Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El escándalo de la política de "regalos matrimoniales" de Dbeibeh se vuelve en su contra

El Primer Ministro de Libia, Abdulhamid Dbeibah, habla con la prensa después de registrar su candidatura para las próximas elecciones presidenciales en el edificio de la Alta Comisión Electoral Nacional en Trípoli, Libia, el 21 de noviembre de 2021. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

Las dádivas no son préstamos que haya que devolver, sino simplemente dinero gratuito que se da a la gente para ayudarla a casarse. Los gobiernos de todo el mundo ayudan a la gente a casarse, pero sólo bajo ciertas condiciones como, por ejemplo, para hacer frente al descenso de la población. Tales decisiones se toman tras una seria consideración y debates entre expertos. No en Libia, donde la corrupción está fuera de control y la rendición de cuentas es inaudita.

Al-Hadi Ali, profesor de derecho de familia en la Universidad de Zawia, al oeste de Trípoli, dijo a MEMO que para que estas políticas "produzcan los resultados correctos con las mínimas consecuencias negativas" deben ser debatidas adecuadamente, y no "aplicadas de forma sorprendente" sin el debido proceso. Su microeconomista, Saleh Amar, cree que tal política es un "despilfarro de dinero público" en un momento en que la mayoría de los libios "se enfrentan a dificultades económicas". Esto hace que la política sea también "discriminatoria", ya que beneficia a quienes desean casarse, añadió el profesor Amar.

El Fondo para Matrimonios, anunciado por primera vez el pasado mes de agosto por Abdul Hamid Dbeibeh, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional (GUN), contaba inicialmente con un presupuesto de mil millones de dinares libios (222 millones de dólares) que se entregarían a cualquier pareja libia que deseara contraer matrimonio.

El 28 de diciembre, Dbeibeh anunció una segunda entrega de dinero destinando otros mil millones de dinares libios al fondo. La gente tenía que solicitarlo en una aplicación digital creada por el gobierno, que se vio desbordada por la gente que intentaba acceder a ella.

LEER: ¿Por qué los libios quieren expulsar al embajador de Reino Unido?

Dbeibeh, que sólo es primer ministro interino, está acusado de utilizar ilegalmente fondos públicos para conseguir apoyo para su candidatura presidencial, que anunció el pasado noviembre en las elecciones ahora suspendidas. También se le acusa de falsificar su título universitario afirmando que se graduó en una universidad canadiense con un máster en ingeniería. Sin embargo, esa universidad ha negado reiteradamente que haya estudiado allí. Hasta ahora ha guardado silencio al respecto, a pesar de la enorme condena pública.

El Primer Ministro se vio envuelto en otra polémica que le valió más condena pública cuando, el 29 de diciembre, al intervenir en un acto en Trípoli para celebrar las segundas ayudas a las bodas, dijo que las ayudas estaban destinadas a "revitalizar el mercado" de las mujeres solteras. A su Gobierno se le ocurrió la idea de ofrecer "primas" además de las subvenciones para animar a las mujeres mayores a casarse. Continuó diciendo que, en Libia, cualquier mujer mayor de 25 años es "considerada vieja y a esa edad" ya debería tener "siete hijos"; un comentario indignante por parte de un líder y un supuesto modelo a seguir.

Los comentarios enfurecieron a los libios de todo el país, que se lanzaron a Internet para expresar su indignación, y un hashtag en árabe que afirma que "las mujeres libias no son mercancías" es ampliamente trending en las plataformas de las redes sociales. Amal Al-Mansouri, una usuaria de Twitter, tuiteó citas del Libro Verde, escrito por el antiguo líder, Muammar Gaddafi, que dice que "las mujeres y los hombres son humanos y no deben ser discriminados" por ningún motivo humano.

Una activista y candidata parlamentaria de Bengasi, Reem Elbreki, tuiteó su foto sosteniendo una pancarta en árabe que dice "[Dbeibeh] usa los bonos para imprimir libros [escolares]", en referencia al escándalo que rodea a los libros de texto escolares, que no se han facilitado e impiden que los alumnos vayan a la escuela, al tiempo que se envía a la cárcel al ministro de Educación.

La Plataforma de Mujeres Libias por la Paz (LWPP), una organización civil de mujeres que hace campaña por la inclusión de las mujeres en el establecimiento de la paz, lanzó una campaña contra Dbeibeh, tras sus últimos comentarios. Muchos miembros de la LWPP consideraron que los comentarios eran degradantes para las mujeres libias y, en el mejor de los casos, discriminatorios. Decenas de miembros del PTL publicaron mordaces ataques contra el Primer Ministro, muchos de ellos en Facebook.

Zahara Langhi, destacada académica libia, activista y miembro de la Forma de Diálogo Político Libio, que eligió a Dbeibeh como Primer Ministro, tuiteó "el dinero político corrupto es un sistema completo que considera a las personas como mercancías de mercado".

La política de financiación del matrimonio no es ni urgente ni moral, concluyó la campaña de LWPP. En la plataforma es un debate muchos participantes calificaron la política de "desacertada" y de "soborno por votos", destinada a ayudar al Primer Ministro a ampliar su apoyo público en las elecciones presidenciales, cuando éstas se celebren.

LEER: Libia ordena la detención preventiva de la ministra de Cultura

La LWPP también afirma que, hasta ahora, la política ha provocado que cientos de niñas menores de edad se vean obligadas a casarse. Se dice que muchas de ellas han aceptado casarse con hombres de décadas de antigüedad sólo por el dinero. Otras fueron obligadas a contraer matrimonio por sus familias para recibir la limosna que les ayudara a llegar a fin de mes. Como resultado, decenas de casos de divorcio están ya ante los tribunales.

Los precios de los alimentos básicos en Libia han aumentado tras el derrocamiento del gobierno de Muammar Gaddafi en 2011. Ali Abdeljaleel, un profesor afincado en Tarhouna y padre de seis hijos, dijo a MEMO que "pago un cuarenta por ciento más por los mismos alimentos básicos" que solía comprar en 2011. Señala como ejemplo el precio del pan, un alimento básico en la dieta libia. Bajo el mandato de Gadafi, el precio de una barra de pan y de otros productos básicos estaba subvencionado hasta un sesenta por ciento, en algunos casos, lo que facilitaba la alimentación de la población.

La mala gestión económica y la corrupción han acabado prácticamente con las subvenciones del gobierno en la última década. Abdeljaleel, el profesor de instituto, dijo que la corrupción se ha convertido en una "liga nacional" a la que se han unido todos los funcionarios "de la educación, los servicios públicos y la policía, hasta llegar al nivel del ministro".

El despilfarro de dinero público, la malversación de fondos y la mala gestión han mermado a lo largo de los años la tesorería del gobierno, que podría utilizarse para continuar con las políticas de subvenciones de la época de Gadafi.

A finales del año pasado, el principal fiscal general del país, Al-Siddiq Al-Sour, ordenó la detención de la ministra de Cultura, Mabroukah Toughi, acusándola de corrupción financiera. Su colega, el ministro de Educación, Mussa Al-Mgariaf, fue detenido por negligencia después de que no imprimiera los libros de texto escolares, a pesar de contar con los fondos necesarios ya el verano pasado, a tiempo antes de que comenzara el curso escolar.

A pesar de todo, Dbeibeh sigue siendo popular. Otra cuestión es si podrá traducir esa popularidad en votos en las elecciones. Muchas mujeres, sin embargo, no le votarán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaLibiaSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines