Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Victoria para el BDS: el juez rechaza el intento sionista de reprimir la libertad de expresión

Suhair Nafal [Twitter]

Una soldado israelí que emprendió una acción de difamación de 6 millones de dólares en Estados Unidos contra un cristiano palestino ha visto cómo sus esfuerzos legales se han vuelto espectacularmente contraproducentes. A pesar de que su abogado instó al juez estadounidense a aplicar la ley de difamación israelí, que castiga las críticas al Estado sionista con hasta un año de cárcel, Rebecca Rumshiskaya perdió su caso.

El juez californiano Craig Griffin rechazó y desestimó la demanda, así como el intento de aplicar las leyes israelíes en su Tribunal Superior del Condado de Orange. En su sentencia, el juez también aceptó la moción anti-SLAPP de la palestina Suhair Nafal y dijo que Rumshiskaya debía pagar los costes legales de la demandada. Las leyes anti-SLAPP están diseñadas para disuadir a la gente de utilizar los tribunales de EE.UU., y las posibles amenazas de una demanda, para intimidar a las personas que están ejerciendo sus derechos de la Primera Enmienda a la libertad de expresión. Una "demanda estratégica contra la participación pública" (SLAPP) es aquella que pretende disuadir la libertad de expresión, y que el demandante no suele esperar ganar.

El resultado de esta demanda en particular es un gran golpe para los esfuerzos que está haciendo Israel en todo el mundo para silenciar el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS), especialmente en las redes sociales. También es una gran victoria para Nafal y sus partidarios. Sin embargo, insistió en que era una victoria para todos los activistas propalestinos, tanto en las redes sociales como sobre el terreno. "Tenemos mucho trabajo por delante, pero somos incansables y no nos rendiremos hasta que veamos que se hace justicia".

OPINIÓN: La realidad política y el concepto nacional de la independencia palestina

La californiana Rumshiskaya, de 26 años, se fue a vivir a Israel en 2012 y se alistó en las Fuerzas de Defensa de Israel como instructora del Cuerpo de Educación y Juventud. Pidió asesoramiento a los especialistas en "lawfare" Shurat HaDin dos años después de que la activista del BDS Nafal publicara en su página de Facebook una fotografía suya completamente armada y con uniforme en 2018. La palestina había descargado la imagen de la chica del cartel de las FDI de la propia página oficial de Facebook del ejército.

La paramédica Razan al-Najjar, que fue asesinada por un francotirador israelí en la frontera de Gaza el 1 de junio de 2018 [Twitter].

El post de Nafal se refería a la heroica paramédica palestina de 21 años Razan Al-Najjar, que fue asesinada por un francotirador israelí mientras estaba de servicio como voluntaria ayudando a los heridos durante las manifestaciones pacíficas de la Gran Marcha del Retorno que tuvieron lugar cerca de la frontera nominal de la Franja de Gaza en 2018. Para establecer una comparación entre las dos mujeres, Nafal subió la fotografía promocional de Rumshiskaya junto a la de la joven paramédica. No había absolutamente ninguna sugerencia de que esta soldado israelí en particular estuviera involucrada en el asesinato de Al-Najjar. Había dejado las FDI tres años antes. Sin embargo, algunos partidarios de Israel trataron de tergiversar el relato y decir que el post de Nafal afirmaba que Rumshiskaya era responsable de la muerte de la sanitaria.

Nafal se puso en contacto con el Comité Antidiscriminación Árabe Americano (ADC) para pedir ayuda en el caso y fue representada por el abogado Haytham Faraj, miembro de la junta nacional del ADC. Según Faraj, el trabajo principal del bufete que representaba al soldado israelí en la demanda era centrarse en silenciar y amenazar a los activistas del BDS, a los que critican las violaciones de los derechos humanos por parte de Israel y las violaciones del derecho internacional humanitario.

En el escrito de la demanda presentado por Shurat HaDin ante el tribunal de California el año pasado, los abogados de Rumshiskaya dijeron que la "acusación" era claramente falsa, ya que nunca había servido en la Franja de Gaza durante su servicio militar. Añadieron que su cliente trabajaba por los derechos humanos y participaba en delegaciones conjuntas de israelíes y árabes en Jordania y en la Cisjordania ocupada.

En una declaración dramática que rozaba la histeria, la abogada israelí Nitsana Darshan-Leitner dijo en el comunicado: "Parece que estamos volviendo a [la infame falsificación] Los Protocolos de los Sabios de Sion y a los libelos de sangre antisemitas que pertenecen al pasado". Rebecca y su familia han recibido amenazas de muerte, sólo porque ella decidió unirse a las FDI".

Darshan-Leitner, fundador del Centro Jurídico Israelí Shurat HaDin, añadió: "La guerra contra el antisemitismo se ha extendido también a la esfera jurídica, y la demanda de Rebecca es la punta de lanza de nuestra lucha contra el movimiento global de boicot contra Israel. Este es un mensaje para todos los activistas del BDS, que deben saber que ellos también pueden ser considerados responsables de su actividad antisionista e incluso pueden tener que pagar un alto precio."

OPINIÓN: ¿Podría Israel invadir La Haya?

En cierto modo, el abogado de Shurat HaDin tenía razón. Este caso legal ha enviado ciertamente un fuerte mensaje a los partidarios del BDS, y es que deben continuar con sus esfuerzos vitales y totalmente pacíficos para hacer que Israel rinda cuentas por sus abusos de los derechos humanos.

El abogado estadounidense Faraj dijo que la sentencia del juez Griffin preservaba los derechos de la Primera Enmienda de las comunidades árabe-americana y palestina a la libertad de expresión, incluida la política. Señalando que "Estados Unidos no es Israel", añadió: "La ex soldado israelí que demandó a la Sra. Nafal pretendía que el tribunal aplicara la ley israelí, que castiga las críticas a Israel con hasta un año de prisión. El juez rechazó la demanda y el intento de aplicar la ley israelí".

El abogado dijo que, al conceder a Nafal la moción Anti-SLAPP, el juez envió un claro mensaje de que Estados Unidos tolera y valora la diversidad de opiniones y puntos de vista políticos, y que quienes intentan silenciar indebidamente las críticas políticas tendrán que pagar un precio.

Sólo cabe esperar que el caso de California tenga un impacto aquí en Gran Bretaña, donde los sionistas están protagonizando una caza de brujas para intentar confundir las críticas a Israel con el antisemitismo. El lobby pro-Israel utiliza la desacreditada "definición" de antisemitismo redactada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) para intentar bloquear cualquier debate sobre el Estado de Israel y su desprecio por las leyes y convenciones internacionales. Algunos de los ejemplos de "antisemitismo" citados en el documento de la IHRA -que incluso la persona que lo redactó ha dicho que es una "definición de trabajo"- se refieren a las críticas a Israel. Los académicos han criticado la definición, que ha sido descrita como "no apta para el propósito".

El BDS se enfrenta a muchos desafíos por parte de los aliados de Israel que le permiten actuar con impunidad. Irónicamente, algunos de esos aliados son verdaderos antisemitas a los que se les deja libertad para hacer su peor racismo en este mundo cada vez que el lobby pro-Israel arma el antisemitismo contra el pueblo de Palestina y sus partidarios en la lucha por la paz y la justicia. Hay gente que nunca aprende.

Rumshiskaya vs. Nafal

¿El BDS "roza" el antisemitismo? ... - Viñeta [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines