Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Puede la Dama de Hierro salvar las elecciones en Libia?

Stephanie Williams, jefa de la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) habla durante una conferencia de prensa en el séptimo y último día del Foro de Diálogo Político de Libia, el 16 de noviembre de 2020 en Túnez, Túnez [Yassine Gaidi - Agencia Anadolu].

El 6 de diciembre, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, nombró a Stephanie Williams, apodada la "Dama de Hierro" por algunos políticos libios, como su Asesora Especial para Libia. Su nombramiento se produce en un momento muy crítico en el estancado proceso democrático libio, con la incertidumbre que se cierne sobre las elecciones previstas para el 24 de diciembre, que probablemente se pospongan. Williams no asume el papel de enviada especial, sino de asesora especial con plenos poderes sobre la vía política, en particular sobre el proceso electoral que puso en marcha a principios de este año.

Dado que es casi seguro que las elecciones presidenciales no se celebren el 24 de diciembre, como estaba previsto, la primera tarea de Williams es asegurarse de que el retraso no sea por mucho tiempo. La idea del retraso ha sido defendida por diferentes actores políticos dentro de Libia y también en el extranjero. Al parecer, a fuentes de la presidencia francesa no les importa un breve retraso, siempre y cuando ese "retraso" no haga perder el impulso que el proceso ha adquirido hasta ahora.

Aquí entra en juego el papel de Stephanie Williams, que llegó a Libia un par de días después de ser nombrada y comenzó una serie de reuniones con diferentes líderes políticos. A lo largo de sus reuniones, ha insistido en que las elecciones son "el deseo de la mayoría" de los libios y que deben tomarse en serio. Tras reunirse con el presidente del Alto Consejo de Estado, Jaled Mishri, tuiteó que "subrayaba la exigencia" del pueblo libio de celebrar elecciones. El Sr. Mishri encabeza el pelotón de políticos que piden el retraso de las elecciones, citando lo que él llama "leyes defectuosas".

Sin embargo, el regreso de la Sra. Williams a Libia, en calidad diferente, significa que la ONU se toma en serio la tarea de impulsar el cambio y la democracia en Libia, una década después de haber contribuido a destruir el país al autorizar el uso de la fuerza, en la resolución 1973, que "legitimó" la intervención militar en marzo de 2011.

LEER: Libia negocia la unificación del ejército

El enviado oficial de la ONU, Jan Kubis, dimitió repentinamente el 23 de noviembre, un mes antes de la fecha de las elecciones, poniendo en duda todo el proceso.

La reincorporación de la Sra. Williams como asesora del Sr. Guterres se produjo porque el Consejo de Seguridad de la ONU no logró ponerse de acuerdo sobre otro enviado especial y jefe de la misión de la ONU en Libia tras la dimisión de Kubis. Para sortear este obstáculo, el Secretario General no nombró a Williams como enviada, sino como asesora especial. Sin embargo, en realidad tiene un poder casi monopolístico sobre la vía política, además de mediar en otras vías, como la económica.

Ex diplomática estadounidense con experiencia, Williams se incorporó en 2018 a la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), responsable del proceso político, mientras su jefe en ese momento, Ghassan Salame, era el enviado de la ONU y jefe de la UNSMIL. Ese acuerdo cambió cuando el Sr. Salame dimitió alegando motivos de salud y la Sra. Williams asumió el cargo de enviada en funciones. Ambos se complementaron y aportaron ideas viables para facilitar el conflicto.

Juntos, estuvieron detrás de la idea de las dos Conferencias de Berlín sobre Libia, primero en enero de 2020, cuyas decisiones se codificaron en una resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU y, de nuevo, en junio de 2021 en la que los países participantes en Berlín II reafirmaron sus compromisos adquiridos en la reunión de Berlín I.

Cuando Ghassan Salame dimitió en marzo de 2020, Stephanie Williams ya estaba en una buena posición para continuar. Presidió el Foro de Diálogo Político Libio (LPDF) encargado de formar el nuevo Consejo de Presidencia de tres miembros y de elegir al Primer Ministro, Abdul Hamid Dbeibeh. El LPDF elaboró una hoja de ruta que exigía el alto el fuego y la celebración de elecciones el 24 de diciembre y, lo que es más importante, se convirtió en una alternativa al siempre conflictivo Parlamento y al Alto Consejo de Estado (HCS).

La primera prioridad de Williams, ahora, es salvar las elecciones, aunque se retrasen como se esperaba, asegurándose de que los libios tendrán la oportunidad de votar en algún momento del futuro inmediato. También debe utilizar sus habilidades de negociación para convencer tanto al Parlamento como a la HCS, las instituciones siempre enfrentadas, de que no arrastren al poder judicial a la cuestión de las elecciones. Esto no significa que el poder judicial no deba formar parte del proceso; significa más bien que no hay que exagerar porque las batallas legales en Libia son interminables.

No debemos olvidar que el poder judicial libio no opera en un entorno perfecto. Siempre está amenazado por diversos grupos políticos y armados en conflicto. El mes pasado, por ejemplo, durante tres días consecutivos, los jueces de Sebha, en el sur de Libia, no pudieron acceder al juzgado para decidir sobre el recurso de Saif Al-Islam Gadafi que le inhabilitaba para presentarse a la presidencia; ya ha sido readmitido en la carrera.

LEER: ¿Podría Libia tener realmente unas elecciones democráticas y transparentes?

La Sra. Williams, consciente de este asunto, visitó al principal juez de Libia y al Ministro de Justicia para ponerse al día sobre la última evolución del poder judicial en relación con las elecciones. En un tweet, el 14 de diciembre, recordó a los jugadores que la ONU no "tolerará" ninguna intimidación contra el poder judicial.

Stephanie Williams tiene más posibilidades de éxito al tener a mano el LPDF como lugar alternativo para forjar compromisos frente a la lucha constante del parlamento y el HCS.

De hecho, creó el foro, un grupo de 75 miembros, como un miniparlamento de reserva listo para intervenir y tomar el relevo cuando el proceso político se estanque debido a las luchas internas entre los diferentes actores políticos.

La Dama de Hierro tiene una enorme tarea por delante que implica recuperar parte de la credibilidad que la UNSMIL ha perdido. El presidente saliente de la UNSMIL, Jan Kubis, cometió errores vitales al dejar de lado al LPDF, dando a los demás actores del país la impresión de que se había acabado y que podían volver a su costumbre de no ponerse nunca de acuerdo, paralizando así el país.

Un miembro del LPDF confirmó que es probable que el grupo sea convocado a una reunión antes del fin de semana para evaluar el proceso hasta ahora, lo que indica su relevancia para Stephanie Williams, quien lo creó en primer lugar.

Según la mayoría de los indicadores, es probable que la Dama de Hierro resucite el proceso político y lo encauce de nuevo, pero no va a ser ni fácil ni sencillo, y desde luego necesita el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines