Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Jordania afronta el descontento de la población mientras Israel instrumentaliza su suministro de agua

El rey jordano Abdullah II reacciona mientras pronuncia un discurso en el Parlamento Europeo, el 15 de enero de 2020, en Estrasburgo, este de Francia [FREDERICK FLORIN/AFP vía Getty Images].

Las relaciones entre Jordania e Israel son tensas en estos momentos, por varias razones. El Reino Hachemita, por ejemplo, trató de obstaculizar el año pasado el plan de Benjamín Netanyahu de anexionarse el Valle del Jordán, que abarca alrededor del 30% de la Cisjordania ocupada. En respuesta, el Estado ocupante ha interferido en la tutela legal de Jordania sobre los lugares religiosos de Jerusalén. Y lo que es más importante, a medida que se acerca el verano, Israel también ha puesto en juego el suministro de agua.

En resumen, Israel está convirtiendo en un arma el agua suministrada a Jordania para persuadir al gobierno de Ammán de que dé marcha atrás en su oposición al plan de anexión. Al hacerlo, está fomentando el descontento dentro del Reino.

El tratado de paz de 1994 entre ambos países debía ser un acuerdo global y permanente que abarcara todas las cuestiones relativas al agua entre Israel y Jordania. Reconocía asignaciones de agua justas para cada parte de los ríos Jordán y Yarmouk, así como de las aguas subterráneas de Wadi Araba, de acuerdo con principios aceptados basados en las cantidades y la calidad indicadas en el apéndice del acuerdo de paz, que se pretende respetar y cumplir en su totalidad.

El acuerdo estipula que Israel suministrará a Jordania 35 millones de metros cúbicos del agua que toma del río Jordán. Como uno de los países más secos del mundo, el Reino pide a veces más, peticiones a las que Israel suele responder positivamente. El agua tomada del lago Tiberíades depende de las lluvias, por lo que la cantidad varía anualmente.

A pesar de la aprobación de los responsables israelíes de seguridad y agua, el primer ministro Netanyahu ha dado largas al suministro de agua a Jordania, lo que ha agravado la crisis con el Estado vecino. Ha sido necesario un recordatorio reciente de Estados Unidos para empujar a Netanyahu a permitir que una mayor cuota vaya al Reino.

LEER: Israel impide a los palestinos no vacunados entrar en la mezquita de Al-Aqsa

Esto podría deberse a la reacción pública adversa en Jordania al hecho de tener que pagar por 8 millones de metros cúbicos de agua de Israel. Al Estado ocupante le interesa tener un vecino estable en la orilla oriental del importantísimo río Jordán.

Un portavoz del Ministerio jordano de Agua e Irrigación, Omar Salama, confirmó que el ministerio había recibido la aprobación de Israel para la solicitud de compra de suministros de agua adicionales. Salama declaró a los medios de comunicación locales que el gobierno necesitará esa cantidad adicional, "dada la situación crítica que atravesaremos este verano".

Su declaración provocó reacciones airadas entre los jordanos, muchos de los cuales creen que el acuerdo es una violación del tratado de paz, que no estipula que el agua deba ser comprada o vendida por ninguna de las partes. Esto ha llevado a los activistas de las redes sociales a pedir que se cancele el tratado. Jordania, insisten, tiene derecho a los recursos hídricos, que no deben ser vendidos por Israel.

Políticos jordanos y personalidades nacionales declararon a Rai Al-Youm que el gobierno puede dar un paso adelante adoptando una postura firme y retirándose del acuerdo de paz. Además, Ammán también podría dejar de importar gas israelí.

Señalan que la última crisis coincide con un periodo crucial y sensible en la historia de Jordania. Esto significa que la medida más sensata sería reducir la presión en el frente interno, ya que continúan las protestas contra las difíciles condiciones económicas y existe un descontento popular con la gestión del gobierno de la pandemia del Covid-19 junto con una propagación de la corrupción sin precedentes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelJordaniaOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines