Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las enormes reservas de litio transformarán a Afganistán de una economía de ayuda a otra de comercio

Ayuda alimentaria a familias necesitadas en Kabul, Afganistán, el 7 de diciembre de 2021 [Bilal Güler/Anadolu Agency].

Los compromisos asumidos por las naciones en la recién concluida Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, o COP26, dependen en gran medida del retorno de la paz y la estabilidad en Afganistán, ya que las vastas reservas de litio del país son prometedoras para las necesidades mundiales de energía no convencional.

Los analistas creen que se volverá a centrar la atención en Afganistán para aprovechar las vastas reservas de litio del país, que se utiliza en baterías para alimentar teléfonos móviles, ordenadores portátiles y vehículos eléctricos e híbridos.

Considerados como el petróleo del siglo XXI, hasta ahora se cree que Argentina, Bolivia y Chile, conocidos colectivamente como los países del Triángulo del Litio (LTC), tienen las mayores reservas de litio del mundo.

Sin embargo, dado que el transporte desde Sudamérica no es rentable para los países asiáticos, que carecen de energía, ahora están depositando sus esperanzas en el retorno del orden en Afganistán para aprovechar el litio que tienen al lado.

LEER: El presidente turco asegura que Turquía no dará la espalda a Afganistán

Recientemente, el periódico británico Financial Times informó de que los depósitos de litio de Afganistán podrían rivalizar con los de los LTC.

Según Elif Nuroglu, que dirige el Departamento de Economía de la Universidad Turco-Alemana (TAU), al igual que el petróleo, el litio se está convirtiendo rápidamente en un producto estratégico.

"Al igual que el petróleo, el litio puede convertirse en un arma, ya que se utilizará en muchos campos en el futuro, desde la producción de automóviles hasta los robots y las máquinas autónomas", afirmó.

El periódico británico también reveló que un grupo de representantes de la industria minera china visitó recientemente Afganistán para realizar una inspección sobre el terreno y asegurarse los derechos de explotación minera, incluso cuando Afganistán se enfrenta a una aguda crisis financiera y humanitaria.

El diario chino Global Times ha mencionado que las incertidumbres en cuanto a políticas, seguridad, economía y malas infraestructuras en Afganistán son los cuellos de botella para la industria minera.

Garantía de seguridad

Los analistas afirman que cualquier actividad minera y de producción estaría condicionada a que los talibanes garanticen la seguridad de las inversiones chinas.

"Los talibanes podrían considerar la posibilidad de proporcionar personal de seguridad para los proyectos chinos, de forma similar a lo que hizo Pakistán para los proyectos del CPEC (Corredor Económico China-Pakistán)", afirma Claudia Chia, analista del Instituto de Estudios del Sur de Asia de la Universidad Nacional de Singapur.

Las empresas chinas ya participaban en varios proyectos importantes en Afganistán, como el de la mina de cobre de Aynak, que es la segunda mayor mina de cobre del mundo. Pero, debido a la inestabilidad del país y a los continuos combates, la extracción del mineral avanzó lentamente y finalmente se detuvo.

LEER: El portavoz de los talibanes declara que no hay lugar para el Daesh en Afganistán

Un informe del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) de Estados Unidos había detectado la proliferación de la minería ilegal en todo el país, con más de 2.000 yacimientos de este tipo que recaudaban dinero para los señores de la guerra y la insurgencia durante las dos últimas décadas, en presencia de tropas estadounidenses y aliadas. El informe reveló que la minería ilegal había costado al Estado hasta 300 millones de dólares anuales entre 2001 y 2021, hasta la toma de Kabul por los talibanes.

En un estudio realizado en 2010, geólogos e investigadores que trabajaban para el ejército estadounidense habían estimado el valor de los recursos de litio de Afganistán, repartidos en Ghazni, Herat y Nimroz, en la asombrosa cifra de 3 billones de dólares.

El Bloomberg New Energy Finance (BNEF) -un proveedor de investigación estratégica que cubre las materias primas globales- afirma que el control de los depósitos de litio sin explotar y de los elementos de tierras raras en Afganistán daría una ventaja a Pekín en su competencia con Estados Unidos y Europa por los recursos. En 2019, Estados Unidos importó el 80% de sus minerales de tierras raras de China, mientras que la UE obtuvo el 98%.

"Si Afganistán tiene unos años de calma, permitiendo el desarrollo de sus recursos minerales, podría convertirse en uno de los países más ricos de la región en una década", dijo Said Mirzad, del Servicio Geológico de Estados Unidos, a la revista Science en 2010.

Hasta 1979, fue el jefe del Servicio Geológico de Afganistán.

El descubrimiento de los soviéticos

Los recursos de litio en Afganistán fueron descubiertos por primera vez por expertos mineros soviéticos en la década de 1980. Sin embargo, lo mantuvieron en secreto hasta 2004, cuando un equipo de geólogos estadounidenses se topó con una intrigante serie de cartas y datos antiguos en la biblioteca del Servicio Geológico Afgano en Kabul.

Armado con las antiguas cartas rusas, el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) comenzó una serie de estudios aéreos de los recursos minerales de Afganistán, utilizando equipos avanzados de medición gravimétrica y magnética acoplados a un avión de vigilancia P-3 Orion. En 2007, utilizaron un bombardero británico equipado con instrumentos que ofrecían un perfil tridimensional de los depósitos minerales bajo la superficie terrestre.

LEER: Es necesario un cambio en política exterior para normalizar las relaciones entre Irán y los Emiratos

En 2009, cuando un grupo de trabajo del Pentágono que había creado programas de desarrollo empresarial en Irak fue trasladado a Afganistán, trajeron a expertos en minería para validar los resultados del estudio, y luego informaron al presidente afgano, Hamid Karzai, y al secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates.

Los activos de litio y cobalto de Afganistán son fundamentales, no sólo para China, sino también para otra gran economía, India.

India ha destinado 3.000 millones de dólares en ayuda a Afganistán en el pasado para ganarse la buena voluntad. Pero ha estado en desacuerdo con los talibanes, que luchaban contra la presencia de tropas extranjeras.

Ahora parece que Nueva Delhi se ha decidido a aceptar la toma de Kabul por parte de los talibanes. Últimamente, se ha acercado a los nuevos gobernantes mediante el envío de ayuda humanitaria.

India tiene como objetivo instalar unos 450 gigavatios (GW) de energía renovable para 2030. En la COP26, el Primer Ministro, Narendra Modi, anunció que India sería un país con cero emisiones netas en 2070, lo que significa que las emisiones de gases de efecto invernadero producidas se compensarán con las absorbidas.

El interés de India

India también aspira a convertirse en el segundo fabricante mundial de teléfonos móviles. Según la Política Nacional de Electrónica desvelada en 2019, el país planea producir mil millones de teléfonos móviles, incluyendo 600 millones de unidades para la exportación. Todos estos objetivos, sin embargo, están vinculados a la disponibilidad de litio. En la actualidad, India se abastece de litio en Argentina, Bolivia y Chile.

Los observadores creen que las industrias de telefonía móvil y no convencional de India recibirán un gran impulso gracias al acercamiento diplomático a los talibanes y a la normalización de las relaciones con Pakistán para buscar un fácil acceso a los ricos recursos minerales de Afganistán.

Según un boletín del USGS, además de su uso en baterías, el litio se utiliza también en la tecnología nuclear. Como es resistente al calor, se alea con aluminio y cobre para ahorrar peso en los componentes estructurales de los aviones. También se utiliza en ciertos medicamentos psiquiátricos y en la cerámica dental.

Basándose en una amplia investigación sobre los minerales, el USGS ha llegado a la conclusión de que Afganistán puede albergar 60 millones de toneladas métricas de cobre, 2.200 millones de toneladas de mineral de hierro, 1,4 millones de toneladas de elementos de tierras raras (REEs) como lantano, cerio y neodimio, además de vetas de aluminio, oro, plata, zinc y mercurio.

Su análisis inicial de un yacimiento en la provincia de Ghazni mostró el potencial de depósitos de litio tan grandes como los de Bolivia, que cuenta con 21 millones de toneladas de reservas, hasta ahora, las mayores del mundo.

De la economía dependiente a la independiente

Se espera que los yacimientos de Khanashin, en el distrito de Reg de la provincia de Helmand, produzcan entre 1,1 y 1,4 millones de toneladas métricas de REEs.

Afganistán ha sido durante mucho tiempo un país dependiente de la ayuda exterior. La perspectiva de extraer litio y cobre puede transformar la economía afgana, inestable y dependiente de la ayuda, en una economía estable y orientada al comercio.

Sin embargo, sin la paz y la estabilidad, así como sin las directrices políticas definitivas de la nueva administración interina, el aprovechamiento de este nuevo recurso estratégico, que tiene el potencial de transformar la fortuna de Afganistán haciéndolo rico en energía, seguirá siendo una quimera. Lo cierto es que los minerales no tienen valor mientras permanezcan bajo tierra.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines