Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

HRW: funcionarios israelíes se coordinaron con ultranacionalistas judíos para reprimir a los manifestantes palestinos

Las fuerzas israelíes detienen a un palestino durante una protesta en Ramala, Cisjordania, el 11 de noviembre de 2021 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

Un informe de Human Rights Watch (HRW) sobre la actuación policial abusiva y discriminatoria ha revelado que los funcionarios israelíes se coordinaron con ultranacionalistas judíos de extrema derecha durante los disturbios civiles de mayo en la ciudad mixta de Lod.

El informe, publicado ayer, concluye que las fuerzas del orden israelíes hicieron un uso excesivo de la fuerza para dispersar las protestas pacíficas de los palestinos en Lod e insta a la Comisión de Investigación de la ONU a que investigue las prácticas discriminatorias del Estado de ocupación.

Estas prácticas incluyen el tratamiento contrastado de manifestantes judíos y palestinos; el aparente apoyo y coordinación de ultranacionalistas judíos de extrema derecha; la difusión de información errónea por parte de funcionarios del gobierno para avivar los disturbios civiles y el tratamiento discriminatorio de ciudadanos palestinos de Israel en los tribunales tras su detención.

Lod y otras ciudades de Israel y de la Cisjordania ocupada fueron testigos de disturbios en mayo con el telón de fondo de los esfuerzos discriminatorios para obligar a los palestinos a abandonar sus hogares en la Jerusalén Oriental ocupada, el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad israelíes contra manifestantes y fieles en la mezquita de Al-Aqsa y el estallido, el 10 de mayo, de la agresión israelí a Gaza.

LEER: El rey de Marruecos renovará los enclaves judíos del país

En el transcurso de unas dos semanas de disturbios, las fuerzas de seguridad detuvieron a 2.142 personas en todo Israel y Jerusalén Este en una operación de "disuasión" que las autoridades denominaron "Ley y Orden". Según Amnistía Internacional, aproximadamente el 90% de las personas detenidas eran ciudadanos palestinos de Israel y residentes en el Jerusalén Oriental ocupado. Un informe sobre la represión realizado por Amnistía en junio descubrió que los supremacistas de extrema derecha israelíes compartían selfies posando con armas y mensajes como "esta noche no somos judíos, somos nazis".

Entre los muchos ejemplos de discriminación citados por HRW en el informe se encuentra la aparente cooperación entre funcionarios israelíes y ultranacionalistas judíos. El 12 de mayo, decenas de ultranacionalistas judíos que no viven en Lod entraron en la ciudad, algunos de ellos armados, violando la declaración de emergencia del gobierno emitida horas antes que prohibía la entrada a los no residentes.

Un periodista israelí que informa desde Lod es citado en el informe diciendo que las autoridades municipales acogieron a los ultranacionalistas judíos de fuera durante la noche en un edificio propiedad de la ciudad cerca de un cementerio palestino. Aunque el alcalde de la ciudad negó haber sido informado de esta medida o haberla aprobado, estos grupos pasaron a atacar a los palestinos. Durante la noche lanzaron piedras contra casas y tiendas palestinas, y contra la mezquita de Al-Omari. Los vídeos de algunos incidentes muestran a la policía situada cerca de los alborotadores judíos mientras lanzan piedras, pero sin hacer nada.

Durante los disturbios, se atacaron propiedades y lugares de culto palestinos. Hubo decenas de heridos, un cementerio musulmán fue objeto de vandalismo y decenas de coches fueron quemados. HRW afirmó que las fuerzas del orden desplegadas para asegurar Lod se mantuvieron al margen o no actuaron a tiempo para proteger a los residentes palestinos de Lod de la violencia de los ultranacionalistas judíos situados cerca de ellos o en su línea de visión.

LEER: Un funcionario israelí pide la demolición de viviendas palestinas en la zona C

Poniendo de relieve la práctica discriminatoria de los tribunales israelíes, HRW destacó el marcado contraste en las diferentes formas de tratar los asesinatos de un palestino y de un judío israelí. En el asesinato del palestino Musa Hassuna, las autoridades israelíes dejaron en libertad bajo fianza a todos los sospechosos judíos menos de 48 horas después del asesinato, tras alegar defensa propia, y cerraron la investigación menos de seis meses después.

En el asesinato de Yigal Yehoshua, que es judío, ocho sospechosos palestinos han estado detenidos durante meses, a la espera de ser procesados por varios cargos, entre ellos el de "asesinato como acto de terrorismo".

"En Lod, la policía y las autoridades israelíes parecen haber tratado a los ciudadanos de forma diferente en función de si son judíos o palestinos", afirmó Omar Shakir, director de Israel y Palestina de Human Rights Watch. "La Comisión de Investigación de la ONU debería aprovechar esta oportunidad sin precedentes para abordar la discriminación y otros abusos a los que se enfrentan los palestinos en Israel únicamente por su identidad."

Categorías
HRWIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines