Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un policía israelí es acusado de matar a un palestino autista

Rana Hallaq, madre del palestino autista Eyad Hallaq (32), que fue asesinado por la policía israelí en Jerusalén Este, en la Puerta de los Leones de la Ciudad Vieja el 30 de mayo de 2020 [Mostafa Alkharouf / Agencia Anadolu].

Un agente de la Policía de Fronteras israelí ha sido acusado de homicidio imprudente tras el asesinato de Eyad Al-Hallaq, un palestino autista residente en Jerusalén Este.

El agente de la Policía de Fronteras, de 20 años, ha sido acusado hoy por la unidad de investigación de mala conducta de la policía y se enfrenta a hasta 12 años de prisión.

Al-Hallaq era un residente de 32 años del barrio de Wadi Joz, en la Jerusalén Oriental ocupada. Diagnosticado a una edad temprana, tenía un autismo de bajo funcionamiento y la mente de un niño de ocho años. Tras oír los gritos de los agentes israelíes y huir despavorido, Al-Hallaq recibió dos disparos en el pecho cuando se dirigía a una escuela para personas con necesidades especiales en la Ciudad Vieja el 30 de mayo de 2020.

Tras el tiroteo, la Policía de Fronteras emitió un comunicado en el que afirmaba que dos agentes creyeron que Al-Hallaq llevaba un arma y lo persiguieron, y lo mataron a tiros en un cuarto de basura situado a escasos metros de la escuela para niños con necesidades especiales a la que asistía. La cuidadora de Al-Hallaq, Warda Abu Hadid, que se encontraba en el lugar de los hechos durante su asesinato, recordó haber gritado: "¡Es discapacitado, es discapacitado!" en hebreo a la policía.

En el momento de su muerte, los agentes israelíes presentes afirmaron que era un terrorista porque llevaba guantes, y se abrió una investigación sobre el caso. La madre de Al-Hallaq había dicho que era autista y que no entendía las órdenes que daban los agentes. Los testigos declararon entonces que un policía disparó contra Al-Hallaq e impidió que las ambulancias le prestaran ayuda.

LEER: Las vidas de los palestinos sí importan

Tras el incidente, estallaron protestas en Jerusalén y Jaffa. A nivel internacional, el tiroteo de Al-Hallaq suscitó comparaciones con el caso del asesinato del negro desarmado George Floyd en Minneapolis, provocando pequeñas concentraciones contra la brutalidad policial en Estados Unidos.

Las autoridades de ocupación israelíes habían dejado en libertad al agente acusado en junio de 2020, sólo un día después de que disparara fatalmente contra Al-Hallaq y lo dejara morir desangrado dentro de la Puerta del León de la Ciudad Vieja. Aunque la reciente acusación debía presentarse inicialmente en marzo de 2021, una petición al Tribunal Supremo por parte del abogado defensor del agente hizo que se pospusiera.

Según Haaretz, un comunicado emitido el pasado octubre por la unidad del Ministerio de Justicia que investigó el caso afirmaba: "El fallecido no suponía ningún peligro para la policía y los civiles de la zona", y que el agente que lo asesinó no seguía órdenes, sino que le disparó por voluntad propia.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines