Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

HRW: Israel practíca el "apartheid" contra los palestinos

Apartheid es un término legal para un sistema político que comete actos inhumanos para afirmar la dominación de un grupo racial sobre otro.

Las autoridades israelíes están cometiendo apartheid y persecución contra los palestinos, afirma Human Rights Watch (HRW) en un nuevo informe, basado en años de documentación, estudios de casos y una revisión de documentos de planificación del gobierno, declaraciones de funcionarios y otras fuentes.

El informe de 213 páginas, titulado A Threshold Crossed: Las autoridades israelíes y los crímenes del apartheid y la persecución, "examina el trato de Israel a los palestinos. Presenta la realidad actual de una única autoridad, el gobierno israelí, que gobierna principalmente la zona entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, poblada por dos grupos de tamaño más o menos similar, y que privilegia metodológicamente a los israelíes judíos mientras reprime a los palestinos, más severamente en el territorio ocupado", dijo el grupo de derechos.

HRW explicó el apartheid "como un crimen contra la humanidad que consta de tres elementos principales: Un intento de mantener la dominación de un grupo racial sobre otro. Un contexto de opresión sistemática del grupo dominante sobre el grupo marginado. Actos inhumanos".

Añadiendo que "encontró que los elementos de los crímenes confluyen en el territorio ocupado, como parte de una única política del gobierno israelí".

Esa política consiste en mantener la dominación de los israelíes judíos sobre los palestinos en todo Israel y en el territorio ocupado. En los territorios ocupados se combina con la opresión sistemática y los actos inhumanos contra los palestinos que viven allí.

En todo Israel y en los territorios ocupados, según HRW, las autoridades israelíes han tratado de maximizar la tierra disponible para las comunidades judías y de concentrar a la mayoría de los palestinos en densos centros de población.

"Para mantener la dominación, las autoridades israelíes discriminan sistemáticamente a los palestinos", explica el informe. Esto se hace a través de una serie de medios que incluyen leyes que permiten a cientos de pequeñas ciudades judías excluir de hecho a los palestinos y presupuestos que asignan sólo una fracción de los recursos a las escuelas palestinas en comparación con las que sirven a los niños judíos israelíes.

En los territorios ocupados, se impone un "régimen militar draconiano" a los palestinos, mientras que los israelíes judíos que viven en asentamientos ilegales y puestos de avanzada en el mismo territorio gozan de todos sus derechos "en virtud de la legislación civil israelí que respeta los derechos". Esto, añade, "equivale a la opresión sistemática necesaria para el apartheid".

Estas políticas, que conceden a los israelíes judíos los mismos derechos y privilegios dondequiera que vivan y discriminan a los palestinos en diversos grados dondequiera que vivan, reflejan una política para privilegiar a un pueblo a expensas de otro

dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch.

Otros abusos llevados a cabo por la ocupación y que se reseñan en el informe son la imposibilidad de los palestinos de Gaza de viajar dentro y fuera de la Franja, la confiscación de más de un tercio de la tierra en Cisjordania, las duras condiciones en algunas partes de Cisjordania que llevaron al traslado forzoso de miles de palestinos fuera de sus hogares, la denegación de los derechos de residencia a cientos de miles de palestinos y sus familiares, y la suspensión de los derechos civiles básicos a millones de palestinos.

Los ciudadanos palestinos de Israel no están exentos de los abusos, y el informe destaca la enormemente controvertida Ley del Estado-Nación que se promulgó en 2018 y que estableció a Israel como el "Estado-nación del pueblo judío". Esto, junto con otras políticas, ha dejado clara la "intención de Israel de mantener el dominio de los israelíes judíos".

HRW pidió a la potencia mundial que condicione la venta de armas a Israel y los futuros acuerdos comerciales a que la ocupación "tome medidas concretas y verificables para poner fin a su comisión de estos crímenes".

La semana pasada, el presidente palestino Mahmud Abbas advirtió que Israel va camino de convertirse en un Estado de apartheid en un discurso pronunciado en la conferencia anual de J Street en Estados Unidos.

"Alejarse de la solución de dos Estados acabará por conducir a una solución de facto de un solo Estado, un Estado de apartheid", dijo Abbas. "[Esto es] algo que ni nosotros ni el mundo entero aceptarían. Una solución de un solo Estado sólo perpetuará el conflicto".

Esto se produce meses después de que el grupo de derechos B'Tselem describiera a Israel como un estado de "apartheid" que "promueve y perpetúa la supremacía judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán."

En 2017, la directora de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO) de la ONU, Rima Khalaf, se vio obligada a dimitir tras lo que describió como presiones del secretario general para que retirara un informe en el que se acusaba a Israel de imponer un "régimen de apartheid" a los palestinos.

LEER: El Mossad israelí interroga a palestinos dentro de los centros de inmigración espñoles

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines