Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto ejecuta a 17 presos, entre ellos un profesor de Corán de 80 años

El gobierno egipcio ha confirmado la condena a muerte del sheikh Abdel Halim Gabreel, de 80 años.

Diecisiete presos egipcios, entre ellos el sheikh Abdel Halim Gabreel, profesor de Corán de 80 años, fueron ejecutados ayer, bajo cargos inventados en el caso conocido en los medios de comunicación como la "masacre de Kerdasa". Las autoridades del régimen ejecutaron las sentencias de muerte al amanecer en la prisión de Wadi Al-Natrun en total secreto y sin notificar previamente a las familias.

Los otros 16 presos ejecutados fueron: Walid Saad Abu Omaira, Mohamed Rizk Abuel Soud, Ashraf Sayed Rizk, Ahmed Owes Hussein, Essam Abdel Moety, Ahmed Abdel Nabi, Badr Abdel Nabi, Qutb Sayed Qutb, Omar Mohamed El-Sayed, Izzat Al-Attar, Ali El-Sayed Kenawy, Abdullah Saeed, Mohamed Yousef Al-Seidi, Ahmed Abdel Salam, Arafat Abdel Latif, Mustafa El-Sayed El-Kerfesh.

Los 17 hombres fueron condenados por el asesinato de 13 policías durante un ataque a una comisaría de policía en el suburbio de Kerdasa en 2013.

VIDEO: Muere el verdugo de 1.070 personas

Sin embargo, se plantearon serios interrogantes sobre su condena. La Organización Árabe para los Derechos Humanos del Reino Unido (AOHR) confirmó que la identidad de los que asaltaron la comisaría en cuestión sigue siendo desconocida: el Estado no ha presentado ninguna prueba concreta que vincule a los hombres ejecutados (o a cualquiera de los acusados) con el asalto. Muchos de sus testimonios fueron extraídos bajo tortura, por lo que son inadmisibles, y que el primer juicio fue anulado por el uso de la tortura por parte del Estado.

La condena de Gabreel, en particular, ha suscitado graves preocupaciones. No sólo el anciano de 80 años padece graves problemas de salud que harían imposible que hubiera participado en una redada mortal, sino que además testigos presenciales han presentado testimonios en los que se afirma que no se encontraba entre los presentes inicialmente cerca de la comisaría de Kerdasa el día del incidente.

Además, los testigos de la acusación negaron haber firmado las declaraciones escritas que confirmaban la participación de Gabreel en los hechos. Sin embargo, el tribunal hizo caso omiso de estos documentos y decidió ejecutarlo, dijo la OAR detallando los antecedentes de su caso. Su abogado dijo que nunca había cometido ningún acto delictivo a lo largo de su vida y que padece psoriasis y no puede caminar largas distancias, lo que le impide participar en cualquier operación delictiva.

Las ejecuciones, que forman parte de una campaña más amplia de represión contra todos los críticos del régimen egipcio, han sido recibidas con condena. "Estas ejecuciones en estos benditos días indican hasta qué punto ha llegado este régimen en términos de criminalidad, temeridad y desafío a todas las normas y valores sobre los que se construyen las sociedades", ha declarado el Dr. Maha Azzam, presidente del Consejo Revolucionario Egipcio, en una declaración conjunta con el Partido Democrático Popular Egipcio.

LEER: El primer ministro libio pospone su visita a Bengasi mientras continúan las divisiones

Su declaración llamó a las masas de egipcios a continuar la resistencia pacífica y a emplear métodos de desobediencia civil y revolución contra el golpe militar encabezado por el presidente Abdel Fattah Al-Sisi.

En una señal de la creciente preocupación por el aumento del autoritarismo en Egipto, la semana pasada una coalición de 14 de los principales grupos y ONG de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, pidió a Estados Unidos que no renunciara a las condiciones de derechos humanos que se aplican al paquete de ayuda de 1.300 millones de dólares a Egipto.

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines