Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La política de Israel en Jerusalén agrava la situación en Gaza y Cisjordania

Familias palestinas que viven en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, y que se ven amenazadas por la migración forzada de Israel, se reúnen en una manifestación en Jerusalén, el 23 de abril de 2021 [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu].

En un momento en que persisten los enfrentamientos en el barrio de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada, los círculos militares y de seguridad israelíes han expresado su preocupación por la continuación de la revuelta que estalló en la Puerta de Damasco de la mezquita de Al-Aqsa. A estos sucesos siguió el posterior estallido de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza hacia los territorios ocupados, en solidaridad con Jerusalén.

Mientras tanto, se intensificaron las críticas en Israel sobre cómo los servicios de seguridad y el ejército de la ocupación habían sucumbido ante los misiles de Gaza tras rendirse en la Puerta de Damasco. Esto concedió a Hamás otra victoria moral que obligaría a Israel a enfrentarse a más confrontaciones en el futuro, ya que los medios de comunicación y las plataformas de las redes sociales de Jerusalén y de todo el mundo árabe han sido invadidas por un titular final y decisivo: Israel está derrotado.

Los enfrentamientos que siguieron a la instalación de puestos de control de seguridad en la entrada de la Puerta de Damasco son otro episodio que se suma a los acontecimientos, como las puertas electrónicas del Monte del Templo, los acuerdos de intercambio de prisioneros con Hamás, la primera Intifada y muchos otros hitos sombríos de la historia. Los sionistas han pagado muy caro estos acontecimientos, a pesar de la desinformación comercializada a través de los medios de comunicación israelíes.

El rechazo israelí a la política de las autoridades para contener los enfrentamientos de la Puerta de Damasco se intensificó aún más, ya que inmediatamente después de la retirada de los puestos de control, cientos de jóvenes palestinos se reunieron y corearon consignas en apoyo de Mohammed Deif, actual líder de las Brigadas Izz Ad-Din Al-Qassam (ala militar de Hamás). Deif amenazó con ampliar el alcance de los enfrentamientos si continuaban las restricciones a los jerosolimitanos, lo que significaba que la derrota y la rendición israelíes frente a la heroica victoria del pueblo de Jerusalén daba a los palestinos otro logro moral.

LEER: Israel se prepara para bombardear la Franja de Gaza

El enfoque de Israel en la Ciudad Santa ocupada empujó a los palestinos a invertir su energía en la escalada de la situación en Jerusalén, Cisjordania y Gaza. Por otra parte, puede decirse que todos los factores e indicios dieron un giro notable, indicando que la operación de martirio en Nablus puede alimentar posteriores ataques de la misma naturaleza, o como parte de un sofisticado plan de escalada.

Inmediatamente después de los atentados de Cisjordania, la maquinaria propagandística de Hamás comenzó a trabajar sin descanso. Los portavoces del movimiento se congratularon de las ofensivas y las relacionaron sin vacilar con los violentos enfrentamientos de Jerusalén. Todo ello a pesar de que la próxima semana estará cargada de acontecimientos y fechas cruciales, lo que aumentará la tensión e incitará a las partes implicadas a buscar una mayor escalada.

El último viernes del Ramadán cayó el 7 de mayo, y la noche del Qadr se celebrará el domingo (la noche del 27º día del mes sagrado), seguida al día siguiente por la Jornada Judía de Jerusalén, celebrada este año durante el mes del Ramadán. Por si fuera poco, una semana después llega el Día de la Nakba, sabiendo que los disturbios en Jerusalén no han disminuido tras la apertura de la Puerta de Damasco y la eliminación de los controles de seguridad. Por lo tanto, los palestinos están muy interesados en volver a encender la llama de la resistencia en Jerusalén.

Después de que los acontecimientos violentos de Jerusalén hayan disminuido, Hamás está intentando detener el desalojo de las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah, para motivar a la población de Jerusalén Este a tomar las calles.

Colonos israelíes en el barrio palestino de Sheikh Jarrah reaccionan mientras activistas palestinos e israelíes corean consignas frente a su casa durante una manifestación contra la expulsión de familias palestinas de sus hogares en la Jerusalén oriental anexionada por Israel, el 16 de abril de 2021. [EMMANUEL DUNAND/AFP vía Getty Images]

La actual política israelí está vinculada a lo que la extrema derecha considera un retroceso en el enfoque convencional para tratar a las facciones palestinas. Ya no exige al gobierno que golpee a Hamás con puño de hierro y brazo militar extendido, como es habitual. Sin embargo, personalidades israelíes han hecho llamamientos desesperados para que se actúe, al tiempo que repiten que "Hamás siempre se intensifica" y atribuyen los esfuerzos israelíes para detener los enfrentamientos a los esfuerzos de mediación egipcios para restablecer la calma.

Frente a Hamás, el aparato de seguridad israelí teme lanzar una campaña global contra el movimiento y pagar un precio sangriento, a lo que se añaden los efectos de los informes de La Haya y Goldstone. Esto sigue atormentando a las autoridades de ocupación, entre otras cosas, como el levantamiento de Cisjordania y la creencia de que toda operación militar contra Hamás les obligaría a reocupar la Franja de Gaza 16 años después de su retirada.

Israel sigue siendo reacio a realizar un movimiento militar contra Hamás y, por regla general, la opinión pública israelí simpatiza con la reticencia del gobierno. Por ello, los partidarios de poner fin al asedio de Gaza temen parecer insensatos en caso de que el ejército israelí resulte incapaz de garantizar la seguridad sin controlar la franja. Mientras tanto, los disidentes quieren que los israelíes sepan el alto coste que pagarán tras abandonar Gaza.

LEER: Iftar solidario en apoyo a Sheikh Jarrah

En efecto, la opción favorita de los israelíes es apuntar a Hamás, pero están seguros de que el movimiento de resistencia no sufrirá mucho daño. De ahí que la respuesta israelí a los cohetes de Al-Qassam rara vez haya causado daños reales en zonas palestinas, ya que los dirigentes de Hamás gozan de inmunidad a largo plazo frente a los asesinatos selectivos, además de otras muchas ventajas. En cuanto a los niveles político y de seguridad, y las alas derecha e izquierda por igual, todos coinciden en que en la situación actual, no hay escapatoria de contener e invertir en la Cúpula de Hierro y la Barrera de Hormigón Sensorial subterránea, en lugar de responder a Hamás.

Las estimaciones de la posición israelí dicen que hay que romper las puertas de Gaza una vez cada varios años para que Hamás se lo piense cien veces antes de intentar arrastrar a Israel a la guerra e interiorice la grave preocupación por la extensión del alcance de la ocupación. Sin embargo, el verdadero problema radica en que el comportamiento de Israel al enfrentarse a Gaza se caracteriza por un sentimiento de desesperación, ya que el ejército israelí y los dirigentes políticos utilizan esta retórica cobarde para justificar su enfoque de "morderse los labios" frente a los 40 cohetes lanzados recientemente por Hamás.

Los recientes acontecimientos en la Franja de Gaza y Cisjordania han demostrado estar interconectados con lo que ocurre en el Jerusalén ocupado. Los acontecimientos terminaron con el espantoso plegado de las barreras en las escaleras de la Puerta de Damasco por parte de Israel, al tiempo que se ofrecía a Hamás lo que parecía una victoria y una aprobación a su afirmación de que los disparos en Gaza emanaban de las prácticas de Israel en Jerusalén.

La política israelí hacia los palestinos es la expresión de un comportamiento silencioso y sumiso, ya que las autoridades israelíes presentaron un modelo de conducta que puede calificarse de "rendición vergonzosa ante el acoso palestino". Cedieron sin pestañear y sin tener en cuenta que Hamás podría encontrar una nueva excusa para azuzar la región debido a la agresiva política israelí en Jerusalén.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines