Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es necesario abordar las variantes de Covid-19 de las que tanto se habla

Manifestantes que se oponen a las restricciones de bloqueo por el coronavirus y a las medidas relacionadas, incluyendo el uso de máscaras y la posible introducción de "pasaportes de vacunas" contra el covid-19 para ciertos entornos, se reúnen para la marcha "Unidos por la Libertad" en la Plaza del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 29 de mayo de 2021. [David Cliff - Agencia Anadolu]

¿Recuerdas los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU? Si no es así, no eres el único. Estos ambiciosos objetivos incluían la erradicación de la "pobreza extrema y el hambre", la "lucha contra las enfermedades mortales" y la "reducción de la mortalidad infantil en todo el mundo". Resultaron ser otro gesto vacío que, como era de esperar, no sirvió de mucho sobre el terreno, donde la pobreza, el hambre, las enfermedades letales y la mortalidad infantil hacen estragos.

Aunque los arquitectos del proyecto tenían buenas intenciones al esforzarse por cumplir el plazo de 2015, la falta de una verdadera solidaridad internacional hizo que su encomiable programa fuera simplemente imposible.

Lamentablemente, cualquier diferencia positiva que se haya logrado se está desvaneciendo rápidamente, no por la pandemia de Covid-19 que sigue asolando el mundo, sino por la egoísta y desordenada respuesta internacional al coronavirus.

Como era de esperar, los más vulnerables son los primeros en sufrir. Según un informe del 15 de julio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que "23 millones de niños no recibieron las vacunas básicas a través de los servicios de inmunización de rutina en 2020, 3,7 millones más que en 2019."

No debe sorprender que la mayoría de estas crisis sanitarias en curso se produzcan en el hemisferio sur. La India, por ejemplo, que ha experimentado un número devastadoramente alto de muertes por Covid-19, se queda atrás en términos de inmunización contra otras enfermedades igualmente mortales. Más de tres millones de niños del segundo país más poblado del mundo no recibieron el año pasado la primera dosis de DTP-1, la vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.

Aunque el culpable obvio puede parecer el Covid-19, en realidad no es la pandemia en sí la que ha acelerado esta peligrosa tendencia. "La pandemia de Covid-19 y las interrupciones relacionadas con ella nos han hecho perder un valioso terreno que no podemos permitirnos, y las consecuencias se pagarán en las vidas y el bienestar de los más vulnerables", advirtió Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF.

LEER: Arabia Saudí permitirá la Umrah a partir del domingo

En la práctica, esto significa que, incluso cuando la actual pandemia se convierta en un recuerdo, millones de personas de países pobres o relativamente pobres seguirán pagando el precio de esta imperdonable mala gestión de la sanidad mundial.

Cuando la OMS declaró en marzo de 2020 que el Covid-19 era oficialmente una "pandemia", muchos intelectuales mundiales idealizaron la idea de que tenía el potencial de acercarnos. Un año y medio después, sabemos que esas grandes esperanzas eran ilusiones. En todo caso, la pandemia ha profundizado -y puesto de relieve- no sólo las desigualdades globales existentes, sino también el completo desprecio del Sur más pobre y fácilmente explotado por el Norte más rico y neocolonial.

El coronavirus se propaga en el Medio Oriente - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

En un exhaustivo informe de investigación titulado "Vaccine inequity: Inside the cutthroat race to secure doses", Associated Press reveló el 18 de julio el alcance de la injusta distribución internacional de las vacunas Covid-19. "Canadá ha conseguido más de 10 dosis por cada residente", por ejemplo, mientras que "la tasa de vacunación de Sierra Leona apenas superó el 1% el 20 de junio".

El mismo paradigma inquietante se aplica en otros lugares. Mientras que Gran Bretaña, la Unión Europea y EE.UU. han producido o adquirido múltiples vacunas para cada persona, Omán, Honduras, Bangladesh y Zimbabue se sitúan firmemente al final de la lista de "adquisición de vacunas".

El tan celebrado COVAX, un proyecto internacional defendido por la OMS y otros para suministrar miles de millones de vacunas Covid-19 a los países más pobres en 2021-22, ha demostrado ser un proceso mucho más lento de lo que se había previsto. Las naciones ricas que se han comprometido a suministrar al programa las dosis necesarias parecen estar más preocupadas por almacenar o vender el excedente de vacunas al mejor postor.

También existe el problema de la desigualdad de ingresos existente y la corrupción generalizada en gran parte del Sur. Esto hace que el acceso a las pocas vacunas disponibles sea casi imposible para las comunidades más pobres.

Según un informe de 2019 de la Base de Datos de Desigualdades Mundiales, la desigualdad de ingresos en África es la más alta del mundo, donde la renta media del 10% más alto es casi 30 veces superior a la del 50% más bajo. Es casi seguro que los que se encuentran en la franja de ingresos altos serán los primeros en acceder a las escasas dosis de vacunas disponibles, mientras que los que se encuentran en la parte baja del escalafón probablemente tendrán que esperar años para recibir vacunas que les salven la vida.

La desigualdad sanitaria en el mundo no es nada nuevo, pero la pandemia de Covid-19 nos ha ofrecido un escenario poco frecuente y vivo de lo que significa esta desigualdad sobre el terreno. Ahora es fácil comprender que los viejos y manidos objetivos del milenio de la ONU nunca fueron realmente posibles en el marco político actual. A pesar de unas intenciones sin duda sinceras -aunque, en última instancia, poco realistas-, el proyecto era una mezcla de propaganda política y retórica vacía.

Resulta alucinante que, a pesar de que millones de personas han perecido a causa de la pandemia de Covid-19 y de que, por primera vez en seis décadas, las tasas de esperanza de vida han descendido significativamente en todo el mundo, las vacunas sigan siendo consideradas una mercancía en una economía de mercado mundial competitiva. Aunque el destino de millones de personas depende de la disponibilidad de las vacunas, éstas siguen estando sometidas a las inhumanas reglas económicas de la oferta y la demanda.

Mientras muchos se afanan en medir las posibles repercusiones futuras de la pandemia en términos de producción económica, esperanza de vida y cosas por el estilo, es fundamental que consideremos otros factores que seguramente se derivarán de esta insoportable desigualdad: revoluciones, migraciones masivas y hambrunas. Estas son las otras "variantes" de Covid-19, de las que se habla poco, y que hay que abordar con urgencia.

LEER: Peregrinos vacunados se reúnen para el Hach mientras las restricciones de la COVID limitan el número de asistentes

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónCoronavirusOrganizaciones InternacionalesOriente MedioReportajes y AnálisisUN
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines