Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Si la democracia es realmente valiosa, Presidente Biden, deje que los egipcios prueben de su fruto

Un egipcio sostiene su bandera nacional mientras grita consignas contra el presidente Hosni Mubarak en la plaza Tahrir de El Cairo el 10 de febrero de 2011 [PEDRO UGARTE/AFP/Getty Images].

La angustia y las lágrimas que fluyeron sin pudor mientras un político estadounidense tras otro se alineaba para hablar durante el segundo juicio de destitución de Donald Trump fueron nauseabundas para muchos de nosotros que veíamos la farsa. Sin excepción, hablaron apasionadamente sobre la fragilidad de la democracia.

El mundo musulmán, especialmente donde la Primavera Árabe fue evidente, no necesita que los políticos estadounidenses le recuerden lo preciosa que es la democracia. Miles de personas extraordinarias han pagado por ella con sus vidas, mientras que a otros millones se la han arrebatado con la ayuda por la puerta trasera de Estados Unidos y otros líderes del llamado mundo libre.

El momento del impeachment de Trump se les escapó, por supuesto, a los que hablaban en ambos lados durante el juicio en Washington. Quizás deberían haber recordado cómo, hace diez años, el pueblo egipcio se levantó heroicamente y resistió a un régimen brutal que culminó con la histórica dimisión del presidente Hosni Mubarak.

Aunque no deseo minimizar el miedo experimentado por los congresistas durante los disturbios del Capitolio el mes pasado, ni ignorar el hecho de que varias personas resultaron muertas, lo que me gustaría recordar a todos en Washington es cómo Estados Unidos y sus aliados destrozaron los sueños de millones de personas en todo Oriente Medio al socavar la revolución de los pueblos por el cambio democrático. Estados Unidos y el resto permitieron básicamente que se destruyera la naciente democracia egipcia. Sí, Washington, sabemos lo frágil que es la democracia.

LEER: Los hutíes de Yemen serán retirados de la lista negra de Estados Unidos

Bajo la presidencia de Donald Trump, se dio rienda suelta a Egipto, así como a Arabia Saudí, Israel, los EAU y otros regímenes represivos, para destrozar los derechos humanos sin recibir una bofetada estadounidense de sus puños de hierro. Se les brindó apoyo diplomático y financiero, sin importar nada.

Afortunadamente, Trump ya es historia, pero ¿darán el presidente Joe Biden y otros líderes occidentales un paso al frente y pondrán fin a la era del "poder es derecho"? Permitirán que se escuche la voz del pueblo y, lo que es más importante, que se le atienda?

Hemos recorrido un largo camino desde los embriagadores días en que el mundo vio cómo las dictaduras empezaban a desmoronarse. El pueblo tunecino triunfó, pero los libios, los yemeníes y los egipcios son algunos de los que en el mundo árabe vieron sus esperanzas desgarradas y sus aspiraciones aplastadas.

Hace diez años, decenas de millones de personas estaban pegadas a sus televisores en todo el mundo mientras las protestas, la resistencia y la revolución se desarrollaban día a día en la plaza Tahir de El Cairo. Tuve la suerte de ir a El Cairo y unirme a ellos. La victoria fue del pueblo al dimitir Hosni Mubarak. Se puede ver la emoción y la alegría en los rostros del pueblo egipcio en el vídeo grabado y editado por mi colega Warren Biggs. Desafío a que lo vea sin que se le salten las lágrimas.

La revolución condujo en 2012 al primer líder elegido democráticamente en Egipto, el fallecido presidente Mohamed Morsi. Tras solo un año en el poder, Morsi fue derrocado en un golpe militar dirigido por su propio ministro de Defensa, Abdel Fattah Al-Sisi. Sus partidarios estaban consternados y acamparon durante seis semanas en la plaza de Rabaa Al-Adawiya para intentar, en vano, reclamar la democracia que tanto les había costado conseguir.

Tal es la dependencia de Egipto de la ayuda exterior que los líderes occidentales podrían haber intervenido. Podrían haber apoyado a Morsi y al nuevo gobierno democrático egipcio. Podrían haberlo hecho, pero no lo hicieron. En lugar de ello, lo socavaron. Ni siquiera se atrevieron a calificar de golpe el derrocamiento de Morsi por el ejército.

LEER: Recordando la revolución del 11 de febrero en Yemen

En Washington, Londres, París, Berlín y otros lugares, los paladines de la libertad y la democracia asistieron impasibles a la masacre que tuvo lugar en la plaza de Rabaa Al-Adawiya el 14 de agosto de 2013. Una estimación conservadora es que alrededor de 900 manifestantes prodemocráticos fueron masacrados mientras las fuerzas de seguridad egipcias bajo el mando de Sisi cometían lo que posteriormente fue calificado por los grupos de derechos humanos como "crímenes contra la humanidad". Un año después, Sisi cimentó la "legitimidad" de su golpe haciéndose "elegir" como presidente de Egipto.

Tras la horrible masacre de la plaza de Rabaa, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, detuvo la entrega de tanques, misiles, aviones de combate y helicópteros de ataque a Egipto, pero reanudó la ayuda militar estadounidense al año siguiente. Cuando Trump llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, se refirió célebremente a Sisi como su "dictador favorito" y lo elogió por hacer un "trabajo fantástico". En ese momento, Sisi mantenía en prisión a decenas de miles de sus opositores políticos; la mayoría sigue allí, en condiciones lamentables.

En agosto de 2017, la administración Trump retrasó 195 millones de dólares en asistencia militar a Egipto alegando que el país no había hecho nada con respecto a sus abusos contra los derechos humanos. Sin embargo, los fondos fueron liberados más tarde sin ningún cambio notable en las políticas de Egipto.

No cabe duda de que el presidente Biden puede obligar a Sisi a hacer un esfuerzo para restaurar la incipiente democracia egipcia. No estoy solo en esta creencia. Ya se han presentado peticiones al Despacho Oval sobre los presos políticos que se encuentran en las cárceles de Egipto. Sisi podría empezar por conceder una amnistía a todos y cada uno de ellos, y luego poner en marcha unas elecciones democráticas en lugar de la farsa de Mickey Mouse que le hizo ser elegido presidente.

Hathloul, activista saudí de los derechos humanos, liberada de prisión

"La voluntad del pueblo ha sido escuchada", dijo Biden durante su toma de posesión el mes pasado, "y la voluntad del pueblo ha sido atendida. Hemos aprendido de nuevo que la democracia es preciosa y que la democracia es frágil. En esta hora, amigos míos, la democracia ha prevalecido".

Presidente Biden, hace diez años el pueblo de Egipto se levantó y exigió democracia, pero se la arrebataron bajo su mandato como vicepresidente de Estados Unidos. Hoy, usted ocupa el cargo más alto y, sin embargo, bajo el aliado de Estados Unidos, Abdel Fattah Al-Sisi, los servicios de seguridad egipcios disparan y matan o encarcelan a los manifestantes, simplemente por pedir la "preciada democracia". Hablar de las numerosas injusticias en Egipto es más peligroso que nunca.

En abril de 2019, la Constitución egipcia fue modificada para permitir que Sisi siga en el poder hasta 2030. ¿Es ese el tipo de "democracia" que quiere que empleen sus aliados? Me dicen que en este décimo aniversario de la revolución egipcia las plazas de El Cairo están en silencio. El poder ha superado, una vez más, el derecho democrático, y las armas utilizadas para sofocar las esperanzas democráticas del pueblo de Egipto han sido suministradas por Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Hay lecciones que aprender de lo que ocurrió hace diez años. Así que la próxima vez que se pida a los legisladores estadounidenses que aprueben la ayuda militar a Egipto, me gustaría que consideraran lo valiosa que es realmente la democracia, y si se limitan a hablar de boquilla de sus beneficios para todos.

Hace diez años, el pueblo de Egipto se unió en su búsqueda de libertades políticas. Vean el vídeo; verán esa unidad en acción cuando los cristianos y los laicos se unieron para permitir que los musulmanes rezaran con seguridad. Fue el tipo de escenario que los que están en el poder hoy trabajan para destruir, porque las muestras abiertas de unidad entre los egipcios son temidas y odiadas por el régimen de Sisi.

Insto a los antiguos compañeros de la plaza Tahrir y de su heroica revolución a que se reúnan, pues de lo contrario la libertad y la justicia social no serán más que un sueño. Y si la democracia es realmente "preciosa", presidente Biden, entonces deje que los egipcios prueben sus frutos, y ayude a esos revolucionarios de 2011 a restaurar el proceso democrático en Egipto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines