Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar recibe el último voto de confianza de Estados Unidos por su pragmática política exterior

La bandera nacional de Qatar el 8 de octubre de 2020 [Matthew Ashton/AMA/Getty Images].

La política exterior de Qatar ha sido descrita por muchos como "inconformista". A diferencia de la mayoría de los países de la región, que en el mejor de los casos han sido considerados Estados clientes, Qatar ha demostrado una política exterior segura y pragmática en sus relaciones con los poderosos gobiernos occidentales, incluido Estados Unidos.

Cuando Qatar decidió apoyar las protestas antigubernamentales de la Primavera Árabe en toda la región, lo hizo a sabiendas de que probablemente provocaría una reacción política. La mayoría de los países de la región lo han acusado de utilizar sus recursos financieros y la red de medios de comunicación Al Jazeera, con sede en Doha, para promover la inestabilidad en la región.

Durante la Primavera Árabe, Qatar se alejó de su tradicional papel de mediador diplomático en política exterior para abrazar el cambio en Oriente Medio y el Norte de África en apoyo de los Estados en transición. Los actores regionales consideraron que el enfoque de Qatar era exagerado y aumentó el escepticismo sobre sus motivos. El primer indicio de esta reacción se produjo en 2013.

OPINIÓN: Qatar y Turquía cooperan para repatriar a 7 ciudadanos retenidos por Haftar en Libia

En un inusual enfrentamiento público que puso de manifiesto las profundas divisiones políticas en el Golfo, Arabia Saudí, Bahréin y los EAU retiraron a sus embajadores de Qatar en protesta por la supuesta injerencia de Doha en sus asuntos internos. Las relaciones políticas entre Qatar y sus vecinos se suspendieron en 2017. Los saudíes, emiratíes, bahreiníes y egipcios cortaron todos los lazos con Doha e impusieron un bloqueo marítimo, terrestre y aéreo, alegando que apoyaba el "terrorismo" y estaba demasiado cerca de Irán.

El fin de la disputa del Golfo con Qatar - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

El bloqueo no detuvo el compromiso de Qatar a través de su política exterior. Siguió rechazando la normalización con Israel en medio de la continua opresión del Estado ocupante sobre los palestinos, a los que, en cambio, ha intensificado su apoyo. De hecho, es poco probable que Qatar normalice sus relaciones si no se resuelve el conflicto con los palestinos, según el ministro de Asuntos Exteriores, Mohammad Bin Abdulrahman Al-Thani. El país ha seguido adelante con sus proyectos en la Palestina ocupada, aportando millones de dólares en ayuda. Ha reanudado su distribución de ayuda en la asediada Franja de Gaza por primera vez desde la ofensiva israelí de mayo. Según la agencia oficial de noticias del gobierno de Hamás, el dinero se está desembolsando a través de supermercados, casas de cambio y otros minoristas en un proceso que continuará durante los próximos días. La oficina del enviado de Qatar a Gaza, Mohammed El-Amadi, confirmó el miércoles que los pagos se habían reanudado. La ONU dijo que la financiación asciende a 40 millones de dólares.

Lo que sigue demostrando la pragmática política exterior de Qatar es su capacidad para mantener el equilibrio de poder en la región. Alberga la mayor base militar estadounidense de la región en la base aérea de Al Udeid. Al mismo tiempo, un contingente de dirigentes talibanes se encuentra en Qatar desde el establecimiento de la embajada del movimiento en Doha.

Según un activista político local, "esta es quizás la naturaleza más complicada y desconcertante de la política exterior de Qatar. ¿Cómo se explica que dos partes enfrentadas puedan ser acogidas y seguir residiendo en un tercer país en relativa armonía?" Qatar abrió la embajada del Emirato Islámico de Afganistán en Doha en 2013, a pesar de la actitud global adversa hacia los talibanes. Financió el movimiento e inició el proceso de su integración política en la corriente principal. Esto ocurría en el momento álgido de las hostilidades entre los combatientes talibanes y las tropas estadounidenses en Afganistán. Fue una visión pragmática a largo plazo que hizo que Qatar pasara de ser un estado minúsculo a un importante agente de poder mundial.

OPINIÓN: Qatar y Egipto firman acuerdos para suministrar combustible y materiales de construcción a Gaza

El reciente anuncio del Secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, de que Qatar va a ser una "potencia protectora" de Estados Unidos en Afganistán es sin duda un voto de confianza para la política exterior del Estado del Golfo. Según Reuters, el acuerdo se firmó en una ceremonia del Departamento de Estado estadounidense.

Qatar también prestará todos los servicios consulares en nombre de Estados Unidos en Afganistán. Se trata quizás de las relaciones más estrechas que ningún país ha establecido con Estados Unidos. Se trata, en efecto, de una buena noticia para el gobierno de Doha, ya que añade a EE.UU. a sus estrechos aliados junto a -más pragmático- Turquía, e Irán. Cuando se impuso el bloqueo en 2017, fueron Ankara y Teherán los que acudieron al rescate, enviando de la noche a la mañana toneladas de alimentos a Qatar. Ahora su posición estratégica permitirá a Qatar desempeñar un importante papel político y diplomático al mirar más allá de la región. Su nuevo papel en Afganistán podría ser sólo el principio.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUOriente MedioQatarUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines