Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Moscú aprovecha el retroceso de EEUU en Palestina-Israel

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Mijaíl Bogdánov [Mijaíl Bogdánov/Facebook].

La ansiedad israelí fue palpable cuando se informó de que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, no fue contactado por el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante los días posteriores a la toma de posesión de éste. Mientras se leen muchas cosas sobre la decisión de Biden, como la falta de entusiasmo de Washington por volver al "proceso de paz", Moscú está llamando la atención como posible alternativa a Estados Unidos al acoger el diálogo interno palestino y hablar con los líderes de los grupos políticos palestinos.

Está claro que se está produciendo un cambio político en ambos frentes: Estados Unidos se está alejando de Oriente Medio, y Rusia está volviendo a entrar. Si esta tendencia se mantiene, podría ser sólo cuestión de tiempo que se produzca un gran cambio de paradigma.

Los israelíes están preocupados, con razón, por la posible pérdida del apoyo incondicional de sus benefactores estadounidenses. "Hay 195 países en el mundo y... Biden no se ha puesto en contacto con 188 de ellos", escribió Herb Keinon en el Jerusalem Post el 2 de febrero, "pero sólo en Israel, la gente está preocupada por el significado de este retraso".

La preocupación está justificada. Después de todo, Israel ha sido el aliado más destacado de Washington durante muchos años, tanto en Oriente Medio como a nivel mundial.

No está claro si la relegación de Netanyahu durante los primeros días de Biden en el cargo es un indicador de que Israel -de hecho, toda la región- ha dejado de ser una prioridad estadounidense, o simplemente un mensaje de advertencia a Netanyahu, que se movilizó durante cuatro años en apoyo de la administración republicana de Donald Trump.

LEER: La economía israelí no está preparada para hacer frente a los ciberataques de Irán

Gracias al error de cálculo en política exterior de Netanyahu, el apoyo a Israel se ha convertido en los últimos años en una cuestión partidista sin precedentes en la política estadounidense. Mientras que la abrumadora mayoría de los republicanos apoya a Israel, sólo una minoría de los demócratas simpatiza con el Estado, tal y como han revelado recientes encuestas de opinión pública.

Si bien es cierto que el comportamiento de Netanyahu en los últimos años le ha valido un estatus especial dentro de las filas republicanas, convirtiéndolo así en persona non grata entre los demócratas, no es menos cierto que Estados Unidos parece estar desprendiéndose por completo de Oriente Medio.

Según Politico, que informa sobre los primeros días de la administración Biden, ya se ha producido una importante reestructuración entre el personal del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Al parecer, esto ha dado la vuelta a la estructura anterior "en la que la dirección de Oriente Medio era mucho más grande de lo que es ahora y la cartera de Asia era gestionada por un puñado de personal más joven".

Putin bombardea a ciegas Siria - Viñeta [Sarwar Ahmed/MonitordeOriente].

Sin embargo, no sólo Estados Unidos está cambiando su centro de gravedad geoestratégico. También Rusia está experimentando una importante reestructuración en sus prioridades de política exterior. Mientras Washington se retira de Oriente Medio, Moscú está consolidando su presencia en la región, un proceso que comenzó gradualmente con su calculada participación en el conflicto sirio en 2015. Moscú se ofrece ahora como socio político y mediador más equilibrado entre Israel y los palestinos.

Al igual que EE.UU., Rusia podría no ver necesariamente su implicación política como un precursor para acabar realmente con el llamado conflicto palestino-israelí, aunque Moscú insiste, a diferencia de Washington, en la centralidad del derecho internacional y las resoluciones de la ONU en la búsqueda de una paz justa. En un artículo publicado en el Instituto Polaco de Asuntos Internacionales, Michał Wojnarowicz sostiene que la implicación de Rusia en Palestina e Israel es coherente con su estrategia general en Oriente Medio, ya que pretende construir "una red de influencia entre los actores regionales y potenciar su imagen como socio político atractivo".

Una variación de este punto de vista se ofreció en el New York Times en 2016, cuando Moscú comenzó a trabajar para traducir sus ganancias estratégicas en Siria en capital político en toda la región. Fue durante este tiempo que el proceso de paz patrocinado por Estados Unidos llegó a un callejón sin salida, dando a Rusia la oportunidad de flotar la idea de una charla patrocinada por Moscú entre israelíes y palestinos.

"El nuevo impulso de Rusia para la paz en Oriente Medio, que forma parte de la reinserción del presidente Vladimir V. Putin en la región de forma profunda tras años de retirada, parece tratarse de todo menos de encontrar la paz en Oriente Medio", argumentaba un artículo de opinión del Times. "En cambio, se trata de las ambiciones de Moscú y de la competencia con Washington".

En su momento, Netanyahu rechazó la propuesta rusa, con la esperanza de que una administración republicana concediera a Israel todas sus demandas sin tener que hacer ninguna concesión. Los palestinos, incluidos movimientos relativamente aislados como Hamás y la Yihad Islámica, encontraron en Moscú un entorno acogedor y una potencia internacional crucial capaz de equilibrar el apoyo ciego de Washington a Israel.

LEER: Rusia asegura que no hay alternativa a la solución de dos Estados

A pesar de la negativa de Israel a dialogar con los palestinos bajo los auspicios de Rusia, muchas delegaciones palestinas visitaron Moscú, lo que culminó, en enero de 2017, con un avance político cuando las facciones palestinas rivales -Fatah, Hamás y otras- mantuvieron conversaciones serias con la esperanza de salvar sus diferencias. Aunque la ronda de conversaciones no logró la unidad palestina, representó el debut político de Rusia en un conflicto que siempre ha caído de lleno en la esfera geopolítica de Estados Unidos.

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Mijaíl Bogdánov [Mijaíl Bogdánov/Facebook].

Desde entonces, Rusia se ha mantenido muy involucrada a través de esfuerzos bien estructurados defendidos por el Enviado Especial de Putin, Mikhail Bogdanov. Estos esfuerzos se canalizan a través de tres áreas diferentes: El diálogo interno palestino, el diálogo palestino-israelí y, últimamente, el diálogo dentro de Fatah. Este último, especialmente, es indicativo de la naturaleza de la implicación de Moscú en los múltiples conflictos que se dan en la región.

Incluso cuando los grupos palestinos están ultimando sus acuerdos previos en El Cairo, los altos funcionarios palestinos siguen coordinando sus acciones con Moscú y con Bogdanov personalmente.

La credibilidad de Rusia entre las facciones se ve reforzada por una credibilidad similar entre los palestinos de a pie, sobre todo después de que se supiera en enero que recibirán la vacuna rusa Sputnik V Covid-19, que está previsto que esté disponible en los Territorios Ocupados en un futuro próximo.

Además, mientras el gobierno de Biden ha declarado públicamente que no echará atrás ninguna de las medidas de Trump a favor de Israel, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, está impulsando una conferencia internacional de paz sobre Palestina, que se celebrará en los próximos meses.

A Estados Unidos no le queda ahora otra opción que retirarse lentamente de sus compromisos anteriores con el proceso de paz; de hecho, retirarse de la región en su conjunto. Como suele ser el caso, cualquier retirada estadounidense significa una posible apertura para Rusia, que ahora reclama debidamente el papel de intermediario de la paz, un cambio sísmico que muchos palestinos ya acogen con satisfacción.

LEER: Rusia busca los restos de dos israelíes en Siria desde 1982

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisRusiaSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines