Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El paso fronterizo de Rafah y su angustioso proceso para los palestinos de Gaza

El viaje de El Cairo a Rafah puede durar hasta tres días debido a los controles regulares y las repetidas inspecciones de equipaje. "Los funcionarios egipcios no muestran ningún respeto, ni siquiera por los pacientes o los ancianos".

El joven Ayman Adly se graduó en la Facultad de Farmacia de la Universidad Al Azhar de Gaza en 2009. Debido al alto nivel de desempleo resultante del asedio dirigido por Israel y las repetidas ofensivas militares lanzadas contra el enclave costero por Israel, no pudo encontrar ningún trabajo.

"Me conecté a Internet y seguí decenas de cuentas de redes sociales y páginas especializadas en poner en contacto a quienes buscaban trabajo con empleadores en el extranjero", me dijo. "No tardé en ser preseleccionado para una entrevista. La empresa me preguntó si podía trabajar en los EAU y dije que sí. Ahí empezaron las dificultades".

Su siguiente obstáculo fue el paso fronterizo de Rafah, la única salida al mundo para la mayoría de los palestinos de la Franja de Gaza desde 2007. Para utilizar el paso, necesitaba un pasaporte, así que completó debidamente toda la documentación requerida y presentó su solicitud. La Autoridad Palestina en Ramallah tardó dos meses en expedir el pasaporte.

"El pasaporte fue expedido en 2009 y caducó en 2014", dijo. "El segundo se expidió al cabo de dos semanas en 2015 y caducó en 2020". Solicitó inmediatamente un tercero y lo obtuvo en una semana. Así pues, Adly ha tenido tres pasaportes, ninguno de los cuales ha utilizado para viajar.

"Con el primer pasaporte en la mano, fui al paso fronterizo de Rafah y, tras pasar unas 20 horas en una sala de inmigración muy abarrotada en el lado egipcio, un funcionario me llamó por mi nombre, me devolvió el pasaporte y me dijo que mi nombre estaba en la lista negra y que tenía prohibido entrar en Egipto o pasar por él."

LEER: Egipto impedirá que los empleados no vacunados accedan a sus puestos de trabajo a partir de octubre

En esa breve frase, el funcionario egipcio acabó con las esperanzas de Adly de llegar a su nuevo trabajo en los EAU. Seguirá intentándolo, me dijo, pero necesitará mucha paciencia.

Según el Ministerio del Interior palestino en Gaza, hay más de 27.000 personas registradas que necesitan viajar a través del paso de Rafah. Las autoridades egipcias sólo permiten que pasen 350 personas por la sala pública y unas 100 por la sala VIP diariamente cuando el paso está abierto (hay cierres frecuentes). Los que necesitan viajar necesitan meses para pasar por Rafah.

"El número de personas que quieren viajar aumenta constantemente", explicó Iyad Al-Bozom, portavoz del Ministerio del Interior. "Hemos pedido a los egipcios que aumenten la cuota diaria de personas que pueden pasar". La petición ha caído obviamente en saco roto.

Hace cinco años, el ejército egipcio creó la empresa Ya Hala para el turismo y los viajes. Organiza viajes VIP para los palestinos de Gaza que pueden pagar. Al principio, trabajaba entre bastidores. Tras las protestas de la Gran Marcha del Retorno de 2018 y los entendimientos alcanzados entre Israel, Egipto y los grupos de resistencia palestinos de Gaza, el paso se abrió regularmente y esta empresa empezó a trabajar abiertamente.

El paso fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto, 19 de agosto de 2021

Llegó a acuerdos con empresas de viajes de Gaza que empezaron a promocionar sus servicios. Las autoridades egipcias construyeron una sala de inmigración especial para sus clientes.

Hatem, que no quiso dar su segundo nombre, es agente de una empresa de viajes y turismo con sede en Gaza. "Registramos entre 100 y 150 pasajeros VIP al día", dijo. "Realizamos controles de seguridad a cada uno de ellos por 100 dólares. Si la persona no está en la lista negra, pagará entre 400 y 5.000 dólares por el paso por el lado egipcio del cruce y un taxi hasta El Cairo".

LEER: Las fuerzas palestinas detienen a un alto dirigente de la Yihad Islámica en Ramala

Estos VIP están exentos de más controles de seguridad y los taxis los llevan desde el cruce directamente a El Cairo. No se detienen en ninguno de los controles militares y su equipaje no es inspeccionado. El viaje a El Cairo sólo dura seis horas, siete u ocho como máximo. "Todo el dinero que cobramos va a parar a empresas egipcias, seguramente dirigidas por el ejército", señala Hatem. "Nosotros sólo recibimos alguna comisión".

La gente como Ayman Adly, sin embargo, no tiene suficiente dinero para pagar tanto para pasar por Rafah como VIP. Él y los que son como él pueden esperar años para viajar.

Los que llegan a la sala de inmigración egipcia pueden esperar mucho tiempo; las 20 horas de Adly no son infrecuentes. Los Servicios de Seguridad Nacional de Egipto interrogan a muchos sobre sus afiliaciones políticas y sus actividades políticas y religiosas.

Sameer Abu Jazar acaba de regresar a Gaza desde Qatar. Describe su viaje de El Cairo a Gaza como "el camino al infierno". Todos los viajeros que no son VIP tienen que soportar el sol ardiente durante 12 horas en el puesto de control de Al-Faradan, cerca del Canal de Suez.

Palestinos esperan para cruzar el cruce de Rafah entre Gaza y Egipto, 19 de agosto de 2021.

"Las fuerzas de seguridad egipcias inspeccionan el equipaje de los palestinos y confiscan casi todos los dispositivos electrónicos, incluidos los ordenadores portátiles y los móviles", explicó Abu Jazar. "Sólo dejan un móvil por viajero y a veces no dejan ningún portátil. Confiscan perfumes y muchas otras cosas. A veces, confiscan comida".

Esperó con otros cientos de personas desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche al aire libre. No hay refugio y las instalaciones son escasas. "No hay baños. Si lo necesitas tienes que alejarte, encontrar un lugar un poco apartado y hacer lo que tengas que hacer allí".

El viaje de El Cairo a Rafah puede durar hasta tres días debido a los controles regulares y las repetidas inspecciones de equipaje. "Los funcionarios egipcios no muestran ningún respeto, ni siquiera por los pacientes o los ancianos", afirma Abu Jazar.

Eso es lo que les espera a los palestinos que desean viajar desde Gaza a través del paso fronterizo de Rafah. Es un camino doloroso, pero que deben soportar si esperan conseguir un vuelo que les lleve a su lugar de estudio, tratamiento o nuevo empleo.

"Si tuviera alguna alternativa para volver a Gaza", concluye Abu Jazar, "la habría tomado. Cualquier cosa tiene que ser mejor que el modo infernal en que nos tratan los egipcios. Cualquier cosa".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines