Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un destacado académico egipcio es perseguido en Egipto, pero honrado en el extranjero

Faisal bin Abdulrahman Bin Muammar (I) Secretario General del Centro KAICIID y Abdullah Al Turki, Presidente de la Liga Islámica posan con un trofeo durante la ceremonia de inauguración del Centro KAICIID (Centro Internacional Rey Abdullah Bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural) celebrada en el Hofburg de Viena el 26 de noviembre de 2012 [ALEXANDER KLEIN/AFP vía Getty Images].

El Premio Internacional Rey Faisal por los servicios prestados al Islam ha sido concedido este año al profesor de teología egipcio Hassan Al-Shafi'i, junto con el ex presidente de Tanzania, Ali Hassan Mwinyi. El nombre de Al-Shafi'i ha circulado repetidamente por los medios de comunicación egipcios en los últimos años debido a las repetidas injusticias que ha sufrido por su oposición a la masacre de Rabaa.

Al-Shafi'i, nacido en 1930, se licenció en Lengua Árabe y Estudios Islámicos en la Escuela Dar Al-Oloum (Casa de la Ciencia) de la Universidad de El Cairo en 1963 y se licenció en Teología en el Colegio de Teología (Osoul Eddin) de la Universidad de Al-Azhar en el mismo año. Después, Al-Shafi'i obtuvo el doctorado en Estudios Islámicos por la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de Londres en 1977. Por último, Al-Shafi'i contribuyó a la fundación de la Universidad Islámica de Islamabad en 1979; después regresó a Egipto para trabajar como profesor de estudios árabes e islámicos en la Universidad de El Cairo.

A lo largo de su carrera académica, Al-Shafi'i fue autor de varios estudios distinguidos sobre la historia de la teología y la filosofía islámicas.

Al-Shafi'i era conocido por su lucha patriótica desde que era estudiante. Participó en la resistencia popular contra la ocupación británica del Canal de Suez tras la abolición del tratado de 1936 en 1951. También fue detenido dos veces durante el mandato del difunto presidente Gamal Abdel Nasser, debido a su oposición a la dictadura de Nasser. Por ello, al-Shafi'i se mantuvo alejado de los focos hasta la revolución del 25 de enero de 2011.

LEER: Un preso palestino entra en su 40º año en una prisión israelí

Después de la revolución, Al-Shafi'i fue seleccionado como miembro de la Autoridad de Al-Azhar. Además, el sheij de Al-Azhar, el profesor Ahmed el-Tayeb, lo nombró su asesor y jefe de la oficina profesional en la presidencia de Al-Azhar. Junto con sus nuevos cargos, fue elegido director del Complejo de la Lengua Árabe, un respetuoso instituto independiente de investigación afiliado al Ministerio de Educación Superior, en febrero de 2012. También fue nombrado por el-Tayeb para representar a Al-Azhar en el comité constitucional de 2012.

Tras el derrocamiento del presidente electo, el profesor Mohamed Morsi, el 3 de julio de 2013, Al-Shafi'i emitió una declaración en la que criticaba la violencia y las detenciones lanzadas por las nuevas autoridades contra los opositores.

Al-Shafi'i subrayó su rechazo al terrorismo y destacó su papel en la lucha contra el extremismo, anunciando su respeto por los militares egipcios, pero exigiendo su retirada de la vida política. A partir de entonces, Al-Shafi'i fue sometido a estrictas medidas de exclusión.

En 2015, Al-Shafi'i fue excluido de la nueva formación de la oficina profesional. Ese mismo año, el decano de la Universidad de El Cairo, Gaber Nassar, conocido por ser un títere de las agencias de seguridad, despidió a Al-Shafi'i de su trabajo como profesor en el Colegio Dar Al-Oloum. La decisión se asoció a una campaña de desprestigio en los medios de comunicación en la que se atacaba a Al-Shafi'i como órgano delegado de los Hermanos Musulmanes y defensor del terrorismo. En 2020, el Consejo de Estado anuló la decisión de Nassar por considerarla una aplicación defectuosa de la ley.

LEER: El gran muftí de Egipto legaliza el uso de anticonceptivos para frenar el crecimiento demográfico

En 2020, Al-Shafi'i ganó las elecciones como presidente del Complejo de la Lengua Árabe con una mayoría absoluta de 27 votos sobre 33. Sin embargo, el ministro de Educación Superior, Jaled Abdel Ghaffar, abortó los resultados de las elecciones y nombró al perdedor, el profesor Salah Fadl, conocido por su cercanía a las autoridades, en lugar de Al-Shafi'i, argumentando que los puestos de dirección no deben ser ocupados por las mismas personas durante más de dos períodos.

Abdel Ghaffar utilizó este argumento justo después de que el presidente del país modificara la Constitución para permitirle mantener el poder hasta 2035.

Lo ocurrido con Hassan Al-Shafi'i es un ejemplo del trato que las autoridades egipcias dan a los académicos independientes y a las figuras públicas que se niegan a trabajar según las instrucciones de los organismos de seguridad.

Incluso el mundo académico se ha convertido en un campo de batalla. Las autoridades intentan controlar y dominar, persiguiendo a sus oponentes y privándoles de sus puestos de trabajo, además de expresar sus opiniones y publicar sus ideas.

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines