Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Las elecciones iraquíes pondrán de manifiesto el respaldo de Estados Unidos y Arabia Saudí a la campaña de Sadr para imponer un primer ministro?

Carteles de los partidos y candidatos que participan en la carrera de las elecciones generales anticipadas en Kirkuk, Irak, el 2 de octubre de 2021 [Ali Makram Ghareeb/Anadolu Agency].

A pesar de las mordaces críticas del presidente estadounidense Joe Biden a las políticas de su predecesor en Irak y Afganistán, no ha rehuido aplicarlas. En Afganistán, se ciñó al acuerdo de retirada de tropas de Trump con los talibanes. Tras la rápida toma de Kabul por los talibanes, Biden culpó al gobierno y al ejército corruptos de Afganistán.

En Irak, Biden -al igual que Trump- no ha ocultado que está empeñado en mantener a las tropas estadounidenses en el país, a pesar de que son atacadas persistentemente por las milicias pertenecientes a las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una alianza controlada por el gobierno de grupos predominantemente chiítas y respaldados por Irán que respondió al llamamiento del Gran Ayatolá Al-Sistani para luchar contra Daesh en 2014. Las PMF exigen la retirada incondicional de las fuerzas estadounidenses en cumplimiento de la votación en el Parlamento de Irak del 5 de enero del año pasado. La votación se organizó después de que Donald Trump ordenara el asesinato en el aeropuerto de Bagdad del general Qasem Soleimani, jefe de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de élite de Irán, junto con Abu Mahdi Al-Muhandis, líder adjunto de las PMF.

El rápido colapso del ejército afgano es similar al rápido desmoronamiento del ejército iraquí entrenado por Estados Unidos ante el avance del Daesh en Mosul en 2014. Ambos fueron entrenados de tal manera que los hizo completamente dependientes de la cobertura aérea y el apoyo logístico de Estados Unidos. Esto ha sido empleado repetidamente por Estados Unidos como palanca política, obligando a ambos gobiernos a seguir la línea de Washington.

Aunque el primer ministro no elegido de Irak, Mustafa Al-Kadhimi -que llegó al poder en mayo de 2020 después de que las oleadas de protestas obligaran a dimitir a su predecesor, Adil Abdul-Mahdi-, ha mantenido su promesa de mantenerse al margen de las elecciones anticipadas previstas para el 10 de octubre, ha estado trabajando incansablemente para asegurarse un segundo mandato. Evidentemente, Kadhimi es consciente de que acudir a las urnas significa una derrota humillante, dado que las mismas causas subyacentes -corrupción galopante, escasez crónica de electricidad y agua, y desempleo generalizado- que desencadenaron las protestas de octubre de 2019 han empeorado drásticamente. Tampoco ha cumplido su propia promesa de llevar ante la justicia a los miembros de las fuerzas de seguridad responsables de la muerte de 600 manifestantes, ni de frenar a las milicias, incluidas las FMP.

LEER: El imperio inmobiliario secreto del rey de Jordania, al descubierto en un escándalo financiero mundial

Como parte de la agresiva estrategia inspirada por Trump y patrocinada por el príncipe heredero Mohammed Bin Salman, gobernante de facto de Arabia Saudí, Irak y no Siria se ha convertido en el campo de batalla central para hacer retroceder la influencia iraní en la región. El ex enviado de Estados Unidos a Irak, Brett McGurk, logró con éxito, tras las elecciones parlamentarias de 2018, forjar una coalición de bloques políticos chiíes encabezados por Muqtada Al-Sadr, Ammar Al-Hakim y el ex primer ministro Haider Al-Abadi. Fue Soleimani quien desbarató los intentos de instalar un primer ministro favorable a Estados Unidos.

Animados por el asesinato de Soleimani, Hakim, Sadr y Abadi se apresuraron a reactivar su alianza. También conspiraron con el presidente iraquí, Barham Salih, para promover el nombramiento de Kadhimi como primer ministro y, al mismo tiempo, frustrar los intentos de los líderes políticos afines a Irán, a saber, Hadi Al-Amiri, Nouri Al-Maliki y Qais Al-Khazali, de nombrar a un primer ministro respaldado por Irán.

La adopción de esta estrategia por parte de Biden incentivó a Kadhimi a redoblar sus esfuerzos para alejar a Irak de Irán y conducirlo a la órbita estadounidense-saudí. El primer ministro también trató de reforzar su posición a nivel internacional y regional presentándose como un mediador neutral. Su principal prioridad en el frente internacional ha sido conseguir el respaldo de Biden. Para ello, Kadhimi se ha esforzado por controlar a las FMP, con la esperanza de que esto reduzca los ataques a los intereses estadounidenses. Por ello, ordenó la detención el 26 de mayo de Qasim Mosleh Al-Khafaji, comandante de las PMF en la provincia de Anbar. Esta operación fue idéntica a la detención en junio del año pasado de 14 miembros del movimiento paraguas.

Aunque en ambas ocasiones Kadhimi tuvo que retroceder después de que las PMF asaltaran la fuertemente fortificada Zona Verde, aprovechó ambas operaciones con éxito para conseguir una reunión primero con Trump y luego con Biden. Incluso antes de reunirse con Biden, Kadhimi descartó solicitar una retirada total de Estados Unidos. "Lo que queremos de la presencia estadounidense en Irak es que apoye a nuestras fuerzas en materia de formación y cooperación en materia de seguridad", declaró a Associated Press el 25 de julio.

Irak: Sadr pide la detención de los participantes en la conferencia de normalización con Israel

Biden concedió a Kadhimi una victoria simbólica al decir a los periodistas el 26 de julio que "nuestro papel en Irak será el de seguir entrenando, ayudando y haciendo frente a [Daesh], pero no vamos a estar, a finales de año, en una misión de combate." Ni Biden ni Kadhimi definieron lo que se entendía por fuerzas de combate, pero esta declaración ha aliviado hasta ahora las tensiones entre Kadhimi y las PMF y también ha reducido los ataques contra las tropas estadounidenses, aliviando así parte de la presión sobre Biden.

La prioridad de la agenda regional de Kadhimi ha sido apaciguar a Riad. En este contexto, decidió, en julio de 2020, hacer de Arabia Saudí, en lugar de Irán, su primer destino en el extranjero. Su objetivo era responder a la indignación de Riad por el hecho de que el equilibrio de poder en Irak se haya inclinado a favor de Irán. Sin embargo, en ese momento, el objetivo primordial de Bin Salman era presionar a Trump para que emprendiera una acción militar decisiva contra Irán, por lo que se negó a reunirse con Kadhimi. Sin embargo, con Biden en la Casa Blanca, las esperanzas saudíes de utilizar la fuerza contra Irán se han frustrado, por ahora.

 

El primer ministro iraquí Mustafa Al-Kadhimi el 22 de octubre de 2020 en Londres, Inglaterra [Dan Kitwood/Getty Images].

Ante la desagradable perspectiva de un posible avance en las negociaciones de Viena destinadas a reactivar el acuerdo nuclear con Irán de 2015, el rey Salman invitó a Kadhimi a visitar Riad el 31 de marzo. Recibió el beneplácito de Bin Salman para celebrar negociaciones directas de nivel medio con Irán en Bagdad.

La celebración de cuatro rondas de conversaciones bajo la supervisión de Kadhimi -la última fue el 29 de septiembre- parece parte de una campaña saudí concertada para ayudar al primer ministro iraquí a reforzar su tenue control del poder, al tiempo que refleja la urgente necesidad de Bin Salman de poner fin a la inútil guerra en Yemen. Para mostrar su liderazgo, Kadhimi organizó una cumbre regional el 28 de agosto en Bagdad, en concierto con el presidente francés Emmanuel Macron, que aparentemente pretendía aliviar la tensión regional. En realidad, pretendía advertir discretamente al pueblo iraquí de que destituir a Kadhimi significa perder el apoyo económico.

En el frente interno, el apoyo más firme a Kadhimi ha sido el de Sadr, que lidera el mayor bloque parlamentario y tiene mucha influencia sobre el terreno. Aunque el movimiento sadrista afirmó que se unió a las protestas de 2019 para promover la campaña anticorrupción de su líder, en la práctica el principal objetivo era bloquear el nombramiento de cualquier primer ministro que no prometiera lealtad a Sadr. Sin embargo, el foco de atención se desplazó hacia la dispersión violenta de los manifestantes después de que Sadr intimidara a Amiri -jefe del segundo bloque más importante del parlamento- para que aprobara el nombramiento de Kadhimi a regañadientes.

A cambio, Kadhimi abrió la puerta a los sadristas para que nombraran a sus miembros leales en todas las instituciones del Estado, centrándose específicamente en los altos cargos que controlan la riqueza del Estado, lo que permitió a Sadr dirigir el espectáculo. Con Sadr firmemente en el control, en abril acusó a sus rivales apoyados por Irán de avivar las tensiones con Estados Unidos para evitar unas elecciones anticipadas. A pesar de las repetidas promesas de Sadr de librar una guerra inexorable contra la corrupción, un gobierno controlado por los sadristas ha fracasado estrepitosamente en su empeño.

No obstante, el 9 de mayo Kadhimi trató frenéticamente de exonerar a Sadr de su responsabilidad tras el incendio de un hospital en Bagdad, culpándose a sí mismo. "Lo único que me pidió Sadr fue que me ocupara de Irak", explicó el primer ministro. "Sadr no tiene ministros en el gobierno ni controla el gobierno".

Sin embargo, cuando el 12 de julio se produjo un segundo incendio en un hospital de Nasiriya, Sadr anunció tres días después que no participaría en las elecciones. Como siempre, su decisión fue una estratagema para diluir la ira pública. Se esforzó por posponer las elecciones, buscando más tiempo para desvincularse de lo que se percibe ampliamente como el peor gobierno desde 2003. Sin embargo, dado que Sadr estaba en la cuerda floja, sus rivales se mostraron inflexibles y se negaron a cambiar la fecha de las elecciones. Esto le obligó a dar un chirriante giro de 180 grados: "Entraremos en estas elecciones con vigor y determinación para salvar a Irak de la ocupación y la corrupción", anunció en agosto.

En marcado contraste con la encendida retórica de Sadr contra la presencia de Estados Unidos en Irak, en realidad necesita desesperadamente que los estadounidenses estén allí como elemento disuasorio para los grupos respaldados por Irán. Estados Unidos también necesita a Sadr para frenar la expansión iraní.

El llamamiento de Al-Sistani la semana pasada a una alta participación en las elecciones dará la vuelta a la tortilla a Sadr, que se nutre de una baja participación, que generalmente no afecta a su base de apoyo.

Las elecciones generales de Irak se celebran con la confianza en el sistema político por los suelos. Tal y como se preveía, la contienda más cruenta para determinar quién nombra al próximo primer ministro, se producirá entre una coalición chiíta respaldada por Estados Unidos y Arabia Saudí -formada por Sadr, Hakim y Abadi- y una coalición alineada con Irán -Amiri, Maliki y Khazali-, convirtiendo así el corazón chiíta de Irak en el principal campo de batalla de sus intereses contrapuestos.

Sin embargo, aunque Sadr ha prometido que el próximo líder de Irak será un sadrista, en realidad esto no es más que una moneda de cambio para coaccionar a sus oponentes a fin de que aprueben la continuación del liderazgo de Kadhimi. Así pues, Estados Unidos y Arabia Saudí respaldarán la iniciativa de Sadr de imponer al primer ministro de Irak por decreto, aunque ello pueda precipitar la desintegración de la frágil democracia de Irak, al igual que la desintegración de la experiencia democrática de Afganistán. Ambas cosas, recordemos, ocurrirán bajo la vigilancia de Biden.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIrakOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines