Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Deportados de los EAU, los cameruneses se enfrentan a volver a la guerra

Un trabajador migrante en un campamento improvisado en Sharjah, el emirato vecino a Dubai. [Brent Stirton/Getty Images].

Hace unos meses, el inmigrante camerunés Wilfred Christopher tenía un hogar y un trabajo estable como pastelero en Abu Dhabi.

Ahora, este joven de 26 años teme por su vida después de que las autoridades de la capital de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) lo hayan deportado a Camerún, donde su región de origen está sumida en la guerra.

"A veces hay combates, hay balas perdidas. Ahora dicen que si sales [después del toque de queda], pueden dispararte", dijo Christopher por teléfono desde la ciudad de Tiko, en la región suroccidental de Camerún, refiriéndose a los combates entre los separatistas anglófonos y las fuerzas gubernamentales.

Christopher fue uno de los cientos de trabajadores migrantes africanos -de Camerún, Nigeria y Uganda- que fueron detenidos a finales de junio en los EAU y deportados en masa en las últimas semanas.

El 3 de septiembre, el Ministerio del Interior de EAU dijo que había deportado a la mayoría de las 376 personas detenidas por delitos relacionados con la trata de personas, la agresión y la extorsión, cargos que los grupos de derechos humanos han denunciado como falsos.

El ministerio afirmó que las detenciones y deportaciones se llevaron a cabo "de acuerdo con los procedimientos legales" y en coordinación con las embajadas de los países de origen de los trabajadores.

Aunque los activistas llevan tiempo criticando a EAU por el trato que da a los migrantes y las deportaciones rutinarias, las devoluciones forzadas de cameruneses este verano a un país acosado por la violencia podrían suponer una violación del derecho internacional, según Human Rights Watch (HRW).

Desde 2016, los secesionistas se han enfrentado a los soldados del gobierno en las regiones del noroeste y suroeste de Camerún, dejando miles de muertos y obligando a cientos de miles más a huir.

Se desconoce cuántos de los 376 deportados eran de Camerún, pero el cónsul general camerunés en Dubái estimó que el número era de unos 30.

LEER: El embajador emiratí en Washington considera que la normalización de EAU e Israel ha salvado la solución de los dos Estados

En entrevistas con la Fundación Thomson Reuters, seis cameruneses deportados afirmaron que se les negó repetidamente el acceso a abogados o a información sobre los cargos que se les imputaban tras su detención, y que se desestimaron sus preocupaciones sobre la violencia existente en su país.

Cuando las autoridades emiratíes informaron este mes a Ngang Rene de que sería devuelto a Camerún tras dos meses de prisión, les dijo que la región del noroeste del país era demasiado peligrosa.

"Les dije: '¿queréis que me muera?' y me dijeron: 'simplemente vuelve a tu país'", añadió René, que empezó a trabajar como pulidor de coches en Abu Dhabi en 2019. René dijo que no le habían permitido recuperar sus ahorros ni ningún documento, incluido su certificado de nacimiento, antes de ser deportado.

Llevado al aeropuerto de Douala -que se encuentra en la parte francófona de Camerún-, René y su esposa huyeron a la vecina Nigeria, caminando día y noche para alcanzar una relativa seguridad.

"Soy como un mendigo en la calle", dijo desde Ibeno, en el sur de Nigeria. "Pero no puedo quedarme donde mi vida no es segura".

No hay lugar al que huir

Los Emiratos Árabes Unidos albergan a casi diez millones de personas, de las cuales más del 80% son expatriados que envían remesas a sus familias, según las Naciones Unidas. Los trabajadores de los países en desarrollo suelen vivir en residencias compartidas en Abu Dhabi con alas separadas para las distintas nacionalidades.

Los trabajadores africanos y asiáticos han destacado el estigma y el racismo en el pasado, y los EAU se enfrentan regularmente a las críticas de los grupos de derechos humanos por los abusos, incluidas las deportaciones forzadas. Sin embargo, la magnitud de las detenciones masivas de junio y las recientes deportaciones no tienen precedentes, según declaró este mes la organización sin ánimo de lucro Euro-Med Monitor, coautora de un informe sobre el tema.

Aunque los EAU no han firmado las convenciones internacionales sobre refugiados, todos los países están obligados a respetar el principio de derechos humanos conocido como "no devolución", que prohíbe a las naciones devolver por la fuerza a cualquier persona a un país en el que corra peligro su vida o su libertad.

HRW afirmó que el gobierno emiratí había incurrido en una devolución al retornar por la fuerza a personas a Camerún sin evaluar su seguridad.

LEER: El Parlamento Europeo decide boicotear la postergada Expo 2020 de Dubai

"Los riesgos eran claros. Los cameruneses dijeron a las autoridades emiratíes que temían por su vida si eran deportados, y las violaciones de los derechos humanos en Camerún son generalizadas y están bien documentadas, incluidas las torturas y los malos tratos", afirmó Lauren Seibert, investigadora de derechos de los refugiados y los migrantes de HRW.

Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores de los EAU como la prisión de Al-Wathba, donde los trabajadores deportados afirmaron haber sido retenidos, se negaron a comentar sobre las presuntas violaciones de los derechos humanos durante las detenciones y deportaciones.

El cónsul general de Camerún en Dubai, Donancier Mebouogue, dijo que no había recibido "ninguna información oficial" del Ministerio de Asuntos Exteriores de EAU sobre las detenciones y deportaciones, a pesar de haberlo solicitado por escrito en tres ocasiones. A principios de agosto, Mebouogue intentó visitar la prisión de Al-Wathba, donde los guardias le confirmaron que había cameruneses detenidos, pero le impidieron verlos, dijo.

La enfermera camerunesa Victoria Edem, que estaba embarazada de tres meses cuando la detuvieron a ella y a su marido, dijo que no tuvo acceso a su medicación para la anemia durante los dos meses de detención y que vio cómo su peso descendía siete kilos. Tras ser deportados, la pareja fue a ver a la madre de Edem a Nigeria, donde viven unos 67.000 refugiados cameruneses, según Naciones Unidas.

"Mi familia pensaba que estaba muerto", dijo el joven de 33 años desde Ikom, en el sur de Nigeria. "Cuando mi madre se enteró del feo incidente, se puso enferma, así que tuve que correr a verla primero".

Aunque Nigeria ha resultado ser un santuario para algunos de los cameruneses, no todos son tan afortunados.

"Viajé [a Abu Dhabi] porque la guerra se estaba volviendo demasiado dura", dijo el ex pastelero Christopher. "Ahora estoy de vuelta [en Camerún], sin ningún lugar al que acudir, ningún lugar al que huir".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines