Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos exigen la destitución de Abbas de sus cargos directivos

El presidente palestino Mahmoud Abbas en Ramallah, Cisjordania, el 12 de mayo de 2021 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

El pueblo palestino tiene derecho a vivir en el tipo de democracia del que hablan repetidamente Occidente y Oriente. Dado que más del 60% de la población está formada por jóvenes, también tienen derecho a ser dirigidos por gente más joven, y a que se aparten los ancianos que han demostrado ser incapaces en cuanto a sus políticas y prácticas, y menos conscientes políticamente. Los líderes actuales tienen menos influencia sobre el curso de los acontecimientos que los movimientos de resistencia.

El pueblo palestino está harto, y se niega a que sus capacidades se vean maniatadas por las decisiones de un presidente envejecido, mientras ve cómo se usurpa su tierra, incluso mientras continúa la "sagrada" cooperación en materia de seguridad del mismo presidente con las autoridades de ocupación israelíes. El pueblo se niega a ser silenciado cuando escucha falsas afirmaciones de logros, y no se callará mientras su patria es robada por los colonos judíos.

El pueblo ha sido muy paciente mientras esperaba el cambio. Ahora ha llegado el momento de pasar a la acción y provocar ese cambio, utilizando todos los medios culturales, académicos, políticos, organizativos, populares, institucionales y familiares a su disposición. Se ha pedido la destitución de Mahmoud Abbas de todos sus cargos de liderazgo en la Organización para la Liberación de Palestina, Fatah y, por supuesto, la Autoridad Palestina. Hay que permitir que el pueblo decida quién le guiará por el camino de la libertad, para poner fin a la ocupación y destituir a sus agentes que han insultado la historia, la resistencia, la causa, el pueblo, el futuro y el destino de Palestina.

Así, miles de palestinos han firmado una petición cuyo contenido refleja la conciencia del pueblo. El texto es el siguiente

Nosotros, los intelectuales, académicos y figuras públicas palestinas abajo firmantes, nos dirigimos al pueblo palestino, incluyendo a todas sus fuerzas activas y en lucha, con esta petición para despojar lo que queda de la legitimidad del presidente Mahmoud Abbas, y exigir su dimisión o destitución inmediata de todos sus cargos de liderazgo: la presidencia de la Autoridad Palestina, la presidencia de la Organización para la Liberación de Palestina y la presidencia del movimiento Fatah. Les pedimos que apoyen la campaña nacional para reconstruir la Organización para la Liberación de Palestina y la elección de un liderazgo alternativo para el pueblo palestino.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

La reciente y gloriosa Intifada de Jerusalén ha puesto de manifiesto la rotunda impotencia del presidente, de sus políticas y de su autoridad, y la opinión pública palestina está harta. Desde el comienzo de la intifada en el barrio de Sheikh Jarrah, y luego su expansión para incluir Al-Aqsa, Jerusalén, y luego Gaza, Cisjordania, los territorios palestinos ocupados y la diáspora, el presidente ha sido el ausente más destacado. Tras el final de la batalla, Abbas añadió a su historial político otro fracaso representado en la ausencia de solidaridad moral con el sufrimiento del pueblo palestino en su conjunto, incluso en sus niveles mínimos. No se molestó en visitar a las familias de los mártires en Gaza y Cisjordania ni en aprovechar esta oportunidad como el principio del fin de la división. En cambio, la Intifada de Jerusalén reveló el alcance de la autoparálisis en la que el presidente se colocó, e incluso frenó un movimiento nacional de larga data con una gran historia como Fatah y lo congeló, si no lo destruyó, junto con la OLP, su liderazgo y su representación del pueblo palestino, que lamentablemente fue el segundo ausente más notable en la Intifada de Jerusalén.

El llamamiento a destituir a Abbas proporciona un rápido inventario de las últimas tres décadas, que indica que el camino de las "negociaciones de paz" no consiguió más que un espejismo. A falta de instituciones nacionales reales y eficaces que puedan hacer rendir cuentas a los responsables del fracaso político, como el Consejo Nacional Palestino, la Organización para la Liberación de Palestina o el Consejo Central Palestino, se ha convertido en un imperativo que todos los habitantes de la nación alcen la voz con claridad y exijan la destitución de los fracasados, encabezados por el propio Mahmud Abbas.

La petición resume los errores de Mahmoud Abbas en los siguientes puntos:

  • Tres décadas de fracaso absoluto de este presidente, el declive de la cuestión palestina con él y la erosión de los derechos palestinos.
  • Su continua declaración de hostilidad hacia la resistencia y el levantamiento.Su vergonzosa ausencia en la última Intifada de Jerusalén.
  • La congelación y el impedimento del movimiento Al Fatah, y la paralización de la eficacia de sus instituciones organizativas.
  • Congelando la OLP y manteniéndola completamente ausente de la lucha y la representación de los palestinos, y no escuchando los llamamientos de todos los sectores del pueblo para que se reforme.
  • Transformar el proceso provisional de Oslo y su peligrosa apuesta en un régimen permanente, basado en su esencia en proporcionar servicios de seguridad a la ocupación sionista.
  • Transformar la Autoridad Palestina en una institución dictatorial gobernada por un solo individuo, con leyes emitidas según el propio estado de ánimo de Abbas, bajo la apariencia de decretos presidenciales, sin ninguna supervisión ni responsabilidad.
  • Cancelando las elecciones legislativas palestinas, que estaban previstas para el mes pasado, y consolidando así la ausencia de cualquier legitimidad electoral o militante a la que se pueda hacer referencia.
  • Seguir intentando las mismas cosas una y otra vez, con la misma falta de resultados, y su loco empeño en la vía de las negociaciones, en la que lleva empeñado desde hace tres décadas, sin escuchar el sentir del pueblo ni sus órganos consultivos.
  • Su sumisión al patrocinio de EE.UU., que está en la misma trinchera con Israel y su proyecto sionista, y luego aceptar a EE.UU. como un intermediario "honesto".
  • Su incapacidad para asumir la responsabilidad de tomar medidas serias para poner fin a las divisiones, dada su condición de principal figura del pueblo palestino.
  • Su abandono de cualquier proyecto u horizonte de lucha unitaria serio y real.

En conclusión, los firmantes dijeron:

Declaramos que este presidente ya no tiene ninguna legitimidad política ni nacional, y debe dimitir inmediatamente, o ser destituido de los tres puestos de liderazgo que controla. Hacemos un llamamiento a nuestro pueblo palestino para que se una a este llamamiento y pase una nueva página basada en la unidad de la lucha, la unidad del pueblo y la unidad de la tierra, y comience a reconstruir la OLP de forma unitaria y representativa para todos. También llamamos a lanzar la resistencia popular en todo el territorio ocupado.

LEER: La AP busca garantías internacionales mientras sigue fallando a los palestinos

El pueblo palestino ya no puede permitirse el lujo de perder el tiempo con un presidente que ha demostrado su fracaso y que no tiene ningún proyecto, mientras nuestro enemigo devora cada día nuestra tierra y nuestros derechos. Hay que decir la verdad tal y como es, sin ningún tipo de sutilezas ni vacilaciones.

He firmado esta petición a título personal y hago un llamamiento a las masas palestinas para que actúen contra este tirano, que ha destruido los cimientos en los que se basaba y debería basarse nuestra causa palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Fayez Abu Shalameh es un escritor palestino.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines