Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

MGF: una niña de 15 años es trasladada al hospital egipcio tras una operación casera

Un hombre muestra el logotipo de una camiseta en la que se puede leer "Stop the Cut", en referencia a la Mutilación Genital Femenina (MGF), durante un acto social que aboga por la lucha contra prácticas nocivas como la MGF en el instituto de niñas Imbirikani, en Kenia, el 21 de abril de 2016. [REUTERS/Siegfried Modola]

Las autoridades egipcias han detenido a una enfermera jubilada y al padre de una niña de 15 años tras una operación de mutilación genital chapucera que la llevó al hospital con una grave hemorragia.

La operación ilegal fue denunciada al fiscal por el médico que la trató en el hospital.

La mutilación genital femenina está prohibida en Egipto, pero los críticos afirman que las autoridades hacen la vista gorda y no exigen responsabilidades a los autores, lo que favorece la práctica de estas operaciones.

En enero, el Consejo de Ministros egipcio aprobó el endurecimiento de las penas por MGF, elevando la pena máxima a 20 años y estipulando penas de cárcel para quienes soliciten que se realice la operación.

La práctica fue prohibida en 2008 y en 2016 se establecieron castigos más estrictos, pero sigue siendo practicada de forma generalizada tanto por cristianos como por musulmanes, lo que indica que las autoridades no han conseguido poner fin a esta brutal práctica.

LEER: El Consejo de Ministros de Egipto aprueba el endurecimiento de las penas por mutilación genital femenina hasta 20 años

Además de ser increíblemente dolorosa, la operación puede causar complicaciones en el parto, infertilidad y muerte por infección.

Según UNICEF, casi el 90% de las mujeres y niñas egipcias de entre 15 y 49 años han sido sometidas a la MGF. Es uno de los cuatro primeros países del mundo donde se practica la MGF.

En junio del año pasado, un padre de tres niñas organizó la ablación de sus hijas tras decirles que se iban a vacunar contra el coronavirus.

Ese mismo año, Nada Abdul Maksoud, de 12 años, murió después de que sus padres la obligaran a someterse a la MGF y se desangrara.

El médico que llevó a cabo la operación fue puesto en libertad inmediatamente.

A menudo, las mujeres son circuncidadas sin anestesia, ya que los médicos cobran un suplemento y, a menudo, las familias no pueden permitírselo o no quieren pagarlo. Los médicos suelen cobrar precios elevados por la MGF, ya que la operación es ilegal.

Las cifras oficiales cifran en 200 millones el número de mujeres afectadas por la MGF en todo el mundo, pero los activistas de derechos humanos afirman que se trata de una enorme subestimación.

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines