Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Samosa de queso

Pruebe estas crujientes delicias de queso y le prometo que no pasará otro Ramdan sin ellas.

Bienvenidos al primer vídeo de la serie de este año sobre el Ramadán, "Lo básico del Ramadán". Voy a compartir recetas de un aperitivo, una sopa, una ensalada y un postre, todos ellos muy populares en el Ramadán. La receta de hoy, la samosa, o samosa como la llamamos en Oriente Próximo, es probablemente uno de los platos más comunes en cualquier mesa de Ramadán en todo Oriente Próximo. Ninguna mesa está completa sin ella. Mi marido y yo los comemos casi todas las noches, junto con una ensalada y una sopa, y somos felices sólo con eso.

Mucha gente está familiarizada con las samosas del sur de Asia y las disfruta con sus comidas para llevar, pero me sorprendió descubrir que probablemente se originaron en Persia, y que un poeta persa escribió un poema alabando la samosa. También se encuentran recetas de samosa en los libros de cocina árabes de los siglos X al XIII, donde se las denomina sanbousak, derivada de la palabra perisana sanbosag. Incluso son la inspiración de las empanadas.

Mucha gente suele comprar la masa de samosa ya preparada, que es fina y crujiente, similar a los rollitos de primavera, pero yo prefiero esta masa casera, que es más parecida a la masa de hojaldre, porque tiene más sustancia y es muy agradable de morder. La elaboración de la masa no puede ser más fácil, sólo se necesitan unos pocos productos de la despensa y un poco de ingenio, y se hace en pocos minutos. Es importante no trabajar demasiado la masa, para asegurarse de obtener una samosa hojaldrada y crujiente. Puedes utilizar más o menos agua, dependiendo de la cantidad de agua que absorba tu harina, pero si la masa es demasiado pegajosa, puedes amasar con un poco más de harina, o si está demasiado seca, un poco de agua lo arreglará. Déjala reposar y ya está lista para empezar a trabajar.

En cuanto a los rellenos, el queso es uno de los favoritos en mi casa. Me gusta usar un queso blanco turco que se vende en latas porque es menos salado que el feta, pero el feta también funciona muy bien. Lo mezclo con mozzarella para conseguir esa textura fundida que tanto nos gusta. La incorporación de perejil y semillas de sésamo negro eleva el queso y le da un sabor encantador. La samosa se suele rellenar con carne picada cocinada con cebolla, siete especias, perejil, cilantro y/o eneldo, pero siéntase libre de ser creativo con sus rellenos.

Una vez formados, están listos para ser fritos. Yo suelo hacer grandes lotes de samosa antes del Ramadán y los congelo, y así puedo sacar todos los que quiera y freírlos congelados justo antes del Iftar. Al congelarlas, es mejor hacerlo sin taparlas en una bandeja de horno, y una vez que estén duras puedes pasarlas a una bolsa de congelación, ya que de lo contrario se pegan.

Pruebe estas crujientes delicias de queso y le prometo que no pasará otro Ramdán sin ellas.

Ingredientes

Masa

2 tazas de harina

1 cucharadita de sal

⅓ taza de aceite de girasol (o cualquier aceite sin sabor)

⅔ taza de agua tibia (puedes usar menos o más)

Relleno

250 g de queso blanco (cualquier queso blanco desmenuzable sirve)

150 g de queso mozzarella rallado

2 cucharadas de semillas de nigella

½ taza de perejil picado

Aceite de girasol (o su aceite favorito) para freír

Instrucciones

  1. Mezclar la harina, la sal y el aceite, hasta que la harina se desmenuce, casi como la arena.
  2. Añadir poco a poco el agua hasta que se forme la masa. Puedes usar menos o más agua, dependiendo de la cantidad de agua que absorba tu harina. La masa no debe estar demasiado húmeda ni pegajosa. Si está demasiado húmeda, añada un poco más de harina, si está demasiado seca, añada un poco más de agua.
  3. Tapar y dejar reposar durante una hora.
  4. Para hacer el relleno, aplastar el queso blanco con un tenedor y mezclar con la mozzarella, las semillas de sésamo negro y el perejil. Reservar.
  5. Dividir la masa en bolas del mismo tamaño, como el de una nuez. Se harán unas 15 sambusas. Extienda un círculo del tamaño de la palma de la mano, coloque una cucharada del relleno de queso en el centro y dóblelo. Presione bien y doble los lados para sellarlos. También se puede presionar con un tenedor.
  6. Calentar el aceite en una sartén profunda y freír por tandas. No llene demasiado el aceite. Una vez fritas y doradas por ambos lados, colócalas sobre un paño de cocina para escurrir el exceso de aceite. Sírvelos inmediatamente y disfrútalos calientes.

También se pueden rellenar con una mezcla de carne picada, cocinada con cebolla, especias y cilantro o perejil picado.

Categorías
NoticiasOriente MedioSírvase Usted MismoSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines