Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las exportaciones son el medio de Turquía para hacer frente a la fuerte caída de la lira turca

El MSC Samar, uno de los mayores portacontenedores con bandera de Panamá pasa por los Dardanelos en Canakkale, Turquía, el 24 de noviembre de 2021. [Burak Akay - Agencia Anadolu]

Las exportaciones de productos básicos y servicios son la principal fuente de divisas de Turquía. Su economía depende en gran medida de ellas para lograr un equilibrio de divisas entre la oferta y la demanda, y para generar un excedente para las reservas de divisas como medio de defender el valor de la lira turca.

Como consecuencia de las condiciones creadas por la pandemia de coronavirus, el año pasado se produjo un descenso de los ingresos de divisas de Turquía procedentes de las exportaciones. De ahí el descenso del valor de la moneda turca. Esto explica que se hayan tomado medidas para compensar ese descenso.

Se ha logrado cierto éxito, según los resultados de los diez primeros meses de 2021. La exportación de productos básicos creció alrededor de un 34% en comparación con el mismo periodo de 2020. Las exportaciones de servicios crecieron como consecuencia del aumento de los ingresos netos del turismo en un 111%. Motivado por el descenso del valor de la lira, aumentaron las compras extranjeras de propiedades turcas y hubo más inversiones extranjeras en el país en comparación con el año anterior.

Podría decirse que era natural que las exportaciones aumentaran durante el año que siguió a los primeros doce meses después de la aparición de Covid-19, una vez que sus efectos adversos sobre la economía habían remitido. Sin embargo, las exportaciones turcas durante los diez meses de este año alcanzaron los 182.000 millones de dólares, cifra superior a la de todo el año 2020. A finales de año, es posible que las exportaciones alcancen un récord, a pesar de la crisis sanitaria.

La distribución relativa de las exportaciones es la siguiente: once por ciento en automóviles, piezas de repuesto y accesorios; nueve por ciento en máquinas y piezas; ocho por ciento en ropa; cinco por ciento en aparatos eléctricos y piezas; lo mismo en gemas, joyas y metales raros; 4,5 por ciento en plásticos y productos de plástico; cuatro por ciento en productos de hierro y acero; y lo mismo en productos de petróleo.

LEER: Erdogan asegura que bajó la inflación en Turquía al 4% y que puede volver a hacerlo

Por supuesto, las exportaciones se beneficiaron de la fuerte caída del valor de la lira turca durante el año en curso. Sin embargo, el problema es que el valor de los productos básicos importados también aumentó, creciendo alrededor de un 22,5% hasta alcanzar los 215.500 millones de dólares durante los primeros diez meses. Esto ha prolongado el déficit crónico que existe en la balanza comercial de productos básicos desde hace décadas. Dado que muchas de las exportaciones turcas dependen de componentes extranjeros, un aumento de las exportaciones significa necesariamente un aumento de las importaciones.

Aunque una mejora en la exportación de servicios, en presencia de un superávit histórico en la balanza comercial de servicios, lleva a reducir la brecha en la balanza entre productos básicos y servicios, la exportación de productos básicos sigue siendo el factor más grande e importante. Al fin y al cabo, la exportación de productos básicos tiene un valor y un efecto operativo mucho mayor que la exportación de servicios, la entrada de inversiones extranjeras y las remesas de los trabajadores en el extranjero.

Por ello, las autoridades turcas han tratado de preparar los mercados para un aumento de las exportaciones, ya sean de productos básicos o de servicios. Esto incluye limar las diferencias con Grecia; tender la mano a Armenia; liberar al turista israelí y a su esposa a petición del primer ministro israelí; buscar el acercamiento con los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Arabia Saudí; contener la tensión entre los presidentes de Turquía y Francia; lanzar el Consejo de Estados Turcos; y convocar la cumbre turco-africana.

El mapa geográfico de las exportaciones turcas durante los diez primeros meses del año en curso indica que el 55% de dichas exportaciones se dirigieron a Europa, mientras que el 24% se dirigió a Asia, el 10% a América del Norte y del Sur, el 9% a África y el 0,5% a Australia y Nueva Zelanda. La cumbre turco-africana se celebró en un intento de aumentar las exportaciones a África. Estas están valoradas en menos de 17.000 millones de dólares en un continente de 54 países. Se ha hecho un esfuerzo especial para centrarse en particular en los países de habla árabe del norte de África.

La cuota árabe de las exportaciones turcas en general fue del 17%, con un valor estimado de 17.000 millones de dólares. Como es habitual, Irak encabeza la lista de importadores árabes de bienes y servicios turcos, seguido de los EAU, Egipto, Marruecos y Libia.

El porcentaje de las exportaciones turcas a los Estados miembros de la Organización de Cooperación Islámica, incluidos los Estados árabes, ascendió al 25%. Esto indica que las exportaciones turcas a grandes países islámicos como Indonesia, Malasia, Pakistán, Bangladesh y Nigeria siguen siendo relativamente pequeñas en volumen.

La disputa de Turquía con Arabia Saudí tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y el llamamiento de la Cámara de Comercio saudí a boicotear los productos turcos, tuvo un impacto económico. El valor de las exportaciones turcas a Arabia Saudí, que alcanzó los 214 millones de dólares durante los diez primeros meses de 2021, fue inferior al del año anterior. Se ha producido un descenso sin precedentes en las dos últimas décadas. En 2012, las exportaciones turcas a Arabia Saudí estaban valoradas en 3.600 millones de dólares, y esta cifra superó los 3.000 millones durante varios años. Este año, Arabia Saudí ocupó el puesto 19 entre los 22 Estados árabes en cuanto al valor de las exportaciones turcas durante el periodo estudiado. Las exportaciones turcas a Yemen fueron cuatro veces superiores a las exportaciones a Arabia Saudí.

A pesar de que en octubre de 2020 se hizo un amplio llamamiento al boicot de los productos turcos por parte de los EAU, las empresas justificaron la continuación de las importaciones diciendo que se pretendía reexportar los productos a otros países. Aun así, las exportaciones turcas a los EAU, valoradas en 4.300 millones de dólares, siguen siendo muy inferiores a las de hace varios años. En 2017, por ejemplo, su valor superó los 9.000 millones de dólares.

El mismo impacto negativo se produjo con respecto al comercio con Armenia. Las exportaciones allí se valoraron en no más de 2 millones de dólares. A pesar de ser una cifra bastante pequeña, sigue siendo la mejor de los últimos diez años, durante los cuales también hubo cero exportaciones.

Sin embargo, la mejora de las relaciones con Grecia hizo que las exportaciones turcas aumentaran hasta los 2.500 millones de dólares. Se trata de una cifra sin precedentes en los últimos quince años.

La parte relativa de las exportaciones turcas a la Organización de Estados Turcos es bastante pequeña, estimada en no más del 3%. Sin embargo, para maximizar las fuentes de divisas sería necesario reducir el valor del déficit comercial que se mantiene desde hace muchos años, especialmente con aquellos Estados en los que se concentra dicho déficit. Entre ellos destaca China, con la que el déficit comercial fue de 23.000 millones de dólares en diez meses de este año. Le sigue Rusia, con un déficit comercial de 18.000 millones de dólares, y luego Corea del Sur e India, con más de 5.000 millones de dólares de déficit cada una.

Esto se debe a la fabricación local de algunas de estas importaciones procedentes de Turquía. No es una cuestión sencilla, teniendo en cuenta la estructura de las importaciones turcas durante los diez meses. Entre ellas, el 17% de los combustibles (petróleo, gas natural y carbón), el 12% de las máquinas y piezas de recambio, el 10% del hierro y el acero, el 7% de los plásticos y productos de plástico, el 6% de los automóviles y piezas de recambio, y el 3% de los productos químicos orgánicos.

LEER: Turquía sube el salario mínimo un 50% a pesar de la alta inflación

Las importaciones de combustible se vieron afectadas por la fuerte subida del precio del gas natural y el carbón durante el año en curso, además de las bajas proporciones de autosuficiencia en gas y petróleo, lo que significa que es difícil prescindir de estas importaciones en previsión del inicio de la producción de los yacimientos descubiertos durante el último año y medio. Además, también existe la dificultad de prescindir de la importación de máquinas que sirven para aumentar la producción y la necesidad de hierro y acero como materia prima utilizada en dichos procesos de fabricación.

Mientras que Egipto recurrió al FMI y a otros prestamistas, optó por respetar el programa del FMI como medio de mantener la estabilidad del valor de la moneda egipcia y subió el tipo de interés para atraer inversiones y reforzar sus reservas de divisas, Turquía se ha negado a recurrir al FMI o a subir el tipo de interés.

Optar por la alternativa de reducir el tipo de interés para fomentar la producción local y atraer la inversión extranjera, y recurrir a más exportaciones y operaciones para reducir el desempleo requiere algún tiempo para ver los beneficios. También requiere una comprensión por parte del pueblo turco, que es el que más sufre la inflación. También debe haber medidas destinadas a aliviar la carga de la inflación, como las emprendidas por el gobierno, que aumentó el salario mínimo y suprimió dos impuestos.

Estas opciones llegan en un momento en el que la oposición incita a la población contra el gobierno, los países extranjeros tratan de apartar del poder al Partido de la Justicia y el Desarrollo -como hicieron Egipto, Marruecos y Túnez con sus partidos islamistas- y en el que los especuladores, a los que sólo les interesan los beneficios rápidos, siguen activos.

De ahí la importancia de prestar atención a todas las fuentes de divisas, al tiempo que se fomentan las importaciones que van más allá del turismo, para la construcción y los servicios en los sectores de las finanzas, la sanidad, la educación y la cultura, así como el medio ambiente. Esto incluye también la promoción y comercialización del drama turco, animando a los expatriados turcos a seguir transfiriendo ganancias a sus familiares en su país, y atrayendo más inversiones y depósitos extranjeros directos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines