Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los pescadores de Gaza están entre la espada y la pared

"La vida de un pescador es siempre dura, en todas partes, pero bajo la ocupación militar de Israel es aún más dura".

Samya y Omayya Abu Watfa perdieron a su padre hace once años. Se están preparando para el nuevo curso en la universidad, donde Samya estudia química y Omayya seguridad alimentaria. Cada una necesita entre 1.100 y 1.200 dólares para los gastos de matrícula, pero dependen de su hermano Mohammad, de 33 años, que es pescador. Eso significa que el dinero escasea.

"Ha estado trabajando día y noche para mantenernos a nosotros, a nuestra madre y a nuestros tres hermanos", me dijo Samya. Mohammad es nuestro hermano, nuestro padre, todo para nosotros". También tiene que pensar en su propia familia: su mujer y sus cuatro hijos.

Mohammad Abu Watfa heredó su barco de su padre cuando tenía 22 años. Dejó la universidad para trabajar y mantener a su familia. "Trabajé con mi padre cuando estaba vivo, incluso mientras estudiaba. Él quería que me convirtiera en ingeniero, pero no podía trabajar y continuar mis estudios".

Nizar Ayyash

Como todos los demás pescadores de Gaza, Abu Watfa estaría contento con su trabajo -aunque es muy duro- si no fuera por las restricciones impuestas por Israel y las violaciones diarias contra ellos por parte de la marina israelí.

El jefe del Sindicato de Pescadores de Gaza señaló que la ocupación israelí ha impuesto un estricto bloqueo terrestre, aéreo y marítimo a la Franja de Gaza desde 2006. "Esto hace insoportable la vida de más de dos millones de personas en Gaza", dijo Nizar Ayyash. "La pesca es uno de los sectores más afectados por el bloqueo. Más de 4.500 pescadores, que en conjunto tienen unos 50.000 dependientes, han vivido y trabajado bajo una presión y un estrés extremos debido a las medidas israelíes relacionadas con el bloqueo."

Según los Acuerdos de Paz de Oslo firmados en 1993 entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina, los palestinos deberían tener acceso sin restricciones para pescar hasta 20 millas náuticas de la costa de Gaza. Sin embargo, nunca se les ha permitido aventurarse más allá de 16 millas. Normalmente, están restringidos a 12 millas; a menudo es mucho menos.

La semana pasada, por ejemplo, la marina de ocupación israelí redujo la zona de pesca a seis millas náuticas en respuesta a lo que Israel dijo que era el lanzamiento de globos incendiarios desde Gaza hacia Israel. Luego se volvió a ampliar a 12 millas náuticas. Este ha sido el juego israelí con los pescadores palestinos desde 2005. En ocasiones, el Estado ocupante prohíbe la pesca durante días o semanas con los pretextos más endebles.

"Desde 2007", dijo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en un informe reciente, "Israel ha mantenido una zona de pesca fluctuante como parte de su política de "zona de amortiguación" marítima -es decir, las áreas militares prohibidas impuestas unilateralmente por Israel en aguas palestinas- que a menudo prohíbe completamente la pesca a los palestinos."

Mohammad Abu Watfa

La pesca siempre ha sido un trabajo peligroso para hombres como Abu Watfa, que se juega la vida para llevar la comida a casa. "A veces hay peces a unas 15 millas de la costa. Si queremos pescarlos tenemos que ir más allá y conducirlos hacia la orilla. Cuando lo hacemos, la marina israelí nos persigue, nos dispara y nos prohíbe pescar".

La UNOCHA señaló que "a lo largo de los años, los ataques ilegales e injustificados de Israel -que incluyen fuerza letal y otros tipos de fuerza excesiva, detenciones arbitrarias y la confiscación y destrucción de embarcaciones y otros materiales de pesca- y las restricciones punitivas contra los pescadores palestinos, han convertido la pesca en la costa de Gaza en un riesgo para la vida y la seguridad y han empujado a la comunidad pesquera a la pobreza extrema."

Estas prácticas, añadió la ONU, forman parte de la actual política de cierre de Israel sobre la Franja de Gaza. "Esto equivale a un castigo colectivo ilegal contra los más de dos millones de residentes palestinos, y forman parte de las prácticas, leyes y políticas que constituyen el régimen de apartheid de Israel contra el pueblo palestino".

Bilal Bashir, de 42 años, trabaja junto a otros diez pescadores en el mismo barco. Se queja de las repetidas agresiones israelíes contra ellos. "A veces, Israel decide reducir la zona de pesca mientras estamos en el mar. Sólo nos enteramos de la restricción cuando la marina abre fuego contra nosotros o los marineros nos gritan por los altavoces".

Su barco ha sido alcanzado varias veces por el fuego israelí. En marzo de 2015, recuerda con amargura, murió su compañero Tawfiq Abu Riala, de 32 años. "Nos sorprendió y pedimos ayuda cuando Tawfiq fue alcanzado. En lugar de ayudarnos, la marina detuvo a otros dos hombres".

LEER: Israel lleva a cabo 3 demoliciones a gran escala en Cisjordania

El último incidente de este tipo fue en febrero de 2018. Las fuerzas de ocupación explicaron lo sucedido: "Un barco sospechoso [sic] salió de la zona de pesca frente al norte de la Franja de Gaza, con tres sospechosos en él [lo que llevó a los marineros israelíes a realizar] el protocolo de detención, que incluyó llamadas [para que se detuvieran], disparos de advertencia al aire y disparos al propio barco... Como resultado de los disparos, uno de los sospechosos resultó gravemente herido y más tarde murió a causa de sus heridas."

La pesca es un negocio caro. Un día en el mar puede costar hasta 1.500 dólares para un barco con diez pescadores a bordo. "Cuando navegamos 15 millas náuticas, nuestras capturas apenas pueden cubrir los gastos", señala Kinan Baker, de 27 años. "Cuando la zona de pesca se reduce a seis millas náuticas, tenemos grandes pérdidas porque las capturas no cubren nuestros gastos".

Ayyash describió la industria pesquera como el sector más vulnerable bajo el asedio de la ocupación israelí impuesto a Gaza. "Israel se aprovecha de todo para presionar a la resistencia palestina. Esto [el castigo colectivo] es una clara violación del derecho internacional". El jefe del sindicato pidió que el mundo presione a Israel para que deje de poner en peligro la vida y el sustento de los pescadores por razones políticas o de seguridad.

"Los castigos colectivos equivalen a crímenes de guerra y, como parte de una política generalizada o sistemática, a crímenes contra la humanidad, y son los principales responsables del deterioro de la situación humanitaria en Gaza", añadió el Centro de Derechos Humanos Al Mezan.

Kinan Baker

En junio del año pasado, el Banco Mundial dijo que "la pesca es una fuente vital de empleo, con más de 100.000 personas que se benefician del sector". Además de los pescadores y sus familias, nombraba como beneficiarios de la industria a minoristas, propietarios de restaurantes, operadores de criaderos y transportistas de pescado. "Sin embargo, el mar no es tan abundante como antes. Los habitantes de Gaza no pueden depender de su propio pescado, y a veces ni siquiera pueden permitírselo. La mayoría de las familias de pescadores son pobres, y sus ingresos son cada vez menos fiables a medida que los ecosistemas marinos siguen degradándose."

La vida de un pescador siempre es dura, en todas partes, pero bajo la ocupación militar de Israel es aún más dura. Los pescadores de Gaza están atrapados entre la roca de la ocupación y el duro lugar de las dificultades económicas.

Categorías
EntrevistasIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines