Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Seis obstáculos en el camino hacia las elecciones de diciembre en Libia

Jefe del gobierno interino de Libia, Abdul Hamid Dbeibeh, 8 de febrero de 2021 [Wikipedia].

El 10 de marzo, el nuevo gobierno interino de Libia, el Gobierno de Unidad Nacional (GUN), ganó el voto de confianza del Parlamento y juró su cargo el 15 de marzo. Su agenda ya está fijada en la hoja de ruta elaborada por el Foro de Diálogo Político Libio (FDPL) el pasado noviembre.

El nuevo primer ministro, Abdulhamid Dbeibeh, y su equipo tienen muchas y complejas tareas por delante. Ya han unificado, al menos en teoría, a los ejecutivos divididos. Hasta finales de marzo, Libia estaba dividida entre dos gobiernos rivales: uno en Trípoli y otro en el este del país.

Se supone que el GNU debe centrar su energía y sus recursos en dos tareas, entre otras: celebrar unas elecciones justas y sin contratiempos para finales de año y mejorar las condiciones de vida de la población. Sin embargo, existen dudas, riesgos y esperanzas.

Aunque las expectativas de la población son altas, los problemas a los que se enfrenta el gobierno son complejos. No obstante, la mayoría de los libios se conformarían con menos, con tal de que se cumpla la promesa de las elecciones. Después de haber pasado por muchas guerras, un estancamiento político, dificultades económicas, el deterioro de los servicios gubernamentales, la corrupción y el colapso del sistema sanitario en el momento de una pandemia, la mayoría de la gente puede tolerar las dificultades siempre que sepa que el periodo de transición terminará con las elecciones del 24 de diciembre.

A continuación se exponen los seis obstáculos más desafiantes que podrían amenazar los comicios prometidos, hacer descarrilar todo el GNU y, potencialmente, iniciar otra guerra. Las expectativas y los riesgos son elevados.

LEER: El 80% de las instituciones estatales se han unificado en menos de un mes

En primer lugar, Libia es un país que sigue sin una constitución una década después de que los rebeldes asistidos por la OTAN derrocaran al difunto Muammar Gaddafi por no tener una, entre otras reclamaciones. El único marco constitucional disponible es una Declaración Constitucional modificada en exceso. Sin embargo, el documento no llega a ser una constitución permanente y carece de apoyo público. Además, la ley electoral aún no ha sido aprobada por el comité constitucional, que terminó en un punto muerto sobre el tema en su última reunión del 22 de marzo. La comisión de 17 miembros, creada por el LPDF, debe proporcionar algún tipo de base constitucional provisional para las próximas elecciones.

El LPDF se reunió el 23 de marzo para buscar una salida a este impasse. Aunque se llegue a un acuerdo, éste no pondrá fin al periodo de interinidad hasta las elecciones de diciembre. Cualquier elección producirá otro gobierno interino hasta que se adopte una constitución y se apruebe en referéndum.

En segundo lugar, el obstáculo más difícil es la expulsión de los aproximadamente 20.000 combatientes y mercenarios extranjeros que se encuentran actualmente en Libia, incluidos los mercenarios sirios, las tropas turcas traídas por Turquía para ayudar al anterior gobierno de Trípoli y los mercenarios rusos que ayudan al ejército rival dirigido por el general Khalifa Haftar. Una comisión militar conjunta que representa a ambas partes acordó un alto el fuego en las conversaciones patrocinadas por las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra el pasado mes de octubre. El alto el fuego sigue vigente, pero la comisión no ha logrado ningún avance tangible, como la apertura de las carreteras que conectan el este, el oeste y el sur de Libia. En su declaración más reciente, la comisión reconoció implícitamente que no tiene control sobre las fuerzas extranjeras, al pedir a la ONU que ayude a retirarlas.

El jefe del Estado Mayor del autoproclamado Ejército Nacional Libio (LNA), Khalifa Haftar (C) llega a una conferencia sobre Libia el 12 de noviembre de 2018 en Villa Igiea en Palermo [FILIPPO MONTEFORTE/AFP/Getty Images].

En tercer lugar, para que las elecciones sean seguras y tengan éxito, el desarme de las milicias es un paso esencial; de lo contrario, la seguridad y la integridad de los comicios se ven amenazadas. En los últimos dos años, estos grupos han ganado más "legitimidad", es decir, más dinero y poder. El anterior Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) dependía de ellos para su supervivencia. Junto con mercenarios sirios, defendieron la capital contra la ofensiva de Haftar en 2019-2020, derrotándolo finalmente en junio. Controlan efectivamente la capital, convirtiéndose en una grave amenaza para cualquier proceso político, como lo han sido durante la última década. Neutralizarlos sin desarmarlos es un trabajo extenuante, por decir algo. El desarme completo antes de diciembre está descartado, y el Gobierno de Unidad Nacional debe encontrar la manera de llevar a cabo sus actividades, incluidas las elecciones, con las milicias en el paisaje del país. Confinarlas en sus cuarteles, al menos durante el periodo electoral, podría ser la solución más fácil. El primer ministro Dbeibeh aún no ha revelado su plan para hacer frente a esto, si es que tiene alguno.

LEER: Turquía insiste en que Libia no ha pedido cancelar su cooperación militar

En cuarto lugar, unir la burocracia gubernamental dividida podría parecer la parte más fácil, pero es una suposición inexacta. La unión de dos gobiernos que han funcionado por separado durante los últimos seis años implica el despido de personas, la reestructuración de las instituciones gubernamentales y, sobre todo, la auditoría de los gastos de cada uno de los gobiernos anteriores. En un país en el que la corrupción es galopante y la aplicación de la ley es escasa, la rendición de cuentas es un objetivo demasiado ambicioso. La inflada burocracia se está comiendo casi un tercio del presupuesto del Estado.

En quinto lugar, la unión de los dos ejércitos semiprofesionales es otra cuestión importante. Lo mismo ocurre con la creación de fuerzas mancomunadas de los enemigos de ayer. El Ejército Nacional Libio de Haftar y el Ejército Nacional Libio como parte del GNU son dos entidades diferentes, que luchan entre sí desde hace años. De hecho, las fuerzas leales a Haftar controlan grandes franjas de Libia, pero no todo el país. Aunque la Comisión Militar Conjunta (CMC) reunió a las dos partes, hasta ahora no ha conseguido elaborar un plan práctico para la unificación. Haftar sigue considerándose a sí mismo y a sus tropas como el ejército "libio", mientras que el otro bando no lo ve más que como un general renegado que intenta gobernar Libia por la fuerza. El sábado pasado, Haftar recibió al nuevo enviado de la ONU, a pesar de que no ocupa un puesto oficial en el GNU. Este es otro indicio de que Haftar podría estar reconsiderando su anterior apoyo al GNU.

Por último, la reconciliación nacional entre la nación dividida es un proceso largo y complicado. Una década de luchas y rencillas, exacerbadas por las injerencias extranjeras, ha dividido aún más a los libios en función de las regiones y las tribus, y el GNU aún no ha presentado su plan de reconciliación. Cualquier reconciliación requeriría la liberación de los presos políticos, la promulgación de mecanismos de justicia transicional y el retorno de los desplazados internos y de los que se vieron obligados a huir al extranjero. Todavía no está claro cómo ejecutará esto el GNU, en el espacio de los 267 días que faltan para las elecciones de diciembre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaUN

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines