Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Dolor permisible: Cómo afrontar las imágenes traumáticas de Palestina

Niños palestinos encienden velas en memoria de la familia Abu Hattab, asesinada en los ataques de Israel contra Gaza, el 23 de mayo de 2021 en la ciudad de Gaza. [Ashraf Amra - Agencia Anadolu]

Cada agresión de la maquinaria bélica israelí contra el pueblo palestino cuenta con el apoyo de las plataformas mediáticas internacionales que falsean los hechos y justifican el "derecho a defenderse" de Israel. Como reacción, los medios de comunicación locales distribuyen imágenes de palestinos sangrando, mutilados y conmocionados por los proyectiles que emergen de los escombros causados por los bombardeos israelíes.

Estas imágenes se generan para evidenciar la injusticia histórica cometida contra nuestro pueblo, y a veces también, por un afán oportunista de la prensa, para proporcionar emoción y obtener más "likes" y "shares" en las plataformas de las redes sociales.

Como resultado, vemos una amplia difusión de contenidos impactantes e imágenes de personas destrozadas que lloran mientras los cuerpos de sus seres queridos son levantados de sus ruinas. Algunas de estas intrusiones mediáticas se atreven a invadir la privacidad de los niños y a fotografiarlos sin su permiso, sin tener apenas en cuenta su estado psicológico y el impacto que esta imagen puede tener en el niño en el futuro.

LEER: La batalla por Jerusalén ha humillado a Israel y a sus partidarios sionistas árabes

Me gustaría mencionar también los siguientes puntos importantes, porque a menudo se pasan por alto:

  • La publicación de estas imágenes de dolor viola la intimidad y la dignidad de los sujetos y sus familias, en la medida en que las personas en estado de shock, angustia, pánico y dolor no pueden conceder o negar su consentimiento informado para ser fotografiadas o para que se publiquen dichas fotografías.
  • La difusión de imágenes de sangre, partes del cuerpo y tratos humillantes compite en nuestra memoria con las bellas imágenes que nos gustaría conservar de nuestros seres queridos. En lugar de atesorar en nuestra mente la sonrisa tranquilizadora y la ropa elegante con la que solemos vestirnos para las fotografías, nos persiguen las imágenes más dolorosas de nuestros seres queridos durante años después de su pérdida. Esto complica los procesos de duelo y curación por su traumática muerte.
  • La difusión de estas imágenes entre el pueblo palestino en tiempos de guerra crea terror entre quienes aún soportan los bombardeos y están expuestos a otros tipos de agresión. Esto contribuye a dañar la moral pública; apoya la guerra psicológica sistemática que se libra contra los civiles para aterrorizarnos y quebrar nuestra voluntad.
  • Recordemos que entre nosotros hay un gran número de individuos de generaciones pasadas que fueron traumatizados previamente por la guerra y experimentaron vastos círculos de pérdidas. La distribución de imágenes traumatizantes de la guerra y la devastación desencadena las heridas de los anteriormente afligidos, como si estuvieran experimentando el evento personalmente en el aquí y ahora.
  • A veces, el contenido mediático traumatizante tiene consecuencias psicológicas aún peores, como el desarrollo de la apatía y el entumecimiento emocional ante la sangre y el dolor que emanan de estas imágenes. De este modo, esas imágenes pierden su capacidad de producir cualquier reacción humana en sus espectadores, que comen tranquilamente pizza mientras ven esas imágenes en la televisión.
  • Cabe señalar que la presencia de las cámaras puede hacer que las personas enmascaren sus sentimientos genuinos en un esfuerzo por mantener la contención emocional ante una audiencia pública. Vemos a una mujer conteniendo las lágrimas a pesar de su pérdida, tratando de enviar a los espectadores un mensaje de orgullo y fortaleza.
  • Es evidente que los regímenes oficiales del mundo occidental que controlan la política mundial y son cómplices del proyecto colonial de los colonos israelíes no se ven afectados por las imágenes de nuestro trauma, sino que consideran que estas imágenes son un esfuerzo patético para pedir simpatía. Los que se solidarizan con nuestra causa no necesitan imágenes desgarradoras para apoyarnos; construyen su solidaridad sobre su conocimiento de la historia, la narrativa palestina y los hechos sobre el terreno.

Los palestinos necesitan la solidaridad de otros que nos reconozcan como sujetos activos y luchadores por la libertad, no como víctimas sangrantes.

Mi llamada a "la gente de la cámara" es para pedirles que sean responsables ante la sangre y el dolor palestinos. Les pido que intenten transmitir los hechos de forma que honren los sacrificios palestinos y nos hagan justicia como palestinos, ya sea como sujetos fotográficos o como espectadores.

Mi llamamiento al público es que se abstenga de publicar contenidos mediáticos traumatizantes e irrespetuosos con la dignidad y el bienestar humanos, y que no los distribuya más.

LEER: La agonía del despojo palestino

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines