. Es sabido que Tony Blair ya no se atreve a pasear por las calles de su país natal, Gran Bretaña, para evitar la ira del pueblo y, quién sabe, con el cambiante equilibrio de poder global y local, un persistente grupo iraquí-británico de derechos humanos podría llevarlo a juicio, en un futuro próximo, como criminal de guerra, sea cual sea su título.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 10 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaIrakOriente MedioRegiónReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines