Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La historia no contada sobre la razón de que los palestinos estén divididos

El alto cargo de Al Fatah, Jibril Rajoub, en la ciudad cisjordana de Ramala, asiste por videoconferencia a una reunión con el subjefe de Hamás, Saleh Arouri (en pantalla desde Beirut), en la que se discute el plan de Israel de anexionar partes de la Cisjordania ocupada por Israel, el 2 de julio de 2020 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

La división política de la sociedad palestina está muy arraigada y no debería reducirse a las cómodas afirmaciones sobre la "división entre Hamás y Fatah", las elecciones, los acuerdos de Oslo y los desacuerdos posteriores. La división está vinculada a acontecimientos que precedieron a todos ellos, y ni siquiera la muerte o la incapacitación del octogenario Mahmud Abbas hará avanzar un ápice la unidad palestina.

La desunión política palestina está ligada al hecho de que la cuestión de la representación en la sociedad palestina siempre se ha basado en que un partido intenta dominar a todos los demás. Esto se remonta a la política palestina anterior al establecimiento de Israel sobre las ruinas de la Palestina histórica en 1948; a una época en la que varios clanes palestinos luchaban por el control de todo el cuerpo político palestino. Los desacuerdos desembocaron en conflictos, a menudo violentos, aunque a veces también dieron lugar a una relativa armonía; en el establecimiento del Comité Superior Árabe (AHC) en 1936, por ejemplo.

Estos primeros años de discordia se repitieron en fases posteriores de la lucha palestina. Poco después de que el líder egipcio Gamal Abdel Nasser renunciara a su influyente papel sobre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) tras la humillante derrota árabe de 1967, el relativamente nuevo Movimiento Fatah -creado por Yasser Arafat y otros en 1959- tomó el relevo. Desde entonces, Al Fatah ha controlado en su mayor parte la OLP, que fue declarada en Rabat en 1974 como la "única representación legítima del pueblo palestino".

Delegación de la OLP - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Podría decirse que esta última advertencia se añadió para garantizar que los rivales árabes no pudieran reclamar la OLP e imponerse así como benefactores de la causa palestina. Sin embargo, mucho después de que el peligro de esa posibilidad hubiera pasado, Arafat y Fatah siguieron controlando la OLP utilizando la frase como justificación moral para el dominio y la eliminación de los rivales políticos.

Aunque es fácil sacar conclusiones precipitadas al culpar a los palestinos de su división, hay algo más en la historia. Dado que gran parte de la lucha armada palestina tuvo lugar dentro de diversos espacios políticos y territoriales árabes, los grupos de la OLP necesitaron coordinar sus acciones, junto con sus posiciones políticas, con diversas capitales árabes, como El Cairo, Damasco, Ammán e incluso, en ocasiones, Bagdad, Trípoli, Argel y Saná. Naturalmente, esto ha privado a los palestinos de iniciativas reales e independientes.

Arafat fue especialmente astuto a la hora de gestionar uno de los actos de equilibrio más difíciles de la historia de los movimientos de liberación, manteniendo una relativa paz entre los grupos palestinos, apaciguando a los anfitriones árabes y manteniendo su control sobre Fatah y la OLP. Sin embargo, incluso Arafat se vio a menudo desbordado por circunstancias que escapaban a su control, lo que provocó importantes enfrentamientos militares, que le distanciaron aún más y que dividieron a los grupos palestinos en facciones aún más pequeñas, cada una de ellas aliada y apoyada por uno u otro gobierno árabe.

LEER: La AP sigue perdiendo su autoridad, debido sus propias acciones

Incluso la división de Palestina rara vez ha sido una decisión palestina, aunque los dirigentes merecen mucha culpa por no haber desarrollado un sistema político pluralista que no dependa para su supervivencia de un solo grupo o individuo.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 y el regreso de algunos de los grupos palestinos a Palestina en los meses y años siguientes se presentaron, en su momento, como un paso fundamental para liberar la toma de decisiones palestina de las influencias árabes y de otro tipo. Aunque esta afirmación funcionó en teoría, fracasó en la práctica, ya que la recién creada Autoridad Nacional Palestina (ANP, ahora más conocida simplemente como AP) se convirtió rápidamente en rehén de otras influencias aún mayores: Israel, Estados Unidos y los llamados países donantes. Este aparato dirigido por Estados Unidos vinculó su apoyo político y financiero a que los palestinos aceptaran una serie de condiciones, entre ellas la represión de la "incitación" antiisraelí (un eufemismo deliberadamente perjudicial para el activismo pro-palestino) y el desmantelamiento de las "infraestructuras terroristas".

Aunque este nuevo régimen político obligó a los grupos palestinos a entrar en un nuevo conflicto, sólo Hamás parecía lo suficientemente poderoso como para resistir la presión acumulada por Al Fatah, la AP e Israel juntos.

La disputa entre Hamás y Al Fatah no comenzó como resultado de Oslo y la creación de la AP. Estos últimos acontecimientos no hicieron sino exacerbar un conflicto ya existente. Inmediatamente después de la creación de Hamás a finales de 1987, los partidos de la OLP, especialmente Al Fatah, veían al nuevo movimiento islámico con recelo, por varias razones: Hamás comenzó y se expandió fuera del sistema político bien controlado de la OLP; tenía su base en Palestina, y por tanto evitaba los escollos de la dependencia de regímenes externos; y, entre otras razones, se promovía a sí mismo como la alternativa a los fracasos y compromisos políticos del pasado de la OLP.

Como era de esperar, Al Fatah dominó la AP al igual que la OLP y, en ambos casos, rara vez utilizó canales verdaderamente democráticos. A medida que la AP se fue enriqueciendo y corrompiendo, muchos palestinos consideraron que la respuesta era Hamás. En consecuencia, su crecimiento condujo a la victoria del movimiento en las elecciones legislativas palestinas de 2006. Ceder ante un Hamás triunfante habría supuesto el fin del dominio de Al Fatah durante décadas sobre el discurso político palestino, así como la pérdida de enormes fuentes de financiación, prestigio y muchas otras ventajas. Por tanto, el conflicto era inevitable, lo que condujo a la trágica violencia del verano de 2007 y a la eventual división política entre los palestinos, con Al Fatah dominando la AP en la Cisjordania ocupada y Hamás gobernando la Gaza asediada.

LEER: La interminable guerra de Zakaria Zubeidi

Ahora las cosas se complican cada vez más, ya que es probable que la crisis de representación política que afecta a la OLP y a la AP se agrave pronto con una lucha de poder ya en marcha para determinar el eventual sucesor de Abbas dentro del movimiento Fatah. Aunque carece de la popularidad y el respeto de Arafat entre los palestinos, el objetivo final de Abbas era el mismo: quería dominar el cuerpo político palestino en solitario. Sin embargo, a diferencia de Arafat que, utilizando la manipulación y los sobornos, mantuvo intacto el movimiento de Fatah, Fatah bajo Abbas está dispuesto a dividirse en facciones más pequeñas. Lo más probable es que la ausencia de Abbas provoque una difícil transición dentro de Al Fatah que, si va acompañada de protestas y violencia, podría desembocar en la desintegración del movimiento por completo.

Describir la actual crisis política palestina en términos reduccionistas sobre una "división" entre Hamás y Fatah -como si alguna vez hubieran estado unidos- y otros clichés es, por tanto, ignorar una historia de división que no debe achacarse únicamente a los palestinos. En la Palestina post-Abbas, deben reflexionar sobre esta trágica historia y, en lugar de buscar soluciones fáciles, concentrarse en encontrar un terreno común más allá de partidos, facciones, clanes y privilegios. Y lo que es más importante, hay que dejar atrás la época en que un partido y un solo individuo dominaban a todos los demás y, esta vez, para siempre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines