Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La clave de la estabilidad política en Gaza es aprovechar su potencial económico

Fotos de niños, que perdieron la vida en los ataques de Israel contra Gaza, se exhiben en los escombros de la casa de la familia Es-Sekka en Khan Yunis, Gaza, el 19 de junio de 2021 [Ashraf Amra / Agencia Anadolu].

En los últimos años, la Franja de Gaza sólo ha conocido tres órdenes periódicas: destruir, reconstruir, repetir. Sin embargo, el enclave tuvo una vez una próspera economía orientada a la exportación con activos que siguen ofreciendo el potencial de prosperidad. Con recursos naturales, tanto en el interior como en el exterior, Gaza se encuentra en la encrucijada entre Europa y Asia, y su población de jóvenes -a pesar de todo lo que se les ha privado- posee una resistencia inigualable y un espíritu altamente emprendedor. Con una economía en gran medida desaparecida y una población empobrecida que depende casi por completo de la ayuda exterior, la estabilidad interna, la unidad palestina y la solidez regional se han convertido en perspectivas aparentemente inviables. Sin embargo, si se levantara el bloqueo, se reabriera Gaza al comercio, se reconstruyeran sus puertos y aeropuertos y se permitiera a sus habitantes circular libremente, la economía del enclave costero podría no sólo reactivarse, sino florecer.

El bloqueo fue impuesto a Gaza por la ocupación israelí en 2007. Ha impedido la libertad de circulación de todas las personas y mercancías dentro de la región, desencadenando catástrofes de salud pública que hacen que la zona esté al borde de ser inhabitable. Estas condiciones inhumanas han hecho que se hable de Gaza como la "mayor prisión al aire libre del mundo". Para los palestinos que viven en Gaza, incluso las actividades económicas básicas están fuera de su alcance.

Israel ha limitado o denegado la entrada de todos los materiales que considera de "doble uso", lo que significa que podrían utilizarse para fines civiles, como la reconstrucción, así como para la fabricación de armas. En consecuencia, se ha restringido en gran medida la importación de cemento, madera, hierro y muchos otros bienes esenciales para la reconstrucción de la infraestructura de Gaza. Estas importaciones son aún más críticas con los frecuentes e implacables ataques militares del Estado de ocupación contra los civiles y sus propiedades. No sólo se destruyen casas y personas, sino también fábricas, industrias, comercios y tierras de cultivo.

Hace dos meses, durante el bombardeo de 11 días de Israel sobre Gaza, más de 200 instalaciones industriales y comerciales resultaron dañadas. Tanto durante como después del bombardeo, las autoridades de ocupación israelíes aumentaron las restricciones y prohibiciones a las importaciones en Gaza, así como a las exportaciones. De este modo, el ya prodigioso número de desafíos a los que se enfrenta diariamente la población de la Franja no hace más que aumentar.

LEER: Un muerto y 10 heridos en una explosión en un mercado de la ciudad de Gaza

En lugar de abordar el bloqueo directamente y desde el principio, Estados Unidos y los donantes internacionales han gastado energía en tratar de expiar las consecuencias de la destrucción de la Franja por parte de Israel. Tras el alto el fuego negociado por Egipto entre Hamás y el Estado ocupante el 21 de mayo, la administración estadounidense se comprometió a proporcionar ayuda humanitaria a Gaza y a contribuir al proceso de reconstrucción. Desde entonces, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha enviado un asesor humanitario a Jerusalén para consultar con la Autoridad Palestina (AP). Sin embargo, la administración de la AP se detiene en los límites de Cisjordania -donde Israel ha proporcionado una fachada de autonomía política- y no se extiende a la Franja de Gaza.

Antes del bloqueo, el sector agrícola de Gaza, comparativamente moderno, exportaba importantes cantidades de cultivos comerciales, como claveles, frutas y verduras, a los mercados europeos e israelíes. También se fabricaban y exportaban ampliamente muebles y prendas de vestir. Pero décadas de obstrucciones económicas y repetidas operaciones militares han devastado la economía del enclave. Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, entre 1994 y 2018, el PIB de los sectores productivos de Gaza se redujo del 28% al 13%; la industria manufacturera se redujo a la mitad, al 8%, y la agricultura cayó del 9% al 5%. La participación de Gaza en la economía palestina también se redujo de más de un tercio en la década de 1990 a menos de un cuarto en los últimos años, y su PIB real per cápita es ahora menos de la mitad del de Cisjordania. Si Gaza hubiera tenido el mismo acceso a los insumos de producción que Cisjordania, las tasas de crecimiento habrían sido tres veces superiores a las actuales. Pero el "aislamiento forzoso de los mercados mundiales" es lo que "obliga [...] a una dependencia abrumadora de Israel para el comercio", y esta asfixia de Gaza es beneficiosa para Israel.

De este modo, Gaza necesitará mucho más que ayuda humanitaria para alcanzar la estabilidad a largo plazo. Los palestinos necesitan una estrategia de desarrollo sostenible: la capacidad de comerciar, oportunidades de trabajo y la reparación de los daños medioambientales que son consecuencia de los ataques militares del Estado de ocupación.

A pesar de las restricciones vigentes y de la constante ruina que Israel provoca en la población y las infraestructuras de Gaza, la Franja cuenta con abundantes activos que presentan un potencial para su recuperación económica. Tampoco faltan ideas a nivel mundial sobre cómo permitir que Gaza prospere. En 2015, importantes actores del sector privado palestino diseñaron una visión espacial y un plan de desarrollo para el enclave. La estrategia, que prevé una economía moderna centrada en el comercio y el intercambio, permitiría a la gobernación de Gaza acoger a una población de unos 3,5 millones de personas, crear 1,1 millones de puestos de trabajo y aumentar el PIB hasta 25 veces su importe actual para 2050. Aunque hay capital disponible para invertir, las restricciones israelíes al desarrollo económico impiden que el sector privado palestino, incluida la población de la diáspora, ponga dinero en los sectores productivos de Gaza y Cisjordania.

Mientras los palestinos no puedan acceder a la tierra y a los recursos naturales y se les niegue el derecho a establecer puertos para fomentar el comercio y la actividad económica, incluso los planes más hábilmente trazados serán nulos.

Bastarían medidas básicas como el aumento del acceso a la tierra cultivable, la pesca y las reservas de gas para mejorar el bienestar de los habitantes de Gaza. El Estado de ocupación ha designado el 35% de las tierras cultivables de Gaza como "zona de no cultivo" para los agricultores, sin ninguna justificación, y prohíbe a los productores el acceso al 85% de las aguas de pesca. Aunque ya se han descubierto dos depósitos de gas frente a la costa del enclave, éste no puede acceder a ellos y sigue dependiendo de Israel para el 60% de sus necesidades de electricidad.

VIDEO: Unos gemelos palestinos convierten Boeing 707 en un restaurante en Cisjordania

Es necesario que la comunidad internacional dé prioridad al fin del bloqueo israelí y a las restricciones impuestas a Gaza. Las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de que los palestinos necesitan "medidas iguales de libertad, prosperidad y democracia", son prácticamente vacías si se tiene en cuenta que su administración sigue financiando el aislamiento de la Franja por parte de Israel, sin tener en cuenta los efectos sobre los medios de vida de quienes viven allí.

La conectividad entre Gaza y Cisjordania para llevar a cabo una actividad económica regular también es vital para la libertad, la democracia y la prosperidad de los palestinos.

La clave para resolver las crisis que asolan Gaza -ya sea la escasez de agua, electricidad, suministros médicos e infraestructuras- es levantar el bloqueo y permitir a los palestinos su derecho a circular. Como mínimo, Israel debe poner fin a sus frecuentes bombardeos sobre el enclave, Gaza debe reabrirse al comercio, reconstruir sus puertos marítimos, explorar sus yacimientos de gas, apoyar a su sector privado y restablecer su industria de exportación. Estas medidas deben ponerse en primer plano si se quiere tener alguna esperanza de estabilidad en la región.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisSmall Slides

Estudiante de humanidades de la Universidad McGill y redactora jefe del McGill Tribune de Montreal. Tras haber vivido en Hong Kong y Jordania, habla inglés, árabe y mandarín y lee latín y griego antiguo. Maya ha realizado prácticas como redactora y editora en la revista Athens Insider y en USAID Jordania, y actualmente dirige las secciones de noticias y arte y entretenimiento de un periódico de Montreal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines