Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Líbano dice que quiere dialogar con Riad, no exigencias sobre Hezbolá

El ministro de Asuntos Exteriores del Líbano, Abdallah Bou Habib, el 14 de octubre de 2021 [ANWAR AMRO/AFP/Getty Images].

El ministro de Asuntos Exteriores de Líbano dijo que Arabia Saudí estaba dictando condiciones imposibles al pedir al gobierno que redujera el papel de Hezbolá, respaldado por Irán, y añadió que la disputa de Beirut con Riad podría resolverse si el Reino aceptara un diálogo con el nuevo gabinete libanés. "Si sólo quieren la cabeza de Hezbolá en una bandeja, no podemos darles eso", dijo el ministro, Abdallah Bou Habib, a Reuters en una entrevista el martes. "Hezbolá es un componente de la política en Líbano. Tiene una dimensión armada regional, sí, pero esto está más allá de lo que podemos resolver", dijo.

El Líbano se enfrenta a su peor desavenencia con los Estados árabes del Golfo, espoleada por los comentarios críticos de un ministro sobre la intervención liderada por Arabia Saudí en Yemen, que calificó la guerra allí de inútil.

El ministro de Información de Líbano, George Kordahi, es criticado por sus comentarios en defensa de los hutíes respaldados por Irán en Yemen, diciendo que estaban actuando en "defensa propia"- Caricatura [Sabaaneh/Middle East Monitor].

Arabia Saudí y algunos aliados árabes del Golfo han reaccionado airadamente a las declaraciones realizadas por el ministro de Información en una entrevista la semana pasada, que había filmado antes de asumir su cargo en el gabinete. Riad expulsó al embajador de Líbano, prohibió todas las importaciones procedentes de este país y llamó a consultas a su enviado.

Kuwait y Bahréin siguieron su ejemplo expulsando a los principales enviados en sus propias capitales, mientras que los Emiratos Árabes Unidos retiraron a todos sus diplomáticos de Beirut.

Arabia Saudí ha afirmado que sus acciones no se debieron únicamente a los comentarios de George Kordahi, sino que tuvieron su origen en su objeción al creciente dominio del grupo armado Hezbolá sobre la política libanesa.

La disputa se enmarca en una larga disputa entre Arabia Saudí e Irán, que se ha traducido en conflictos por delegación en toda la región, desde Yemen hasta Siria e Irak.

Los Estados del Golfo son donantes tradicionales de ayuda al Líbano, pero desde hace varios años están cada vez más consternados por el creciente poder de Hezbolá, y hasta ahora se han mostrado reacios a ayudar a rescatar al Líbano de una crisis económica devastadora.

DIÁLOGO MUTUO

El martes, Bou Habib declaró a Reuters que creía que el diálogo mutuo entre Líbano y Arabia Saudí era la única forma de resolver el conflicto. Pero añadió que no ha habido reuniones a ningún nivel entre ambas partes desde que se formó el gabinete del primer ministro Najib Mikati el 10 de septiembre.

"No ha habido diálogo (con Arabia Saudí) ni siquiera antes del problema con el ministro Kordahi... el embajador saudí aquí nunca se comunicó con nosotros", dijo Bou Habib.

"Él (el embajador saudí) estuvo aquí y se comunicó con muchos políticos libaneses, pero no se comunicó con nosotros", dijo.

"Necesitamos saber qué quieren... preferimos el diálogo a los dictados".

Kordahi se ha negado a dimitir por el incidente, pero Bou Habib dijo que no estaba claro si su dimisión solucionaría las desavenencias con Arabia Saudí en este momento, aunque podría ser suficiente para otros en el Golfo.

La única oferta sobre la mesa para llegar a una resolución ha venido hasta ahora de Qatar, cuyo emir se reunió con Mikati en Glasgow al margen de la reunión de la COP26 el lunes, dijo Bou Habib.

"Existe la posibilidad de una mediación qatarí", dijo Bou Habib, pero añadió que estaba en las fases iniciales y que los qataríes no habían hablado aún con los saudíes sobre el asunto.

"No hay ninguna otra iniciativa".

VIDEO: Kuwait y los EAU son los últimos países del Golfo en retirar a sus diplomáticos del Líbano

Qatar ha denunciado los comentarios de Kordahi, pero no ha anunciado ninguna iniciativa diplomática sobre el incidente.

Bou Habib dijo que cualquier esfuerzo qatarí de mediación podría verse favorecido por la resolución, a principios de este año, de otra disputa que enfrentaba a Qatar con Arabia Saudí y otros tres Estados árabes y que había dado lugar a una mejor relación entre Doha y Riad.

El gobierno de Mikati, formado tras más de un año de estancamiento político que se ha sumado al declive financiero de Líbano, está tratando de reactivar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para desbloquear los fondos extranjeros que tanto necesita.

Pero aparte de la parálisis política por una disputa interna relacionada con la investigación de la explosión del puerto de Beirut, esta última crisis diplomática ha obstaculizado al gabinete, dijo Bou Habib.

"Por supuesto que nos ha afectado, nos ha afectado mucho, no poco", dijo.

Categorías
Arabia SauditaLíbanoNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines