Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Problemas de relaciones públicas de Israel y la Autoridad Palestina

Manifestantes palestinos protestan en la ciudad de Ramallah, en la Cisjordania ocupada, el 17 de julio de 2021, denunciando a la Autoridad Palestina (AP) tras la muerte del activista Nizar Banat mientras estaba bajo custodia de las fuerzas de seguridad de la AP [ABBAS MOMANI/AFP via Getty Images].

El periódico liberal sionista Haaretz escribió esta semana un titular especialmente irritante: "Después de una serie de muertes, el jefe de las FDI insta: Reducir los disparos contra los palestinos", decía.

En el propio artículo, la despreocupación con la que la publicación de Tel Aviv describe los frecuentes disparos "por error" a palestinos desarmados en Cisjordania y Gaza es francamente exasperante.

No se puede imaginar la misma pasividad en un informe de la prensa israelí sobre israelíes -incluso soldados israelíes- asesinados por palestinos.

El diario israelí explicaba en el artículo que el jefe del Estado Mayor del Ejército había pedido a sus oficiales "reducir el número de disparos contra palestinos por parte de los soldados en Cisjordania" porque la cosa empieza a estar muy mal.

"Reducir" el número de disparos, no dejar de matar a palestinos inocentes por completo. Esto es tan típico del criminal ejército israelí, que siempre tiene un ojo puesto en las relaciones públicas internacionales.

También sospecho que los jefes del ejército tienen un segundo ojo puesto en su aliado local más cercano: la Autoridad Palestina (AP).

LEER: Los lobbies en el Partido Conservador británico ilustran los oscuros vínculos con las alianzas del Golfo con Israel

Mucha gente en Occidente -incluso dentro del movimiento de solidaridad con Palestina- no parece entender que, a pesar de su nombre, la AP no actúa en interés de los palestinos. Más bien, es un complemento de la ocupación israelí. La AP protege a Israel todos los días.

Sus fuerzas armadas -por diseño, tanto en la teoría como en la práctica- no tienen absolutamente ninguna autoridad para actuar contra los israelíes que dañan, atacan o incluso matan a los palestinos en Cisjordania. Las fuerzas de la AP deben evacuar inmediatamente cualquier zona de Cisjordania en la que estén desplegadas, según el capricho de los comandantes israelíes.

Las fuerzas armadas de la AP, por tanto, sólo actúan contra los propios palestinos. Como ejemplo, tomemos la más reciente guerra israelí contra la población de la Franja de Gaza en mayo.

Durante esta oleada de violencia israelí contra los palestinos de toda la Palestina histórica, vimos una unidad casi sin precedentes entre los palestinos de todas partes: en Jerusalén, en Gaza, en los territorios ocupados en 1948 también conocidos como "Israel", e incluso en el extranjero. La diáspora palestina desempeñó un importante papel de liderazgo en la movilización de manifestaciones masivas en todo el mundo.

También en Cisjordania hubo un apoyo popular masivo al levantamiento de unidad. Pero no hubo protestas verdaderamente masivas, simplemente porque las fuerzas de la AP impidieron que se produjeran.

Las protestas populares masivas en Cisjordania contra los asentamientos o los soldados israelíes se habrían visto impedidas por la violencia de las propias fuerzas de la AP, y todo el mundo lo sabía, por lo que en su mayoría no se molestaron.

Los palestinos deben asegurarse de que Nizar Banat no murió en vano - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Para comprobarlo, basta con ver la reciente violencia de la AP contra los palestinos en Cisjordania. El popular activista palestino Nizar Banat -padre de familia y candidato a las elecciones que el líder de la AP, Mahmoud Abbas, canceló recientemente- murió tras una detención brutalmente violenta por parte de las fuerzas de la AP a finales de junio.

Los partidarios de Banat afirman que la muerte bajo custodia policial fue un asesinato deliberado y planificado por los elementos más brutales de la AP, que se niegan a tolerar cualquier crítica o disidencia.

Banat, que difundía sus opiniones a través de vídeos en su popular página de Facebook, era un crítico acérrimo de la "coordinación de la seguridad", la política más importante de la AP: la colaboración con el ejército israelí.

A lo largo de la historia de la AP, desde su misma creación en los Acuerdos de Oslo de 1993, la colaboración violenta con el enemigo israelí ha sido la razón de ser de lo que en sus primeros años fue llamado la "entidad palestina" por los diplomáticos occidentales.

LEER: ¿Dejará alguna vez el ejército israelí de matar palestinos?

Por eso, importantes intelectuales y líderes palestinos, como George Habash, Joseph Massad y el difunto y gran Edward Said, se opusieron a Oslo desde el principio. Said lo llamó célebremente "el Versalles palestino", ya que era el principal instrumento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) para rendirse al enemigo.

Con la autoridad de la AP entre los palestinos ya en punto de ruptura, no es de extrañar que los mandos del ejército israelí empiecen a preocuparse por las apariencias. Es mucho mejor que la AP mate a los palestinos resistentes -como Banat- que las fuerzas israelíes se arriesguen a hacerlo ellas mismas. Tener subcontratistas palestinos ayuda a desviar la atención y la culpa, proporcionando un útil amortiguador entre la ocupación israelí y la población palestina de Cisjordania.

Si mueren demasiados palestinos a la vez, el dique puede empezar a romperse. Cada vez es más difícil justificar la existencia de la AP si Israel es libre de masacrar a los palestinos a su antojo.

Estos son los cínicos cálculos de las autoridades del ejército israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines