Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las divisiones de Fatah eclipsan la ruptura con Hamás

Palestinos sostienen retratos del líder de Fatah encarcelado Marwan Barghouti durante una protesta que exige su liberación de la prisión israelí, frente al consejo legislativo palestino en la ciudad cisjordana de Ramallah, el 15 de abril de 2015 [Shadi Hatem / ApaImages].

Las divisiones internas de Al Fatah están eclipsando y desviando la atención de la ruptura con Hamás. Las noticias, las filtraciones y los análisis abordan las divisiones de Al Fatah, mientras que la división entre Al Fatah y Hamás recibe menos atención. Esta última parece haber quedado en suspenso bajo el pretexto de una "tregua", una "gestión" y una "contención", pero no de la reconciliación o la unidad.

En sus declaraciones oficiales, Al Fatah está unido y participará en las elecciones con una lista unificada, y Marwan Barghouti, el hijo pródigo del movimiento, no cantará con una partitura diferente. Otras fuentes de noticias mencionan un desacuerdo dentro de Fatah que se ha convertido en una disputa para contener al funcionario más prominente dentro del movimiento. Se plantean varios escenarios: el "escenario Mandela" es una referencia a que Barghouti haga campaña en el período previo a las elecciones presidenciales desde su celda, como Nelson Mandela negoció con el régimen sudafricano del apartheid antes de su liberación. También existe el "escenario de Abdel Rahman Swar Al-Dahab" en referencia al general sudanés que supervisó el traspaso de poder de Nimeiri a un gobierno civil elegido. Si Barghouti encaja en el escenario de Mandela, el presidente Mahmoud Abbas encaja en el otro.

Hace muchos años que no leo una encuesta de opinión pública palestina creíble en la que no se describa a Barghouti como el líder de Fatah más capaz de derrotar a posibles rivales en cualquier elección democrática, libre y justa. Si el movimiento quiere seguir en el poder y se toma en serio la renovación y la incorporación de sangre joven, la elección de Barghouti es la forma más rápida de conseguirlo.

Debo señalar aquí que la combinación de las presidencias de la Autoridad Palestina y de la Organización para la Liberación de Palestina no debe considerarse como un hecho del sistema político palestino. Abbas podría seguir al frente de la OLP durante algún tiempo y activar el "escenario Al-Dahab", dejando la dirección de la AP a la decisión del electorado. Debería iniciar la campaña para la liberación de Barghouti y darle la oportunidad de participar en las elecciones. A través de esta campaña, se podría dar a conocer toda la cuestión de los prisioneros palestinos retenidos por Israel. Los palestinos pueden encontrar una manera de gestionar sus asuntos si su presidente electo se mantiene entre rejas, y pueden introducir las enmiendas necesarias en la ley para hacerlo. Ya se dictan muchas leyes por decreto, y el sistema no se estropeará con una más.

LEER: Un tribunal israelí desaloja a 6 familias de Jerusalén para dar paso a los colonos

La separación de las dos presidencias puede ser también un atajo para activar la OLP, ya sea Abbas u otra persona su jefe. Nadie aceptará que el presidente del "único representante legítimo" del pueblo palestino sea alguien cuyo movimiento y eficacia no se extienda más allá de su edificio en Ramallah. Este es quizás un punto positivo de la opción de la separación.

La cuestión que más preocupa en las noticias sobre la amplia acción de los reformistas de Fatah y de quienes se oponen o están enfadados con sus líderes y personal, es el rumoreado intento de incluir al antiguo jefe de seguridad del movimiento, Muhammad Dahlan, y a su grupo en la acción. Incluso si él representa una "cabeza de puente" para una interferencia regional perjudicial en los asuntos internos palestinos. Si estos rumores se confirman, y los acontecimientos van en esa dirección, habrá que escribir el obituario de la reforma.

Mientras leía las especulaciones sobre Marwan Barghouti y sus partidarios, incluido el Movimiento de Reforma, recordé un comentario que una vez le hice al difunto gran George Habash, mientras se limpiaba la frente después de pronunciar un famoso discurso en el campamento de Khan Al-Sheikh en el que anunció la creación del Frente de Salvación Nacional Palestino. La misión del Frente era reformar la OLP. Me pregunté cómo se podría reformar la OLP con herramientas y aliados corruptos. Lo que me preocupa, y al mismo tiempo ridiculiza el proceso, son las "filtraciones" que no descartan la posibilidad de que Hamás y Al Fatah formen una alianza electoral, aunque esta última lo descartó antes de que fuentes de Hamás lo negaran en cualquier caso.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustourel 15 de febrero de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines