Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La AP espera beneficiarse del proceso de reconstrucción de Gaza

Trabajadores palestinos recogen los escombros de la torre Al-Jalaa en la ciudad de Gaza el 22 de junio de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

En las últimas horas, la Autoridad Palestina (AP) anunció la formación de tres equipos, compuestos en su mayoría por sus ministros con una representación parcial de Gaza, para reconstruir la Franja. También declaró que no ha recibido ninguno de los fondos prometidos para los proyectos de reconstrucción.

Esto se produce después de tres semanas en las que la AP ha presionado a los actores regionales e internacionales para que respalden a los dirigentes palestinos como únicos responsables de gestionar y supervisar directamente el expediente de reconstrucción. De este modo, se inyectarían los fondos de los donantes a través de su presupuesto.

El primer ministro Mohammad Shtayyeh encabezó la gira por el Golfo, que incluyó a Kuwait, Qatar y Omán, para persuadir a los líderes de la región de que enviaran ayuda a la AP, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores Riyad Al-Maliki se dirigió a Irak llevando el mismo mensaje. Otra delegación visitó Egipto para conocer la posición de El Cairo sobre la reconstrucción de Gaza.

En el plano político, la AP es consciente de que la reciente batalla de la "Espada de Jerusalén" reajustará el mapa de alianzas en la región y reforzará la posición de Hamás, que se niega a nombrar a la AP como única representante del expediente de reconstrucción de Gaza. De ahí que la AP haya intentado proponer la creación de un comité palestino que gestione el expediente de reconstrucción bajo la supervisión de su dirección, lo que ha sido rechazado categóricamente por las facciones de la resistencia.

LEER: Las vidas de los palestinos sí importan

Los dirigentes palestinos saben muy bien que ser excluidos del expediente de reconstrucción de Gaza allanará el camino para la aparición de una nueva fase que podría costarle a la AP la confianza de la comunidad internacional y de los países donantes, dado que en los últimos años los países donantes han adoptado la política qatarí y estadounidense basada en el principio de transferir los fondos de los proyectos a organismos afiliados y ejecutar directamente los contratos de reconstrucción, como el Comité de Qatar para la Reconstrucción de Gaza, que recientemente abrió una oficina en Gaza, y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

La AP teme volver a la fase posterior a Oslo si los Estados donantes deciden ejecutar directamente sus compromisos para el desarrollo de la economía palestina y la reconstrucción de lo destruido por las guerras israelíes sin recurrir a su agencia, ya que este escenario le costará parte de su legitimidad como representante de Palestina y pondrá en duda su capacidad para alcanzar un futuro acuerdo político sobre el establecimiento de un Estado independiente que sirva y gestione los intereses del pueblo.

Acuerdos de Oslo, el 25º aniversario - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Salam Fayyad, que fue primer ministro entre 2007 y 2013, trató de controlar los fondos de ayuda convenciendo a los países donantes de que el capital para el desarrollo debía pasar por la tesorería de la AP.

Sin embargo, tras la reciente agresión israelí, las voces de Gaza se hicieron más fuertes y acusaron a la AP de no tener la transparencia e integridad necesarias para gestionar el expediente de reconstrucción. Los Estados del Golfo y Europa son ahora conscientes de estas acusaciones y reconsiderarán sus opciones. Esto ampliará la brecha entre los movimientos palestinos y puede romper las relaciones si la AP insiste en su posición.

El sector privado palestino insiste en participar en el acuerdo de reconstrucción para facilitar el trabajo de los comités encargados de aplicar las medidas y compensar a los afectados por la guerra. También ha expresado su sorpresa ante la preocupación de la AP por la posibilidad de que los Estados donantes adopten el modelo de reconstrucción qatarí, a pesar de que ha demostrado ser un éxito en el desarrollo de Gaza en comparación con los esfuerzos de los dirigentes palestinos.

Desde el punto de vista económico, la transferencia de fondos para la reconstrucción a través de la tesorería de la AP beneficiaría a sus arcas, que se han visto afectadas por los cierres del coronario, los recortes de los fondos fiscales recaudados en su nombre por Israel y la reducción de la financiación estatal extranjera para la AP.

OPINIÓN: A pesar de no tener un plan B, Abbas sigue recibiendo elogios

Los dirigentes palestinos han sufrido una crisis de deuda pública en los últimos dos años, alcanzando un nivel cercano al 40% del PIB, con un valor de 3.000 millones de dólares.

Asimismo, la AP pretende beneficiarse de los pagos de intereses de los fondos de reconstrucción, que podrían ascender a 300 millones de dólares anuales. También tratará de deducir de los fondos los gastos de Gaza, incluido el coste del suministro eléctrico desde Israel al enclave asediado, estimado en 140 millones de dólares anuales.

La Autoridad Palestina en la Cisjordania ocupada ha perdido mucho a lo largo de los años, tanto en lo que respecta a su autoridad como a su financiación, y la reciente destrucción resultante de la campaña de bombardeos de Israel sobre Gaza le ha brindado la oportunidad de recuperar sus pérdidas y volver a posicionarse como representante del pueblo palestino; un representante en el que la comunidad internacional puede volver a confiar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines