Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Informe: La ONG francesa que financia a las milicias sirias es culpable de crímenes de guerra

El humo se eleva después de que el régimen de Assad realizara ataques aéreos en Damasco, Siria, el 12 de julio de 2017 [Ammar el Bushy/Anadolu Agency].

Según una investigación de la revista Newlines, con sede en Washington, se ha demostrado que una ONG francesa con estrechos vínculos con la extrema derecha y el ejército del país ha financiado directamente a una milicia pro régimen de Assad en Siria, acusada de cometer numerosos crímenes de guerra.

El cúmulo de pruebas que ha recogido la investigación -que incluye documentos filtrados, un rastro de dinero y testimonios confidenciales de denunciantes- demuestra, al parecer, que la ONG denominada SOS Chrétiens d'Orient (SOSCO) ha llevado a cabo y sigue llevando a cabo labores de recaudación de fondos para la milicia pro-Assad desde 2014.

Según el informe, cientos de miles de euros eran enviados anualmente por SOSCO a Siria, que eludía las sanciones internacionales al régimen haciendo transitar el dinero a través de instituciones financieras intermediarias con sede en Irak y Líbano, donde la ONG también tiene oficinas.

Mientras recogía fondos en Francia de donantes desconocidos, que supuestamente creían que estaban donando a proyectos como hospitales en Siria, el dinero iba en realidad a la infame milicia cristiana conocida como Fuerzas de Defensa Nacional (FDN), que opera en coordinación con el régimen.

En esa oscura campaña de financiación, SOSCO habría entregado unos 46.000 euros (56.000 dólares) en efectivo a Simon Al-Wakil, comandante de la milicia con sede en la ciudad de Mhardeh, de mayoría cristiana, en la provincia de Hama.

La Dra. Samira Mobaied, vicepresidenta de Syrian Christians for Peace, declaró a la revista: "Seguíamos el dinero hasta un hospital, por ejemplo, para el que SOSCO decía estar recaudando dinero en Francia, sólo para descubrir que se había recibido muy poco dinero o equipamiento".

La ONG tuvo éxito en mantener sus campañas y apoyos, añadió, porque "La narrativa política era que Assad protegía a las minorías, y esta era una narrativa fuerte."

VIDEO: Un soldado ruso muerto y tres heridos en Siria

Esa percepción ha sido propagada durante mucho tiempo por el régimen y sus partidarios, y ha conseguido que se legitime entre algunas partes de Occidente. Sus críticos, sin embargo, sostienen que el régimen y sus servicios de inteligencia no excluyen a los cristianos de los arrestos, las detenciones y las torturas que se practican regularmente.

Comandantes de milicias como Al-Wakil también han sido acusados de cometer numerosos crímenes de guerra a lo largo de la década que dura el conflicto en Siria.

No es la primera vez que la SOSCO se ve implicada en una polémica política, ya que se descubrió que formaba parte de una red de grupos de extrema derecha de supremacía blanca que operaban en Europa y en Francia en particular.

Esto quedó demostrado en abril, cuando la representante estadounidense y presidenta del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Elissa Slotkin, escribió una carta al Secretario de Estado Antony Blinken pidiendo que se designara a la SOSCO como uno de los grupos violentos de supremacistas blancos en el extranjero que cumplen "los criterios necesarios como Organizaciones Terroristas Extranjeras".

Mientras tanto, hasta el año pasado, la ONG fue designada por el Ministerio de Defensa de Francia como "socio". Siendo la única organización que trabajó en Oriente Medio con ese estatus desde 2015 hasta 2020, operaba al mismo nivel de importancia que los contratistas de defensa de alta tecnología antes de que fuera eliminada sin una razón clara.

Aunque organizaciones como Mediapart y Bellingcat intentaron el año pasado demostrar aún más la relación de SOSCO con la milicia, no hubo pruebas suficientes para hacerlo y no pudo ser procesada por la legislación francesa. Sin embargo, con esta última investigación, el rastro de dinero documentado aparentemente cumple con el umbral de delitos perseguibles de la legislación francesa.

El abogado de derechos humanos con sede en París, Laurence Greig, declaró a la revista : "El vínculo financiero es clave. Es la 'pistola humeante', la prueba que vincula a SOSCO con el dinero entregado a la milicia". Esbozó que "empezaríamos por iniciar la denuncia en los tribunales contra SOSCO. La milicia siria puede ser procesada en ausencia. Tenemos suficiente para abrir una investigación contra ellos".

Categorías
FranciaNoticiasOriente MedioSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines