Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El software espía israelí es una amenaza para todas las libertades del mundo

En 1974, Richard Nixon fue destituido tras ser sorprendido colocando micrófonos ocultos a sus oponentes en el hotel Watergate, en uno de los escándalos más explosivos del siglo XX. En comparación, el Proyecto Pegasus -una revelación de gran alcance e impactante realizada por diecisiete medios de comunicación y Amnistía Internacional- es una ojiva termonuclear frente al petardo de Nixon.

Pegasus es un producto de una empresa israelí, el Grupo NSO. Jefes de Estado y líderes de la oposición, desde Francia hasta Sudáfrica y Pakistán, tienen el programa espía Pegasus en sus teléfonos. Además de políticos, la lista de 50.000 objetivos de Pegasus facilitada por Amnistía incluye a defensores de los derechos humanos, activistas y periodistas. Entre los clientes de NSO Group se encuentran desde conocidos violadores de los derechos humanos hasta Estados que se consideran democracias liberales.

Aprovechando las vulnerabilidades de la popular aplicación iMessage del iPhone de Apple, el programa espía Pegasus se despliega cuando se abre un enlace, normalmente de forma involuntaria. Una vez que Pegasus infecta un teléfono, es indetectable y puede acceder a los mensajes, a las cuentas de las redes sociales, al micrófono para escuchar las conversaciones y a la cámara para filmar. También se dice que puede acceder a los servicios de localización y vigilar tus movimientos con una precisión milimétrica. En resumen, Pegasus convierte los dispositivos de los que dependemos a diario en armas que nos vigilan las 24 horas del día en nombre de quien pueda pagar por ello.

Las incursiones de Pegasus y NSO son una lectura especialmente sombría, pero no son ni mucho menos las únicas formas de vigilancia intrusiva que experimentamos, y no hace falta ser un periodista o político en campaña para ser un objetivo. Las tecnologías intrusivas suelen probarse primero con los más impotentes, antes de extenderse al resto de nosotros.

LEER: El Consejo de Seguridad Nacional de Israel "investiga" las acusaciones de espionaje de NSO

En Estados Unidos, la empresa de timbres Ring se ha asociado con 400 fuerzas policiales para proporcionar montones de datos de vigilancia a las fuerzas del orden, en un año en el que la policía estadounidense ha sido objeto de un severo escrutinio por la violencia racial institucionalizada. El sistema de vigilancia "Offender 360" de Microsoft -que es tan siniestro como suena- es uno de los muchos paquetes probados en el vasto sistema penitenciario estadounidense.

Los fundadores de NSO Group, por su parte, surgieron de la turbia Unidad 8200 de las Fuerzas de Defensa de Israel. La infame unidad de comunicaciones ganó reconocimiento después de que se revelara que se utilizaba para espiar, manipular y chantajear a los palestinos mediante el uso de tecnología avanzada. Los palestinos eran coaccionados para trabajar con el Estado israelí mediante amenazas de exponer su sexualidad u otros esqueletos en el armario. Las empresas de seguridad y los fabricantes de armas israelíes comercializan habitualmente sus productos como superiores debido a que han sido probados en el campo de batalla con las poblaciones brutalizadas de Gaza y el resto de los territorios palestinos ocupados.

Probadas en el campo de batalla, las tecnologías de vigilancia se despliegan después con mayor frecuencia en la frontera. Una de las ironías del escándalo de Pegasus es que cuando los defensores de los derechos humanos o los activistas huyen de los Estados que los espían y buscan asilo en otro lugar, se topan de nuevo con el complejo industrial de la vigilancia.

Microsoft colabora estrechamente con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) en el seguimiento y la vigilancia de los inmigrantes, y con ello profundiza en la vigilancia de la población en general. Lo mismo ocurre con Thomson Reuters, que proporciona programas informáticos que permiten mejorar la comprobación de antecedentes mediante la comparación de bases de datos, desde proveedores de atención sanitaria hasta registros telefónicos y matrículas. Estas empresas siguieron operando con el ICE, mientras se ponían a cantar sobre la justicia racial, incluso cuando la administración Trump separó infamemente a los niños migrantes de sus familias y los enjauló. Los propios inversores de Microsoft y Thomson Reuters exigen ahora un mayor escrutinio de los contratos.

LEER: El número de teléfono del presidente francés está en la lista de objetivos del software espía Pegasus

Esto está lejos de ser simplemente un problema estadounidense. Lo que se ha denominado "complejo industrial de fronteras y vigilancia" atraviesa el mundo. Empresas tecnológicas estadounidenses como IBM y la industria militar israelí en forma de empresas armamentísticas como Elbit se reúnen de nuevo en la frontera europea. La agencia de fronteras de la UE, Frontex, junto con los distintos Estados miembros, están construyendo una red de tecnología de vigilancia cada vez más avanzada. Esta red de sistemas de rastreo, IA y biometría, "muros inteligentes" y fuerza bruta a la antigua, controla un sistema que ha sido responsable de unas 2.000 muertes en la frontera europea sólo durante el año pasado. Esta ha sido la respuesta del Norte Global a la oleada de refugiados alimentada en gran medida por quienes huyen de los horrores de la guerra civil siria.

El complejo industrial de la vigilancia es una amenaza para todos nosotros. Tanto si se trata de un periodista que intenta proteger la identidad de los denunciantes, como de un político de la oposición que maneja información confidencial, de una víctima de la guerra y la pobreza que huye para ponerse a salvo, o de una ONG de derechos humanos sobre el terreno, el escándalo de Pegasus ha contribuido a poner de manifiesto que muchos de nosotros estamos a merced de corporaciones oscuras que ejercen un inmenso poder sin apenas rendir cuentas. Si hay algo que se puede hacer con esta exposición de una amenaza tan extendida y común, es que personas de orígenes y contextos enormemente diferentes se den cuenta de que todos tenemos interés en trabajar juntos para que la industria de la vigilancia rinda cuentas. El escándalo de Pegasus no es una excepción, pero si los implicados no son cuestionados, corre el riesgo de convertirse en la norma.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaIsraelOriente MedioRegiónSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines