Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los egipcios son ejecutados en silencio

Un grupo de personas se reúne para realizar una protesta contra las ejecuciones en Egipto, frente al edificio del New York Times, en Nueva York, Estados Unidos, el 02 de marzo de 2019 [Atılgan Özdil/Anadolu Agency].

La noticia de la ejecución de Moataz Mostafa Hassan, estudiante de ingeniería de 25 años, en Egipto ha pasado desapercibida. Fue declarado culpable de cargos dudosos al igual que los otros 97 ciudadanos que han sido ejecutados en Egipto desde el golpe de Estado de 2013.

Algunas voces solitarias denunciaron el crimen en las redes sociales. Mientras que las voces fuertes seguían apoyando y aplaudiendo al opresor.

Un informe emitido por una organización independiente de derechos humanos egipcia ha confirmado que 68 ciudadanos están a la espera de ser ejecutados tras "agotar todas las formas de litigio".

El mes pasado, el Tribunal de Casación de Egipto confirmó las sentencias de muerte dictadas contra 12 detenidos políticos en el caso conocido por los medios de comunicación como la dispersión de la sentada de Rabaa, entre los que se encontraban destacados líderes de la revolución de enero, como Mohamed Beltagy, el predicador y activista político Safwat Hegazi, el académico Abdel Rahman Al-Barr y el ex ministro de Juventud Osama Yassin, entre otros.

Una alta figura política de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Beltagy, es visto tras las rejas de la prisión en El Cairo, Egipto, el 10 de diciembre de 2016 [Moustafa Elshemy / Agencia Anadolu].

Estas sentencias sólo pueden considerarse represalias e injustas, especialmente en un país donde los juicios falsos son la norma, con jueces que reciben órdenes de los militares por teléfono. Lo más doloroso en un mundo que dice rechazar las condenas a muerte masivas, incluso contra asesinos y violadores, son las voces que guardan un silencio mortal cuando se trata de estos detenidos, en particular los islamistas.

El doble criterio con el que Occidente trata nuestros problemas de derechos humanos y nuestras justas reivindicaciones es la principal razón por la que muchos eligen el camino del extremismo y adoptan opiniones más fanáticas. Es responsable de inclinar la balanza.

LEER: Llamamiento internacional para detener las ejecuciones de presos políticos en Egipto

Peor aún, la comunidad internacional optó por el silencio y la traición, y sólo se preocupó por Israel, permitiendo que quien se hace amigo de él se convierta en el compañero adorado de Occidente y disfrute de que sus errores sean permanentemente pasados por alto por los Estados poderosos.

En abril, Amnistía anunció que se había producido un aumento del 300% de las ejecuciones en Egipto y que El Cairo se había convertido en el tercer país del mundo con más ejecuciones. Pero ni siquiera esta clasificación fue motivo suficiente para que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunciara el régimen, a pesar de su ataque a su homólogo egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, durante su campaña electoral.

En este mundo lleno de injusticias, el icono de la revolución de enero, el doctor Mohamed Beltagy, opositor pacífico del golpe, es juzgado por la sangre derramada en la plaza de Rabaa.

Beltagy es condenado a muerte a pesar de haber ofrecido a su hija -Asmaa- como mártir de esta injusticia, después de que un francotirador del ejército le disparara en la cabeza. Se ha dictado la pena capital contra Beltagy, la víctima, mientras que el asesino goza de libertad y vida, ya que los autores del asesinato masivo en la dispersión de la sentada de Rabaa no han sido interrogados formalmente hasta la fecha.

No se puede construir seguridad ni estabilidad sobre un mar de sangre de ciudadanos inocentes.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 7 de julio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines