Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un informe parlamentario revela los vínculos de una universidad británica con un "centro de tortura" en Bahréin

Universidad de Huddersfield [Adrian Jones/Flickr]

Las afiliaciones de una universidad británica a una institución bahreiní acusada de abusos contra los derechos humanos han sido puestas de manifiesto en un informe parlamentario a raíz del alegato de un niño de 11 años que insistió en que su padre, actualmente condenado a muerte, es inocente.

Según el Yorkshire Post, un informe del Grupo Parlamentario de Todos los Partidos sobre Democracia y Derechos Humanos en el Golfo reveló que los organismos de vigilancia de los derechos humanos financiados por los contribuyentes británicos en Bahréin habían encubierto denuncias de tortura, una de las cuales condujo a la condena del padre del niño, Mohammed Ramadhan. En el alegato de su hijo Ahmed, incluido en el informe, se afirma que su padre está esperando la sentencia de muerte "por un crimen que no cometió".

La Universidad de Huddersfield se ha enfrentado a principios de este año a las peticiones de 40 diputados de distintos partidos y de sus homólogos, presionando a la universidad para que cierre un programa de máster que imparte actualmente en la Real Academia de Policía de Bahréin, después de que salieran a la luz "múltiples denuncias" de que el mismo edificio se ha utilizado para torturar a disidentes políticos. El personal y los estudiantes de la universidad también han exigido que se elimine el curso "inmediatamente", calificando de "repudiables" los vínculos de la universidad con la tortura.

En el prólogo del informe, el diputado Brendan O'Hara y Lord Scrivern afirmaron: "Habiendo conocido personalmente a víctimas como Ahmed Ramadhan, el hijo de 11 años de un condenado a muerte bahreiní, es espantoso ver cómo el gobierno británico obstruye una y otra vez los esfuerzos para poner fin a las violaciones".

LEER: Haftar asesina a los líderes de las milicias para borrar sus vínculos con los crímenes de guerra

"El padre de Ahmed, Mohammed, podría ser ejecutado en cualquier momento sin apenas avisar a su mujer y sus tres hijos, a pesar de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido su liberación inmediata y una indemnización."

Citando al Consejo Internacional para la Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura, el informe concluía que la Unidad de Investigaciones Especiales, financiada por Gran Bretaña y encargada de investigar los abusos contra los derechos humanos, presentaba "graves deficiencias" y no cumplía "las normas profesionales mínimas ni las normas jurídicas mínimas".

Sin embargo, un portavoz de la Universidad de Huddersfield defendió el funcionamiento del programa de maestría en Ciencias de la Seguridad, argumentando que estaba "en línea con la misión defendida por el gobierno del Reino Unido" y que el curso de maestría estaba destinado a ayudar a equipar y modernizar las prácticas y los métodos policiales bahreiníes.

Tras la negativa de la universidad a suspender el curso, Sayed Ahmed Alwadaei, director de Incidencia Política del Instituto Bahreiní para los Derechos y la Democracia (BIRD), declaró: "A pesar de la gravedad de las acusaciones de tortura contra su socio comercial, la dirección de la universidad ha optado por esconder la cabeza en la arena mientras sigue beneficiándose de su acuerdo tóxico con Bahréin."

El curso se lleva a cabo desde abril de 2018, cuando su antiguo canciller, el príncipe Andrés, visitó Bahréin. Sin embargo, el duque de York renunció al cargo en noviembre de 2019 tras las crecientes críticas por sus acusaciones de abuso sexual y sus vínculos con el delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein.

Categorías
BahrainEuropa y RusiaNoticiasOriente MedioReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines