Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los pasos de Estados Unidos en Afganistán y las lecciones para Palestina

Soldados en Kabul, Afganistán, el 23 de agosto de 2021 [Aykut Karadağ/Anadolu Agency]

Todos los partidos políticos que cooperan con Estados Unidos en nuestra región deben estudiar lo ocurrido en Afganistán. Lo ocurrido en Afganistán es un ejemplo de las políticas de Estados Unidos, de su gestión de las alianzas y de su comportamiento con sus aliados. También es un ejemplo de cómo Washington establece sus prioridades y trata con las partes poderosas.

En 2001, tras el atentado contra las torres del World Trade Center de Nueva York, Washington desarrolló un plan para ocupar Afganistán y afirmó que estaba atacando a una sociedad incivilizada. Los instrumentos políticos y mediáticos estadounidenses y sus aliados trabajaron para distorsionar la imagen de la sociedad afgana y, posteriormente, del movimiento talibán y del Islam.

Estados Unidos ocupó Afganistán y afirmó que construiría allí una sociedad civilizada y democrática.

Washington inició lo que dijo que era la construcción de la sociedad afgana: la creación de administraciones estatales, la formación del ejército y las fuerzas de seguridad, la celebración de elecciones, el pago de fondos para el desarrollo, etc.

Los instrumentos políticos y mediáticos occidentales han presentado a Afganistán como un oasis de civismo y liberalismo. Las sucesivas administraciones estadounidenses han gastado más de 20 años y 2 billones de dólares.

LEER: La victoria de los talibanes ha hecho que los teóricos de la conspiración árabe salgan de la nada

El movimiento de Washington fue universalmente bienvenido y elogiado por las instituciones internacionales, pero la administración estadounidense sorprendió al mundo con su decisión de retirarse de Afganistán.

De repente, Afganistán quedó fuera de la estrategia estadounidense y dejó de formar parte de su proyecto de rehabilitación de sociedades. Washington también abandonó sus objetivos declarados hacia Kabul.

Washington habló con los talibanes sobre el mecanismo de retirada de Afganistán e intentó tranquilizar a sus aliados sobre el futuro de este país. Alabó la capacidad del Estado y del ejército afganos para hacer frente a los acontecimientos.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Sin embargo, en pocas semanas, todo lo que Washington había establecido en Afganistán se derrumbó: las provincias afganas cayeron, las líneas de defensa se derrumbaron, la autoridad del Estado estuvo ausente, el gobierno fue incapaz de hacer frente a los talibanes, el ejército formado por 300.000 soldados que Washington entrenó y equipó, fracasó, al igual que los servicios de seguridad.

Washington se encontró en un dilema, ya que no pudo proteger lo que había establecido en Afganistán y sus instituciones y centros, ni pudo retirar a sus agentes a tiempo. Destruyó el contenido confidencial de su embajada en Kabul.

Todo el proyecto estadounidense en Afganistán ha caído. Esta es una lección de historia para todos aquellos que se alían con Washington.

OPINIÓN: Los crecientes vínculos de Israel con China preocupan a Washington

Washington elevó a sus aliados en Afganistán al más alto nivel, los elogió y gastó dinero en ellos, y luego los abandonó de repente y los dejó a su suerte.

Lo más importante en este caso es que la sociedad afgana se abrió al movimiento talibán y aceptó su visión para deshacerse del ocupante. Acogieron su llegada y facilitaron su control sobre los estados, entregándoles el poder. Por lo tanto, los talibanes avanzaron muy rápidamente y todas las tentaciones estadounidenses cayeron ante la lógica y los intereses de la sociedad.

El proyecto americano-occidental en Kabul fue derrotado, la arrogancia de los ejércitos europeos fue destruida, la OTAN fue derrotada, la teoría occidental que insultaba al Islam y al velo fue derrotada, y la imagen de EEUU fue distorsionada. Además, triunfó el concepto de la libertad del pueblo, el principio de la autodeterminación, la independencia y la soberanía nacional, y se impuso el concepto de la resistencia. Las fuerzas islámicas de la región obtuvieron grandes y evidentes victorias.

Hay muchas lecciones que los palestinos pueden aprender de la situación afgana, y las más importantes son:

  1. No todo lo que viene de Washington es sólido, correcto o coherente. Washington cambia sus planes y modifica su estrategia según sus propios intereses. Se retiró del acuerdo nuclear con Irán, exigió el fin de la guerra en Yemen y habla de retirarse de Siria e Irak.
  2. Una alianza con Washington es una alianza sujeta a la retirada o a la cancelación, según el interés de Washington.
  3. Washington no está sujeto a acuerdos o pactos, ya que maniobra en función de sus necesidades.
  4. El destino de cualquier fuerza política local en nuestro país está ligado a su capacidad de absorber, representar y expresar su sociedad y sus objetivos sin interferencias externas.
  5. A Washington no le importa la suerte de sus aliados ni su futuro. Washington ha abandonado históricamente a muchos de sus aliados.

Quizás estas y otras lecciones sean objeto de revisión en nuestro escenario palestino.

Lo que se requiere hoy en nuestra arena palestina, después de la experiencia estadounidense-afgana, es fortalecer el concepto de unidad nacional, adoptar los intereses del pueblo, unificar la visión hacia la ocupación israelí, confiar más en el proyecto de resistencia, reducir la dependencia de algunos de Estados Unidos y aprender de la derrota del ejército de Kabul y del colapso de las instituciones y dispositivos establecidos por Washington. Hay que dejar que la imagen de los aliados de Washington se escape de verdad.

Es cierto que la visión de Estados Unidos sobre el conflicto en la región y la relación con Israel es diferente a cualquier otro asunto en el mundo, pero también es cierto que los valores de la libertad, la resistencia, la unidad nacional y la independencia siempre triunfan.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestino el 24 de agosto de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines