Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Crecen las especulaciones sobre el lanzamiento de la plataforma digital estadounidense Rightly de Al Jazeera

Una imagen tomada el 5 de diciembre de 2019 muestra una vista general de la sede de la cadena de medios de comunicación Al-Jazeera, en la capital qatarí, Doha [KARIM JAAFAR/AFP vía Getty Images].

Hace una semana se supo que Al Jazeera Media Network (AJMN) va a lanzar un nuevo canal en la red llamado Rightly. "Al Jazeera Media Network ha anunciado hoy el lanzamiento de Rightly, una nueva plataforma digital con sede en EE.UU. que generará contenidos para las audiencias actualmente poco representadas en el entorno mediático actual. Rightly se lanzará moderadamente con su primer programa, 'Right Now with Stephen Kent', el 25 de febrero" confirmaba la cadena en un comunicado el pasado 23 de febrero.

Twitter se llenó de mensajes contradictorios. Algunos tuits expresaban su decepción por la medida, mientras que otros la acogían con satisfacción. La controversia giraba en torno a Steven Kent, el nuevo editor de la plataforma. Kent es un conocido periodista de derechas que ha trabajado para la cadena Fox News en Estados Unidos durante varios años. Al Jazeera, sin embargo, ha estado asociada desde su creación en 1996 con la política de centro izquierda, cubriendo y exponiendo la mala administración política y los abusos de los derechos humanos en Oriente Medio. A su canal árabe se le atribuye el mérito de haber facilitado la Primavera Árabe, que provocó cambios en la infraestructura política de varios países de la región.

Hay una serie de factores que vale la pena mencionar sobre los motivos de la última decisión de AJMN en Estados Unidos. Para empezar, cuando Al Jazeera se puso en marcha decidió atender a las audiencias ignoradas por otras redes de medios globales. Amplificó las voces del Sur Global y abrió oficinas en países de habla no inglesa/no árabe en América Latina y Asia, por ejemplo. La red se ha ganado a diversas audiencias y se ha intercambiado un entendimiento sociopolítico interregional.

Gracias a los grandes fondos de sus financiadores, el gobierno de Qatar, en Al Jazeera se destacan y priorizan historias que no verían la luz en otras redes de comunicación. La cadena también ha vivido bajo el lema de "una opinión y otra opinión"; todas las partes deben ser y merecen ser escuchadas.

La presidencia de Donald Trump ha llevado a los periodistas y al periodismo en Estados Unidos al borde del abismo. En consecuencia, el comportamiento de la audiencia apenas es consecuencia de la polinización cruzada del consumo de medios informativos. Las audiencias consumen medios informativos según sus afiliaciones y gustos políticos. Las empresas y los políticos que buscan llegar a determinados mercados y electorados, respectivamente, se dirigen y utilizan diferentes plataformas de medios de comunicación. Esto se entiende y se acepta en Estados Unidos. Por ello, la mayoría de las plataformas de medios de comunicación no se privan de ser etiquetadas como de derecha o izquierda del espectro político. ¿Por qué tiene que ser diferente para la nueva plataforma de Al Jazeera, Rightly?

Además, entender la política transaccional de Trump también podría explicar los nuevos desarrollos de Al Jazeera en Estados Unidos, donde la cadena sufrió ciertos infortunios en 2017. En 2018 escribí lo siguiente para MEMO, que creo que vale la pena citar en su totalidad porque proporciona cierto contexto para el lanzamiento de Rightly:

En 2017, la Unidad de Investigación de la cadena produjo un documental que expuso cómo el lobby pro-Israel influye en la política británica. Fue una investigación encubierta de seis meses que reveló cómo Israel había penetrado en diferentes niveles de la democracia británica. El documental enfureció a los funcionarios israelíes en Gran Bretaña y puso en peligro las relaciones entre el Reino Unido e Israel. Como consecuencia directa, el funcionario de la embajada israelí implicado en el programa, Shai Masot, fue destituido de su cargo de alto funcionario político y enviado de vuelta a Israel. El embajador de origen australiano Mark Regev se vio obligado a pedir disculpas al gobierno británico.

El programa molestó tanto a Israel que envió una queja sobre Al Jazeera al organismo de regulación y competencia del gobierno británico para las industrias de la radiodifusión, las telecomunicaciones y el correo, Ofcom. Después de muchas deliberaciones, Ofcom falló a favor de Al Jazeera, diciendo que la serie de cuatro partes "The Lobby" de enero de 2017 era fiel a los hechos y respetaba correctamente las normas de equidad, imparcialidad y privacidad, y, lo que es más importante, que no era antisemita. La victoria de la cadena no fue barata, ya que implicó una costosa representación legal.

Poco después de la sentencia, el director de la Unidad de Investigación, Clayton Swisher, anunció que Al-Jazeera estaba preparando la emisión de un documental similar sobre el lobby pro-israelí en Estados Unidos. El anuncio despertó el interés de poderosos grupos de presión, que empezaron a prepararse para una batalla mayor esta vez, incluyendo estrategias para impedir que la película viera la luz.

Desde entonces, los legisladores estadounidenses han estado presionando para que se designe a la cadena como "agente extranjero" en Estados Unidos. Estos esfuerzos siguieron a una carta enviada por los representantes Josh Gottheimer, demócrata de Nueva Jersey, Lee Zeldin, republicano de Nueva York, y otros 16 miembros de la Cámara, incluido el senador Ted Cruz, republicano de Texas, en la que se afirmaba que Al-Jazeera socava directamente "los intereses estadounidenses". La designación tendrá consecuencias nefastas para los periodistas y las operaciones de la cadena en Estados Unidos si se confirma. Al-Jazeera y sus contratistas en Estados Unidos tendrían que revelar información sobre su estructura corporativa, presupuesto, gastos y personal, que se publicaría en el sitio web del Departamento de Justicia. La designación podría suponer un escrutinio indebido de los periodistas y tener un impacto enormemente negativo en sus carreras.

La creación de Rightly fue una decisión de la dirección, y tuvo que tener en cuenta ciertas realidades y el potencial empresarial sobre el terreno. Podría decirse que fue una decisión que ha salvado la reputación y la carrera de muchos periodistas de AJMN en Estados Unidos. Y, lo que es más importante, ayuda a preservar una marca importante en los medios de comunicación en Estados Unidos.

También podría concluirse que la decisión fue el resultado de la presión ejercida durante el mandato de Trump para evitar que Al Jazeera y sus empleados fueran designados como agentes del Estado en Estados Unidos. Es claramente una decisión arrastrada desde la presidencia de Trump.

Además, los países del Golfo llevan tiempo entrando en el mercado estadounidense. Los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, han invertido enormes cantidades en publicidad en la CNN y otras plataformas de medios de comunicación en Estados Unidos. De hecho, hay un programa entero en la CNN presentado por Becky Anderson que se emite directamente desde Abu Dhabi. Aunque Al Jazeera tiene una oficina activa en EE.UU., carece de instalaciones de transmisión y acceso a la audiencia. Los antecedentes y la experiencia de Steven Kent podrían facilitar el acceso inmediato a determinadas audiencias estadounidenses. "Se cree que su marca podría ayudar a comunicar ciertos mensajes al creciente republicanismo y a los conservadores políticos sobre Qatar en Estados Unidos", ha dicho la cadena. Además, la creación de Rightly también está en consonancia con el espíritu de Al Jazeera de "una opinión y otra opinión".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines