Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La desesperada campaña de lobby de los EAU se desvela en el caso del "agente extranjero" de EE.UU.

Thomas Barrack [Twitter]

Un estrecho colaborador del expresidente estadounidense Donald Trump fue declarado no culpable de trabajar como agente extranjero para los Emiratos Árabes Unidos. El multimillonario inversor, de 74 años, fue acusado la semana pasada de conspiración, obstrucción a la justicia y de hacer múltiples declaraciones falsas al FBI, en un caso que probablemente arroje luz sobre el implacable impulso de Abu Dhabi para dar forma a la política estadounidense en la región.

Thomas Barrack se declaró no culpable durante su primera comparecencia ante el tribunal en la ciudad de Nueva York. "Como era de esperar, el sistema está funcionando... todos verán que soy 100% inocente", se dice que dijo Barrack al salir del tribunal.

Barrack fue liberado la semana pasada con una fianza de 250 millones de dólares tras llegar a un acuerdo con los fiscales federales. También se le ordenó entregar su pasaporte y llevar una pulsera en el tobillo.

Los fiscales advirtieron que podía suponer un riesgo de fuga, ya que tiene acceso a aviones privados, ciudadanía libanesa y "profundos y antiguos lazos con países que no tienen tratados de extradición con Estados Unidos", informó The Independent.

Matthew Grimes, antiguo ejecutivo de la empresa de Barrack, y el ciudadano de los EAU, Rashid Sultan Rashid Al Malik Alshahhi, también fueron acusados de intentar promover ilegalmente los intereses del gobierno de los EAU utilizando las conexiones de Barrack para influir en funcionarios y en apariciones en los medios de comunicación. También habrían promovido la candidatura de una persona favorecida por los EAU como embajador de Estados Unidos en Abu Dhabi.

Grimes se ha declarado inocente de los cargos, mientras que Alshahhi, de 43 años, sigue en libertad, según la BBC.

Los detalles del caso de Barrack han abierto una ventana a lo que los analistas ven como un período de diplomacia estadounidense libre bajo la era Trump que coincidió con un esfuerzo agresivo de los EAU y otras naciones de Oriente Medio para ganar influencia en Washington después de años de relaciones irritables con el ex presidente estadounidense Barack Obama.

Los EAU, en particular, han cobrado notoriedad en los últimos años por la forma en que supuestamente han tratado de ganar influencia en Estados Unidos. Un informe publicado en 2019 reveló que el aparato de influencia de los EAU involucró a 20 empresas estadounidenses que recibieron 20 millones de dólares. Decía que la operación de influencia de Abu Dhabi se dirigía a legisladores, organizaciones sin ánimo de lucro, medios de comunicación y grupos de reflexión como parte de un esfuerzo por mejorar la imagen de los EAU, un aliado clave de Arabia Saudí.

LEER: Israel congela un importante acuerdo petrolífero con los Emiratos Árabes

Los detalles del papel de Barrack en el cabildeo en nombre de Abu Dhabi han sido obtenidos por el Financial Times a través de entrevistas con funcionarios y personas de su círculo. El FT dijo que había revisado cientos de páginas de testimonios, documentos y análisis hechos públicos por los comités del Congreso en los últimos dos años, para dar cuenta del presunto trabajo de lobby en nombre de un Estado extranjero.

Conseguir que EE.UU. se ponga del lado de los EAU en relación con el bloqueo de Qatar por parte de los Estados del Golfo, fue uno de los temas que el FT trató en el caso de los presuntos grupos de presión. Al parecer, cuando algunos funcionarios estadounidenses esperaban que una cumbre con los líderes de Oriente Medio en Camp David, a las afueras de Washington, pudiera resolver un conflicto que enfrentaba a los socios de EE.UU. en el Golfo, Abu Dhabi trató de impedir dicha cumbre para mantener la presión sobre Doha. Supuestamente, Barrack trató de ayudar insistiendo en que Trump no siguiera adelante con la reunión.

El pasado mes de julio, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) respaldó a Qatar en la disputa con sus cuatro vecinos que impusieron un bloqueo aéreo contra Doha en 2017. Doha había presentado una denuncia ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en octubre de 2017, cuatro meses después de que comenzara el boicot, argumentando que Arabia Saudí, Baréin, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos habían violado la convención internacional sobre el libre paso de aviones de pasajeros por el espacio aéreo extranjero.

Conseguir la prohibición de los Hermanos Musulmanes también ocupaba un lugar destacado en la agenda de los EAU. El 23 de enero de 2017, según los fiscales, Alshahhi le habló a Grimes de una "gran oportunidad" para que Estados Unidos incluyera a la Hermandad en la lista de organizaciones terroristas, mientras Trump estaba en el poder. Al parecer, la administración Trump consideró la posibilidad de hacerlo, pero no calificó a la Hermandad de organización terrorista.

Categorías
Emiratos Árabes UnidosNoticiasOriente MedioSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines