Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una enorme deuda y un sector privado en retroceso marcaron la economía egipcia en 2021

Un hombre cuenta libras egipcias en una tienda de cambio de moneda en el centro de El Cairo el 3 de noviembre de 2016 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images].

La economía egipcia cayó en la trampa de la deuda externa en 2021, y el país acabó endeudándose para hacer frente a los reembolsos y cubrir los intereses de los préstamos existentes. Además, amplió el endeudamiento interno a través de los bonos del Tesoro, manteniendo unos tipos de interés elevados en un intento de atraer a los extranjeros para que compraran instrumentos de deuda pública. Esto ha provocado un aumento de esta última que asciende al 40% del gasto público. Mientras tanto, el Ministerio de Finanzas no consigue cumplir sus objetivos en cuanto al déficit presupuestario, cuyo valor en porcentaje del PIB aumentó según los resultados de los cinco primeros meses del actual ejercicio fiscal.

Los depósitos bancarios siguieron aumentando a pesar de los bajos tipos de interés en los bancos locales, especialmente en la moneda egipcia, mientras que los depósitos en moneda extranjera disminuyeron en comparación con lo que solían ser hace cinco años. Los préstamos, sobre todo al gobierno y a las grandes empresas, aumentaron, mientras que las inversiones bancarias siguieron orientándose hacia los instrumentos de deuda pública, a expensas de aventurarse en inversiones reales. El gobierno siguió teniendo la mayor parte del crédito interno a expensas del sector privado.

El mercado bursátil tuvo un rendimiento inferior al de las bolsas árabes y europeas durante el año. El número de empresas registradas en la Bolsa egipcia descendió a 218, frente a las 222 de hace cinco años. El Banco Nacional de Kuwait está preparando su propia exclusión voluntaria de la bolsa. El mismo descenso se produjo en el número de empresas registradas en la bolsa de pequeñas empresas (Nile), que pasó de 32 a 27. Las presentaciones privadas y públicas contribuyeron a un aumento del valor de mercado de las acciones registradas.

OPINIÓN: El año 2021 se ha ido, pero sus crisis siguen con nosotros

La deuda externa alcanzó un valor récord de 138.000 millones de dólares el pasado mes de junio, cuando finalizó la publicación de los datos oficiales. Esto representó un aumento de 8.700 millones de dólares durante la primera mitad del año. En el segundo semestre aumentó el endeudamiento, ya sea mediante la emisión de bonos internacionales por valor de 3.000 millones de dólares, un depósito de Arabia Saudí y préstamos de bancos del Golfo, el Banco Europeo de Reconstrucción, el gobierno coreano, la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JAICA) y bancos suizos e italianos, así como de otras partes.

Las cifras de la deuda general interna se mantuvieron congeladas hasta junio de 2020, cuando era de 4,7 billones de libras egipcias. Hubo un desfase de dieciocho meses, ya sea por parte del Banco Central o del Ministerio de Finanzas, que siguió endeudándose mediante la emisión de bonos del tesoro para prolongar el plazo medio de la deuda interna a costa de reducir los permisos del tesoro a corto plazo. También se emitieron permisos del tesoro en dólares por valor de 1.000 millones de dólares.

La confianza en los datos del gobierno sigue siendo baja a la sombra del clima de estado policial que reina en Egipto. El Estado lanzó un ataque contra un destacado economista que puso en duda las tasas de crecimiento anunciadas por el gobierno al afirmar que se contradicen con la contracción sufrida por el sector privado. También criticó el mantenimiento de los altos tipos de interés con el objetivo de atraer fondos extranjeros a costa de la inversión local. Por ello, algunos pidieron su procesamiento, lo que habría ocurrido si no fuera el hermano del actual ministro de Economía. El mismo tipo de ataque se dirigió contra algunos empresarios de alto nivel que criticaron la desigual competencia de mercado entre el ejército y el sector privado, ya que el ejército no paga impuestos ni derechos de aduana y tiene acceso a mano de obra barata.

De ahí que las asociaciones empresariales, los centros de investigación y los medios de comunicación económicos se hayan abstenido de comentar las tasas de crecimiento, que supuestamente alcanzaron el 9,8% durante el tercer trimestre de 2021, y la afirmación de que las tasas de desempleo alcanzaron el 7,5% durante el mismo periodo, a pesar de la recesión del mercado y la disminución del poder adquisitivo. También se alegó que las tasas de inflación urbana alcanzaron el 5,6% en noviembre. Sin embargo, esto se contradice con la subida mundial de los precios y el impacto que ha tenido a nivel nacional, lo que ha llevado al gobierno a subir los precios de muchos productos básicos subvencionados; el precio de la gasolina, por ejemplo, aumentó tres veces durante el año. El gobierno también subió el precio de las bombonas de gas doméstico y comercial, así como el precio del gas natural para coches y fábricas; el coste del gasóleo también subió, al igual que el precio de la electricidad. Los departamentos gubernamentales siguieron aumentando el coste de los servicios que prestan, al tiempo que continuaron cobrando impuestos, sobre todo en los teléfonos móviles. También se va a imponer un impuesto sobre el valor añadido a una serie de servicios.

LEER: El gran muftí de Egipto legaliza el uso de anticonceptivos para frenar el crecimiento demográfico

Incluso los datos bursátiles fueron utilizados selectivamente por los medios de comunicación. El índice de rendimiento de los treinta valores más activos subió un 10,2% durante el año, mientras que otro índice compuesto por cincuenta empresas bajó un 6,2% durante el mismo año; otro con setenta empresas subió un 2,6%. Otro índice más amplio, con cien empresas, subió un 5,1%. Los medios de comunicación se centraron exclusivamente en el índice con la mayor tasa de crecimiento. Ningún medio de comunicación mencionó el índice que bajó, a pesar de que las empresas activas en el mercado bromeaban sobre el "índice treinta", al que llaman índice del Banco Comercial Internacional porque este índice ofrece un peso relativo para la acción del banco equivalente al 38,6 por ciento y un valor de la acción inmediata del 5,8 por ciento, mientras que da a Al-Sharqiyyah Tobacco un 4,9 por ciento, y al Grupo Financiero Hermes y a los contratistas de Talaat Mustafa un 4,7 por ciento cada uno. Como resultado, once de las empresas incluidas en el índice de treinta terminaron con una participación inferior al uno por ciento cada una.

Por supuesto, nadie mencionó el apoyo del gobierno a la bolsa, como anunciaron el Banco Central, el Banco Al-Ahli Al-Misri y el Banco Misr, los mayores bancos del gobierno. Esto es exactamente lo que el hermano del ministro de negocios criticó y por lo que fue atacado por los medios de comunicación.

Así, la contracción siguió dominando el sector privado según el índice de gestores de compras, que publica uno de los bancos de los EAU. El sector privado mantuvo su reserva respecto a la expansión de las empresas, así como a las nuevas inversiones. Mientras tanto, varios empresarios de alto nivel, entre ellos el ex presidente de la empresa Juhayna, siguen en prisión. También están encarcelados el propietario de la Universidad del Sinaí y el de las tiendas Al-Tawheed y Al-Noor. Esto ha contribuido al descenso del valor de las inversiones extranjeras durante el primer semestre del año, aunque hay que tener en cuenta que se trata de los datos más recientes disponibles.

Tal vez esta haya sido la razón por la que el presidente Abdel Fattah Al-Sisi cambió su tono al hablar del sector privado. Tras elogiar la actuación del ejército, por lo que tiene de disciplina y rapidez de ejecución, elogió el papel del sector privado en comparación con la actuación del sector empresarial público y le pidió que contribuyera a los grandes proyectos. Se han introducido modificaciones en la ley para que el sector privado pueda emprender proyectos de infraestructuras.

Uno de los inversores leales al régimen se vio impulsado a vender sus acciones en la Egyptian Steel Company, propiedad del ejército, al empresario Ahmad Izz, propietario de varias empresas de acero y cerámica. Esto se produjo después de las pérdidas sufridas por las fábricas de cemento, que se enfrentaron a un aumento de la oferta por encima de la demanda, y de la decisión de Al-Sisi de delegar la construcción de una serie de carreteras a empresas privadas mientras hablaba en antena. El ex general asignó del mismo modo el desarrollo del riego en Tushki a una empresa privada, de nuevo sin el habitual proceso de licitación que exige la ley. También ofreció una nueva licencia para la producción de cigarrillos y encargó a una coalición de EE.UU. y la UE el desarrollo del Complejo Tahrir a través del fondo soberano de Egipto. El presidente también aprobó la venta del 76% del Banco Árabe de Inversiones al Grupo Financiero Hermes.

En cuanto a los recursos en divisas, los resultados mejoraron hasta alcanzar unos 30.000 millones de dólares en nueve meses. Los recursos en materias primas también aumentaron hasta los 61.000 millones de dólares durante el mismo periodo, lo que permitió que el déficit comercial aumentara durante el mismo periodo de 2020 hasta los 31.000 millones de dólares. El servicio de aduanas puso en marcha un sistema de registro anticipado de las importaciones.

LEER: El Canal de Suez de Egipto registró en 2021 los mayores ingresos anuales de su historia

Las remesas de los expatriados egipcios también aumentaron durante los primeros nueve meses de 2021 hasta los 24.000 millones de dólares. Los ingresos del Canal de Suez aumentaron hasta superar los 6.000 millones de dólares por primera vez en su historia. En el sector turístico, Rusia levantó la prohibición de sus vuelos a los centros turísticos del Mar Rojo después de seis años. El gobierno también permitió que los hoteles trabajaran a pleno rendimiento, fijando una tasa de ocupación mínima acorde con el nivel de alojamiento para acabar con las situaciones de rebaja de precios. Esto ha mejorado los ingresos del turismo. La mayoría de los turistas procedían de Europa del Este. Sin embargo, la propagación de la variante del coronavirus Omicron provocó la cancelación de muchos vuelos. Los expertos esperan que su impacto continúe hasta febrero de 2023.

El aumento del déficit comercial de productos básicos y la disminución de las compras extranjeras de permisos del Tesoro en unos 2.000 millones de dólares en octubre han estado relacionados con la continuación del cambio neto negativo de divisas en los bancos comerciales en septiembre por tercer mes consecutivo debido al aumento de los compromisos en divisas. Esta podría haber sido la razón por la que una de las agencias de calificación crediticia pidió al gobierno egipcio que concluyera un nuevo acuerdo con el FMI en preparación para el impacto esperado de la inclinación por parte de varios bancos centrales, especialmente la Reserva Federal de EE.UU., de subir los tipos de interés en el nuevo año. Esto hará que algunos inversores extranjeros abandonen los mercados emergentes, incluido Egipto. Las compras extranjeras de instrumentos de deuda pública egipcia alcanzaron los 34.000 millones de dólares hasta el pasado mes de septiembre.

Traducido de Arabi21, 2 de enero de 2022 y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines