Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es realmente Al Fatah perseguido por Hamás en Gaza?

Los palestinos se reúnen para celebrar el 55º aniversario de la fundación del movimiento palestino Fatah en la ciudad de Gaza, el 1 de enero de 2020 [Mohammed Asad-Middle East Monitor].

Durante la celebración del 57º aniversario de Al Fatah en Gaza, el alto funcionario Ahmed Helis pidió al movimiento rival Hamás que sea democrático y respete los derechos de los demás para allanar el camino hacia el fin de la división interna palestina. Los funcionarios de Al Fatah en Gaza y fuera de ella llevan mucho tiempo diciendo estas cosas, y se quejan de que el grupo laico se ha enfrentado a una "amarga persecución" por parte del Movimiento de Resistencia Islámica desde 2007. Fue entonces cuando Hamás se hizo con el control total de la seguridad en la Franja de Gaza tras su victoria electoral del año anterior.

Ni Israel ni sus aliados en Occidente aceptaron la victoria electoral libre y justa de Hamás. Animaron a Al Fatah a expulsar a Hamás de las instituciones de la Autoridad Palestina. Durante más de un año, Al Fatah, respaldado por Israel, Egipto y otros miembros de la comunidad internacional, creó un caos político y de seguridad en los territorios palestinos ocupados. Sólo Israel detuvo al menos a 40 diputados de Hamás en Cisjordania y Jerusalén, y se paralizaron instituciones y servicios públicos vitales de la AP. Aunque Hamás pudo y puso fin al caos en Gaza, no pudo hacerlo en Cisjordania y Jerusalén ocupados debido al apoyo israelí a Al Fatah. Este último ignoró los resultados de las elecciones y el parlamento, y destituyó a todos los funcionarios de Hamás de los consejos municipales.

Al mismo tiempo, Fatah se retiró de todas las instituciones de la AP en Gaza, incluidos los Ministerios de Sanidad y Educación. Los pacientes se quedaron sin médicos y los alumnos sin profesores porque Fatah pagó a los empleados de la AP para que se quedaran en casa. Este escándalo continúa. Muchos altos cargos de Al Fatah se trasladaron a Cisjordania o Egipto, alegando que habían sido perseguidos por Hamás, que controla Gaza desde que ganó las elecciones.

Hamás es parte de la solución: sólo hay que preguntarle al Sr. Blair

Desde entonces, Al Fatah y Hamás, junto con otras facciones palestinas, se han reunido en numerosas ocasiones y han llegado a decenas de acuerdos para poner fin a la división, celebrar nuevas elecciones y respetar los resultados. Todo, lamentablemente, en vano.

Al Fatah, la OLP y el líder de la AP, Mahmud Abbas, siempre se retiran de esos acuerdos y acusan a Hamás de no respetar sus condiciones. A continuación, los funcionarios de Al Fatah y la AP acusan a Hamás de "amarga persecución" en Gaza con sus supuestas medidas represivas contra funcionarios e instituciones de Al Fatah. Estas acusaciones tienen poca relación con la realidad.

Las fuerzas y facciones nacionales e islámicas de Gaza, incluidas Hamás y Fatah, llegan a un acuerdo sobre un plan de acción nacional unificado para hacer frente al "acuerdo del siglo" de Estados Unidos y a los planes de anexión de Israel el 28 de junio de 2020 [Mohammad Asad / Middle East Monitor].

Casi todos los miembros de Fatah que salieron de Gaza hacia Egipto o la Cisjordania ocupada han regresado al enclave asediado. Ninguno ha sido encarcelado ni siquiera investigado. Los médicos y profesores que abandonaron a sus pacientes y alumnos han seguido disfrutando de una educación y una asistencia sanitaria asequibles para ellos y sus familias sin ninguna discriminación notable. Los cientos de agentes de seguridad y de policía de Fatah, a los que la AP, controlada por Fatah, paga para que se queden en casa, están protegidos por los agentes de policía de Hamás, que reciben la mitad de su salario y, a veces, no cobran nada debido a las sanciones financieras impuestas a Gaza, en las que la AP y Fatah desempeñan un papel fundamental.

En varias ocasiones se ha descubierto que funcionarios de Al Fatah y de la AP colaboran con la ocupación israelí contra los movimientos de resistencia palestinos. Las acusaciones de colaboración son investigadas por Hamás, y sólo se mantiene en prisión a los implicados en los asesinatos. Todos los funcionarios de Al Fatah y de la AP que pasaron información perjudicial a Israel sobre la resistencia palestina pueden haber sido encarcelados, pero luego fueron indultados en ocasiones religiosas y otras especiales. Los que han intentado varias veces desde 2007 crear el caos en Gaza han sido retenidos por Hamás durante unos días antes de ser liberados.

Hamás: no habrá reconciliación en vista de los vínculos de seguridad de la AP con Israel

Cada vez que a los miembros o funcionarios de Fatah se les ocurre organizar actos nacionales en Gaza, incluida la celebración de los aniversarios de Fatah, por ejemplo, han podido hacerlo, con plena protección de los organismos de seguridad de Hamás. Este año, cuando los miembros de Fatah leales a Abbas celebraron el aniversario del movimiento, los agentes de la policía de Hamás mantuvieron las celebraciones bien alejadas de las organizadas por los partidarios del ex funcionario de Fatah Mohammad Dahlan para evitar el tipo de enfrentamientos que se han producido en el pasado. Dahlan es visto como un posible sucesor de Abbas y, por tanto, es considerado una amenaza por muchos dentro de Al Fatah.

Miles de miembros de Al Fatah se han reunido en las principales plazas de Gaza escuchando los discursos de sus dirigentes que les incitan contra Hamás como si fuera la potencia ocupante en Palestina. Mientras tanto, los miembros de Hamás son acosados por funcionarios de la AP en Cisjordania simplemente por celebrar la liberación de un preso de una cárcel israelí o por participar en funerales.

Además, funcionarios israelíes han reconocido que la AP reprimió la resistencia palestina en la ciudad cisjordana de Yenín en una operación que habría sido llevada a cabo por las Fuerzas de Defensa de Israel si los servicios de seguridad de la AP, controlados por Fatah, no estuvieran colaborando con sus homólogos israelíes. Estas operaciones hacen que las cárceles de la AP estén llenas de miembros de Hamás.

Las pruebas, por tanto, sugieren claramente que las alegaciones de Al Fatah sobre la "amarga persecución" por parte de Hamás no reflejan la realidad en el terreno. De hecho, está muy claro que es Hamás y sus miembros los que están siendo perseguidos por Al Fatah, y no al revés.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines