Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Europa pretende crear un plan de estudios para que Israel ocupe las mentes de los palestinos, además de su tierra

Alumnas en Gaza el primer día del nuevo curso académico [Mohammed Asad/MonitordeOriente].

El sitio web de noticias israelí Ynet ha afirmado que en el Parlamento Europeo se ha debatido la congelación de la financiación de los programas educativos en los territorios palestinos ocupados, porque se "anima" a los alumnos a la violencia contra los israelíes. Estas acusaciones no son nuevas. En diciembre de 2020, el poder legislativo de Noruega respaldó los recortes de la ayuda a la Autoridad Palestina con el pretexto de que no había reducido la incitación contra los judíos israelíes en el programa escolar. No se dice nada sobre la incitación israelí a los niños, especialmente a los colonos ilegales, para que ataquen a los palestinos y su tierra ocupada.

El mundo, al parecer, no sólo se conforma con guardar silencio sobre la ocupación israelí de la tierra palestina, sino que también quiere que ocupe las mentes, la cultura y la educación palestinas. De nuevo, esto no es nada nuevo. Israel siempre ha sabido que la educación capacita a las personas para crear oportunidades y provocar cambios políticos cruciales, como el fin de una brutal ocupación militar, por ejemplo. Por ello, las autoridades de ocupación israelíes han intentado controlar el plan de estudios palestino desde que se introdujo en el año 2000.

"Israel y sus plataformas mediáticas, ya sean oficiales o independientes, siguen tocando la misma melodía de que el plan de estudios palestino incita a la violencia y al terrorismo", explicó el investigador e historiador Dr. Johnny Mansour. "Ejerce una presión constante sobre los términos, las frases y los temas relacionados con la resistencia palestina y la ocupación israelí. Sin embargo, Israel no cambia ninguno de sus propios planes de estudio o libros de texto educativos relacionados con sus ofensivas militares contra los palestinos. Se enorgullece de lo que hicieron las bandas "terroristas judías" en términos de asesinatos, bombardeos y limpieza étnica antes y después de 1948". El autor Robin Corbett detalla el "terrorismo judío 1944-47" contra los palestinos y las autoridades del Mandato Británico en su libro Guerrilla Warfare: From 1939 to the Present Day (Orbis, 1986).

OPINIÓN: La AP sigue perdiendo su autoridad, debido sus propias acciones

La opresión educativa por parte de la ocupación israelí de Palestina ha evolucionado con el tiempo. Desde 1948 hasta que Israel ocupó Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza en 1967, las escuelas palestinas de Cisjordania seguían el plan de estudios jordano, mientras que las de Gaza seguían el de Egipto. Las escuelas de Israel seguían el plan de estudios israelí, que ofrecía la posibilidad de aprender árabe; una quinta parte de los ciudadanos israelíes son, recordemos, árabes palestinos. Los libros de texto jordanos y egipcios fueron adoptados por los palestinos en esta etapa, sometidos a la censura del gobierno militar israelí encargado de la educación palestina desde 1967 hasta 1993. Se prohibieron libros enteros, y se suprimieron palabras y a veces secciones de los libros de texto con el pretexto de la "seguridad".

Alumnos en Gaza el primer día del nuevo curso académico [Mohammed Asad/MonitordeOriente].

Con la firma del Acuerdo de Oslo en 1993, la responsabilidad de la educación en Cisjordania y Gaza se transfirió a la Autoridad Nacional Palestina. Esto no significó que Israel dejara que el sector educativo ejerciera libremente. Ni mucho menos; los israelíes han luchado contra el currículo palestino desde entonces.

"La existencia de un plan de estudios palestino es un logro en sí mismo", me dijo Mansour. "Fue, y sigue siendo, una forma de independencia en el sector educativo, aunque esté rodeado y observado a través del microscopio de la ocupación israelí".

El plan de estudios palestino se ha desarrollado en todas las etapas escolares. Abarca la historia de Palestina incluyendo, por supuesto, la ocupación desde 1948. Sin embargo, todavía se observan interferencias externas, con ayudas financieras condicionadas en algunos casos a la imposición de la agenda israelí en los materiales didácticos y los libros de texto; incluso en los temas estudiados.

"La financiación de la educación, el sector sanitario, las infraestructuras y otros campos permite a Occidente obligar a los palestinos a adoptar observaciones y directrices restrictivas para el plan de estudios. Occidente insiste en que el plan de estudios palestino debe ser "neutral" y "moderado", tal y como lo definen los donantes pro-israelíes."

OPINIÓN: La interminable guerra de Zakaria Zubeidi

La situación de la educación en Jerusalén es la más compleja, ya que está bajo el control del Ministerio de Educación israelí en Jerusalén y cubre más del 65% de las escuelas árabes palestinas de la ciudad ocupada. Estas escuelas están sometidas a una gran presión -que incluye la coacción, la incitación y la intimidación abierta- para que sustituyan el plan de estudios palestino por el israelí.

Los palestinos de Jerusalén temen que llegue el día en que sus hijos se vean obligados a estudiar libros de texto que describan su ciudad como la "capital indivisa de Israel". Según el Ministerio de Educación israelí, el objetivo es "mejorar la calidad de vida de los residentes de los barrios árabes de Jerusalén y aumentar su capacidad de integración en la sociedad israelí". De ahí la presión para que Israel controle por todos los medios posibles el sector educativo en todo el Jerusalén ocupado.

Alumnos en Gaza el primer día del nuevo curso académico [Mohammed Asad/MonitordeOriente].

"La censura no sólo afecta a los temas que se enseñan, sino también a las palabras y las imágenes. La bandera palestina y las imágenes icónicas palestinas, como el keffiyeh, se eliminan", dijo Mansour. "También se han vetado palabras que refuerzan la presencia de la historia palestina en la vida del estudiante, como mártires, levantamiento palestino, lucha y muchas otras".

Según el Dr. Mohammad Amro, académico palestino, las plataformas en línea pueden desempeñar un papel importante para hacer frente a estos desafíos y apoyar la difusión de la cultura y la identidad palestinas. "Hay mucho material en línea para educar y concienciar sobre Palestina, ya sea en el país o en el extranjero", me dijo. "Muchas instituciones e iniciativas suben esquemas de trabajo y planes de lecciones para enseñar sobre Palestina, los refugiados y la historia palestina".

Además, cree que es crucial el papel del profesor en lo que llamó la "educación invisible" de los niños palestinos en entornos formales donde se ha impuesto un material "neutral". Un buen profesor, dijo, será capaz de presentar el contexto palestino independientemente de los recursos y materiales didácticos que se utilicen. "El profesor puede transformar la escuela de un lugar donde se recibe y se procesa la información, en un lugar para dinamizar y empoderar a los jóvenes palestinos".

Los palestinos saben desde hace décadas que la educación es una parte vital de su lucha de liberación. Por ello, el gobierno israelí trata de suprimir incluso la resistencia no violenta a su brutal ocupación, y ha hecho todo lo posible por debilitar el sector educativo en los territorios palestinos ocupados desde 1967. Esa campaña continúa, ya que el Estado ocupante intenta borrar la identidad, el patrimonio y la historia palestinos, y ocupar las mentes, así como la tierra, a través del plan de estudios que utilizan los niños palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioSmall Slides

Eman Abusidu is MEMO’s correspondent in Brazil.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines