Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

HRW favorece indirectamente la narrativa colonial y la agresión de Israel

Una mujer coloca en una puerta un logotipo del grupo de derechos estadounidense Human Rights Watch el 21 de enero de 2014 en Berlín [JOHN MACDOUGALL/AFP vía Getty Images].

Hay una gran diferencia en el lenguaje utilizado por Human Rights Watch (HRW) en su informe de abril de 2017, que califica a Israel de haber cometido crímenes de apartheid, y sus informes más recientes de julio y agosto sobre Gaza, que ponen en duda que Israel haya cometido crímenes de guerra en sus ofensivas contra el enclave. Los dos últimos informes destacan que Israel "aparentemente" cometió crímenes de guerra en Gaza en mayo de este año, convirtiendo así los crímenes reales en posibilidades.

Entre sus acciones agresivas contra los palestinos de Gaza, Israel destruyó cuatro edificios de gran altura que albergaban oficinas y familias, infringiendo así el derecho internacional humanitario, que sólo permite atacar objetivos militares. El gobierno israelí ha alegado que Hamás utilizó las estructuras para sus armas, pero no se ha presentado ninguna prueba. HRW también declaró que no encontró "ninguna prueba de que miembros de grupos palestinos implicados en operaciones militares tuvieran una presencia actual o a largo plazo en ninguna de las torres en el momento en que fueron atacadas".

Los ataques de Israel contra los rascacielos han perpetuado otro ciclo de desplazamiento forzoso de palestinos en el enclave, lo que también pone en duda la proporcionalidad de su ataque. Las explosiones y la destrucción también dañaron las viviendas vecinas; en algunos casos, esto supuso su completa destrucción.

LEER: Incluso el amor está prohibido en el apartheid israelí

Si las pruebas visibles -¿y qué puede ser más visible que un bloque de pisos residencial completamente destruido? - indican que se ha cometido un crimen de guerra, ¿por qué HRW promueve indirectamente la narrativa de la "autodefensa" israelí añadiendo "aparentemente" a sus informes detallados?

En cambio, a los cohetes de Hamás lanzados hacia Israel no se les concede el beneficio de la duda, a pesar de que la resistencia contra la ocupación militar es legítima en el derecho internacional. "Lanzar esos cohetes para atacar zonas civiles es un crimen de guerra", afirmaba un informe a principios de este mes. Es mucho más probable que los ataques de precisión de Israel destruyan edificios civiles y, por tanto, constituyan crímenes de guerra, dados los edificios aplastados y el impacto en los bloques vecinos, y sin embargo HRW sigue insistiendo en contribuir a la impunidad israelí.

La medida recuerda a la forma en que la ONU ha normalizado los crímenes de guerra de Israel a nivel internacional, dando así al Estado del apartheid la oportunidad de probar hasta dónde puede llegar en la violación del derecho internacional para adaptarse a su agenda colonial. Una de las principales deficiencias de la ONU es su negativa a considerar las violaciones de Israel desde una perspectiva colonial, seguida de la noción errónea de equivalencia entre el colonizador y el colonizado.

Hasta ahora, sólo la Corte Penal Internacional (CPI) ha denunciado claramente los crímenes de guerra de Israel. La ONU no ha seguido su ejemplo y ha respaldado las investigaciones preliminares de la CPI, creando así una disonancia en la comunidad internacional, que Israel puede explotar mediante su presión sobre los líderes mundiales y su politización de las investigaciones.

Ya es una parodia de justicia que las organizaciones de derechos humanos tengan que depender de organizaciones corruptas como la ONU para dar a conocer sus conclusiones. Sin embargo, si informes como los recientes de HRW aplican el mismo discurso que la ONU utiliza habitualmente para promover la impunidad de Israel, ¿qué papel están cumpliendo las organizaciones de derechos humanos? Promover la narrativa de la ONU cuando se trata de los derechos humanos coarta cualquier posibilidad de justicia para el pueblo palestino cuyas vidas han sido destruidas en Gaza sobre la base de afirmaciones infundadas hechas por Israel.

LEER: La ONU sólo está "profundamente preocupada" por proteger a Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines