Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto, al borde del abismo por la tercera ola de covid que envuelve al país

Un hombre egipcio que se recuperó de la Covid-19 en El Cairo el 22 de julio de 2020 [HALED DESOUKI/AFP vía Getty Images].

A principios de esta semana, el Ministerio de Sanidad egipcio desmintió la noticia de que los casos de cólera se habían descontrolado en la gobernación de Sohag y aseguró que había suficientes camas de hospital para todos.

El anuncio desató la indignación en las redes sociales: según un informe, 14 personas habían muerto en un día. Los médicos contaron que tuvieron que rechazar a los pacientes porque los hospitales estaban llenos. En tres días, cinco médicos de unos 30 años murieron por el coronavirus.

El aumento de las tasas de infección en esta provincia del Alto Egipto forma parte de un problema nacional en el que el país lucha por superar su tercera oleada de coronavirus, ya que las tasas de infección y el número de muertes se disparan.

Una trabajadora sanitaria egipcia sostiene un frasco de la vacuna Oxford-AstraZeneca Covid-19 (Covishield) el 4 de marzo de 2021 en El Cairo, en el primer día de vacunación en Egipto [KHALED DESOUKI/AFP via Getty Images].

Según las estadísticas oficiales, ya han muerto 500 médicos en Egipto, lo que lo convierte en el país con la mayor tasa de mortalidad entre el personal médico del mundo. Twitter está plagado de advertencias de que las cifras reales son probablemente mucho más altas.

En un tuit, Yezid Sayigh, investigador principal de Carnegie, dijo que la proporción de médicos sobre el total nacional de muertes en Egipto es seis veces mayor que en Estados Unidos.

A mediados del mes sagrado, los restaurantes de Ramadán, las tiendas de Sohour, los conciertos y los mercados siguen como siempre, a pesar de los consejos del gobierno sobre el distanciamiento social. El Ramadán de 2020, a finales de mayo, es cuando Egipto alcanzó el punto álgido de su primera oleada.

En lugar de hacer frente a la crisis, durante meses consecutivos la ministra de Sanidad, Hala Zayed, se ha esforzado por desviar las críticas, insistiendo públicamente en que 115 médicos han muerto desde el inicio de la pandemia tras su trabajo en hospitales de aislamiento, mientras que el resto contrajo el virus a través de diversos compromisos sociales.

En enero de este año, la propia Zayed fue grabada en vídeo en una boda, a pesar de que las reuniones en interiores, incluidas las bodas, se habían restringido durante bastante tiempo en Egipto a medida que la pandemia se intensificaba.

Siempre en guerra con la verdad, desestimó cinco cartas escritas por el sindicato médico en las que se exigía la vacunación de todo el personal médico y, en cambio, ha culpado a los médicos de no acudir a recibir sus vacunas.

LEER: La economía egipcia pierde 23.600 millones de dólares en 2020

Se ha cuestionado el despliegue de la vacuna china Sinopharm en Egipto, después de que en diciembre llegaran 50.000 dosis como regalo de los EAU, seguidas de 300.000 dosis como regalo de China.

Con un índice de eficacia inferior al de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca, algunos se han preguntado por qué era gratuita y si se ha convertido en una vacuna para países pobres cuya población no tiene otra alternativa que tomarla.

Entonces, el ministro de Sanidad sugirió que las vacunas se repartirían a 100 libras egipcias (6,38 dólares) la primera dosis y a 200 libras egipcias (12,77 dólares) la segunda, a lo que el abogado Khaled Ali respondió presentando una demanda ante el Ministerio de Sanidad exigiendo que se suministre de forma gratuita.

El gobierno prometió que a los que no pudieran pagar se les ofrecería la vacuna de forma gratuita, pero a finales de marzo comenzó a vacunar a los diputados y sus familias como prioridad, por delante de los ancianos y las personas con enfermedades crónicas.

Egipto es el país con el menor número de vacunaciones del mundo y mucho menos que sus vecinos de la región. Menos del 1% de su población ha recibido al menos una dosis, en comparación con Bahrein, con un 43%, y Marruecos, con un 14%.

La incapacidad del gobierno para controlar la pandemia tiene repercusiones más allá de las familias de los pacientes que mueren. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido que no viajen a Egipto ni siquiera quienes tengan la vacuna, lo que supone un gran golpe para los trabajadores del sector turístico que tanto necesitan los ingresos que aportan los veraneantes.

Mientras Egipto se enfrenta a la pérdida de varios centenares de médicos y a que el Estado no reconozca sus sacrificios, la Iniciativa Egipcia por los Derechos de la Persona ha pedido a las autoridades que declaren el estado de luto nacional y tomen medidas urgentes para proteger a médicos y enfermeras.

LEER: Egipto aspira a obtener unos ingresos por turismo de entre 6.000 y 7.000 millones de dólares en 2021

También ha pedido al gobierno que revele las verdaderas cifras del número de personas infectadas por el COVID-19, y de las que han muerto, y que conceda una compensación económica suficiente a sus familias.

Desde el comienzo de la pandemia, los médicos se han manifestado sobre el ruinoso sistema de atención sanitaria, que necesita desesperadamente una reforma. Han pedido un EPI adecuado, han luchado bajo una gran carga de trabajo y largas horas, y han sido acosados y encarcelados si cuestionan algo de lo anterior.

El desprecio del gobierno por los médicos ha calado en algunos sectores de la población. En abril, un grupo de personas exhumó la tumba de una enfermera egipcia que murió de coronavirus en Helwan, prendió fuego a su cadáver y lo arrojó fuera del cementerio de Izbat Al-Bagour, donde lo encontró su familia.

En un incidente similar ocurrido el año pasado, los habitantes de un pueblo de la gobernación de Dakahlia arrojaron piedras contra una ambulancia que transportaba el cadáver de un médico fallecido por coronavirus para impedir que el funeral se celebrara en el cementerio del pueblo, porque creían que el cuerpo podría propagar el virus.

A los médicos se les ha pedido que abandonen sus casas, se les ha acosado y se les ha intimidado. A una enfermera le publicaron su número de teléfono en las redes sociales después de que se infectara. Incidentes como éste muestran cómo los médicos son vistos como portadores de enfermedades, en lugar de héroes nacionales, un reflejo de la narrativa que el gobierno está promoviendo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónCoronavirusEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines