Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No hay amigos para los migrantes kurdos en la frontera polaca

Migrantes llegan a la frontera entre Polonia y Bielorrusia el 15 de noviembre de 2021 [Stringer/Anadolu Agency].

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está preocupado, y su preocupación es compartida por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. No, debo añadir, por el "intento de asesinato" del primer ministro provisional de Irak, Mustafa Al-Kadhimi, la semana pasada. Sus sentimientos, junto con los de todos los demás funcionarios estadounidenses, europeos y de Oriente Medio, eran más profundos que la mera preocupación, la condena, la denuncia y las acusaciones de terrorismo. Llegaron hasta el Consejo de Seguridad de la ONU, conocido por su habitual silencio sobre los crímenes genocidas de Israel contra el pueblo palestino, y su falta de condena significativa de los asentamientos ilegales de Israel. De hecho, el silencio del Consejo de Seguridad también ha sido ensordecedor respecto a las expulsiones forzadas sectarias en la gobernación de Diyala, en el este de Irak, en las últimas semanas, por parte de las Fuerzas de Movilización Popular, que participan con las fuerzas de seguridad oficiales del gobierno.

Nada de esto ha molestado tanto a Biden y Putin como la situación de los niños en la peligrosa frontera entre Bielorrusia y Polonia. Esta lamentable situación no acaba de producirse la semana pasada; comenzó el año pasado, cuando el gobierno bielorruso permitió a los iraquíes entrar en el país sin visado. Esta fue una rara oportunidad para los iraquíes, que normalmente tienen dificultades para obtener cualquier visado, aparte de unos pocos países que se pueden contar con una mano.

LEER: Irak comienza el recuento manual de votos en 870 mesas electorales

Con una rapidez extraordinaria, las empresas han organizado cientos de "viajes turísticos" a Bielorrusia, que ofrecían a los iraquíes una oportunidad única de abandonar su país y emigrar a Europa a través de Polonia y sus vecinos. Como resultado, después de que miles de personas cruzaran con éxito a Polonia, el gobierno de Varsovia cerró su frontera con Bielorrusia y decidió disparar a cualquiera que intentara cruzar.

Un gran número de inmigrantes, entre ellos familias enteras, se quedaron en la frontera con la esperanza de que se les permitiera cruzar. Ahora se han convertido en peones manipulados por Bielorrusia y Polonia como parte de la agenda vinculada a sus diferencias políticas. Mientras cada uno de ellos se apresura a aprobar leyes de emergencia, ampliar las vallas de alambre de espino y movilizar a los guardias para limitar el número de migrantes, los europeos acusan al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, de conceder visados a los migrantes y colocarlos en la frontera deliberadamente, en respuesta a las sanciones europeas impuestas a su país por su represión de un movimiento de oposición tras las elecciones presidenciales de 2020.

La mayoría de los migrantes atrapados en condiciones inhumanas en la frontera entre Bielorrusia y Polonia son iraquíes. Las temperaturas de hasta cero grados centígrados han llevado al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos a hacer un llamamiento a los dos países y al mundo, subrayando la necesidad de que los refugiados no pasen otra noche atrapados en tierra de nadie. Esto ocurrió el miércoles de la semana pasada, y las medidas tomadas no fueron más allá de la distribución de leña para las hogueras para mantenerse calientes y de las comidas que se lanzaron a los migrantes. Todo fue muy humillante. Ah, y el gobierno de Al-Kadhimi anunció una donación de unos pocos dólares para ayudar.

LEER: Irak repatriará a sus ciudadanos de la frontera bielorrusa-polaca

Unas 4.000 personas siguen atrapadas allí; tienen frío, están desesperadas y esperan que la situación mejore. Esto, recordemos, es en un lugar alejado de los países que tratan a su gente con tanta dureza que preferirían la muerte a vivir allí y por ello están dispuestos a arriesgarlo todo en estos largos y peligrosos viajes. Y el fenómeno se extiende. Los inmigrantes indocumentados que salen del norte de África hacia Europa, por ejemplo, no son sólo de las clases más pobres; ahora también son graduados universitarios de clase media en busca de oportunidades de trabajo viables. Túnez es un ejemplo de ello.

Así que los jóvenes siguen intentando emigrar, a pesar de todos los peligros y las graves dificultades. El número de jóvenes iraquíes que han abandonado el país es asombroso, alrededor de 28.000 sólo este año. Algo más de 800 de ellos han sido detenidos y devueltos a Irak, y al menos 33 han muerto en el camino, según la Asociación de Refugiados de la Región del Kurdistán de Irak.

La trágica situación de los migrantes en la ruta Bielorrusia-Polonia ilustra el hecho de que no basta con culpar a los conflictos internacionales. La raíz de la tragedia se extiende a los países y gobiernos de los migrantes, que eluden su responsabilidad de atención, sea cual sea su orientación política.

Las organizaciones de derechos humanos de Irak informan de que la mayoría de los migrantes iraquíes son kurdos que huyen de la región del Kurdistán, en el norte del país. Esto plantea muchos interrogantes sobre la imagen autopromocionada de la región como una democracia próspera, no contaminada por la corrupción del resto de Irak.

La región autónoma se reparte política y económicamente entre dos familias: la familia Barzani, con sede en Erbil, y la familia Talabani, en Sulaymaniyah. Ellos toman todas las decisiones y controlan todo en la zona kurda. Los miembros de las familias que ocupan puestos de poder no pueden ser ignorados en ningún asunto, especialmente en los contratos petroleros. Por ello, pertenecen a la clase multimillonaria, alcanzando tal estatus en un tiempo récord a costa de los desempleados que, en casi todos los casos, no pertenecen a una u otra de las familias y los partidos que controlan.

Es la misma situación para los licenciados de todo Irak que sufren por no pertenecer a los corruptos partidos gobernantes. Si a esta realidad añadimos la terrible tríada de sectarismo, desplazamiento forzoso y terrorismo, que hace estragos en Irak, podemos empezar a entender el estado de ánimo de los jóvenes y sus familias que intentan escapar en busca de un futuro mejor, a pesar de los peligros que esto supone.

Con cada familia que escapa, las falsas afirmaciones de los gobiernos locales de que representan al pueblo y protegen sus intereses quedan expuestas como las mentiras que son. Estas son las afirmaciones de los gobiernos que obtienen su "legitimidad" de Estados extranjeros que han permitido su imposición al pueblo y los protegen de la ira de sus propios ciudadanos.

Es esta ira la verdadera razón de la preocupación de los presidentes Biden y Putin. La preocupación por la situación de los niños en la frontera entre Bielorrusia y Polonia es política, y buena para las relaciones públicas. En última instancia, los "intereses" de Estados Unidos y Rusia determinan esa "preocupación".

La situación en la frontera entre Polonia y Bielorrusia - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 15 de noviembre de 2021 y ha sido traducido y editado para MEMO

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBielorrusiaEuropa y RusiaIrakOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines