Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Con o sin Netanyahu, Israel y Gaza se enfrentan a días y decisiones difíciles

Manifestantes palestinos pegan su calzado en carteles que representan las caras del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu el 3 de febrero de 2020 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

Puede que los oponentes de Benjamín Netanyahu consigan apartarlo del poder, pero no darán la espalda a sus políticas racistas de derechas. Al igual que él, están comprometidos con el sionismo de extrema derecha, habiendo sido en su día socios activos con él en su adopción e implementación.

El denominador común entre sus oponentes es su fuerte hostilidad personal y política hacia él. Dejando a un lado este hecho, por lo demás son exactamente como él, pero podría decirse que están aún más decididos a construir asentamientos ilegales en toda Palestina, desde el río hasta el mar; a reforzar el asedio a la Franja de Gaza; a anexionar grandes franjas de la Cisjordania ocupada y de Jerusalén; a apoderarse del Noble Santuario de Al-Aqsa (al que llaman "el Monte del Templo"); expulsar a los palestinos de sus hogares en Sheikh Jarrah, Silwan, Batn Al-Hawa y otros barrios; rechazar la solución de dos Estados; "israelizar" a los ciudadanos palestinos en la Palestina ocupada en 1948, y rechazar el legítimo derecho al retorno de los palestinos en la diáspora.

Los residentes palestinos de Sheikh Jarrah están siendo sustituidos por colonos israelíes mientras los soldados israelíes desalojan la propiedad palestina por la fuerza - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Los adversarios de Netanyahu lograron con gran dificultad reunir una coalición de ocho partidos: tres de derecha, dos de izquierda y dos de centro, así como un partido árabe cuyo líder, Mansour Abbas, apoya el gobierno de coalición, pero ha dicho que no participará personalmente en él. La coalición aún debe obtener un voto de confianza de la Knesset antes del próximo sábado si quiere formar el próximo gobierno.

Mientras tanto, parece probable que caiga con la deserción de algunos MK de derecha debido a su negativa a participar en el gobierno que, según ellos, se aleja de la ideología y los programas políticos de la derecha. También existe la posibilidad de que Netanyahu consiga desencadenar una guerra con Irán para extender su control del poder y provocar unas quintas elecciones generales en poco más de dos años.

OPINIÓN: Israel busca cambiar de un gobierno de derechas a otro, quizás aún más, de derechas

Suponiendo que la coalición obtenga el voto de confianza de la Knesset, seguirá siendo un gobierno problemático debido al desacuerdo de sus partidos en muchas cuestiones básicas, como la economía, la seguridad, la relación entre el Estado y la religión y la mejor manera de tratar la asediada Franja de Gaza. Estas disputas llevaron al periódico israelí Haaretz a describir a cada miembro de la coalición como un artefacto explosivo que puede llevar a su destrucción.

La posición sobre Gaza es quizá la cuestión más delicada. En respuesta a una pregunta sobre los temores acerca de la libertad de emprender acciones contra Gaza debido a la presencia del partido de Mansour Abbas en el gobierno de coalición, el primer ministro suplente, Naftali Bennett, declaró el 3 de junio a las noticias del Canal 12 que su gobierno emprendería cualquier acción militar que fuera necesaria, incluso en Gaza. Si la coalición se desmoronara tras una operación de este tipo, "así sería... habría elecciones".

Esta posibilidad no se les escapa a los líderes de las facciones de la resistencia palestina. Yahya Al-Sinwar, jefe del buró político de Hamás en la Franja de Gaza, se apresuró a responder diciendo: "La resistencia que puede destruir Tel Aviv con un torrente de 130 misiles -y lo que se oculta es aún mayor- se da cuenta de que en caso de que la ocupación israelí lance una nueva guerra contra Gaza, Oriente Medio tendrá un aspecto diferente".

El líder de Hamás en la Franja de Gaza, Yahya Al-Sinwar, en la ciudad de Gaza el 10 de marzo de 2021 [Ali Jadallah/Anadolu Agency].

La importancia de la amenaza de Sinwar también queda patente en una declaración de Jaled Al-Batsh, del movimiento de la Yihad Islámica: "Debemos tener plena confianza en lo que dicen los líderes: El Sr. Abdul-Malik Al-Houthi, el Sr. Hassan Nasrallah, el Sr. Ziyad Al-Nakhala y los demás líderes del eje de la resistencia en lo que respecta a la batalla principal en caso de un ataque a Jerusalén".

Las declaraciones de Sinwar y Al-Batsh se dirigen a Netanyahu antes que a Bennett, porque el primero ha dicho que, para evitar que Irán adquiera un arma nuclear, si tuviera que elegir entre proteger a Israel y tener en cuenta la oposición de Estados Unidos a un ataque unilateral contra Irán, elegiría atacar a Irán.

Sin embargo, Bennett sabe que su coalición no puede librar una guerra contra Irán de forma unilateral y que lo máximo que puede hacer en relación con Gaza es acompañar a la administración del presidente estadounidense Joe Biden respondiendo a sus esfuerzos por establecer el actual alto el fuego introducido tras la reciente ofensiva israelí de 11 días. Además, Bennett y los miembros de su coalición saben que si Netanyahu desencadena una guerra con Irán antes de obtener el voto de confianza de la Knesset, la coalición se derrumbará y se producirán enfrentamientos en todo Oriente Medio.

OPINIÓN: Israel y el arte de manipular la historia

Esta posibilidad extremadamente peligrosa es suficiente en sí misma para que la administración Biden, que está deseosa de volver a un acuerdo nuclear con Irán, frene a Israel, ya sea dirigido por Netanyahu o por cualquier otro, para evitar que cometa tal imprudencia. Netanyahu insiste en que no habrá ningún tratado de paz en un futuro previsible entre Israel y la resistencia en Gaza, sólo un alto el fuego. Según el profesor Lev Grinberg, presidente de la Sociedad Sociológica Israelí, el levantamiento del asedio a Gaza y el cese de la expulsión de los palestinos de sus hogares en los barrios de Sheikh Jarrah, Lod y Jaffa, son dos condiciones esenciales para el acuerdo. Sin ellas, cree, no hay posibilidad de un tratado de paz, ni siquiera de una tregua. Sin embargo, ¿quién se atrevería a decir que los líderes de la resistencia en Gaza están satisfechos sólo con estas dos condiciones? Todavía quedan por delante días y decisiones difíciles.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 6 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines