Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A Bin Salman le sale el tiro por la culata al convertir el documental sobre Khashoggi en un éxito seguro

Un manifestante con una máscara que representa al príncipe heredero saudí Mohammad Bin Salman con las manos pintadas de rojo junto a personas que sostienen carteles del periodista saudí Jamal Khashogg el 25 de octubre de 2018 [YASIN AKGUL/AFP vía Getty Images].

Parece que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, está dispuesto a llegar a cualquier extremo dentro y fuera del país para silenciar a sus críticos. El salvaje asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en octubre de 2018 fue una prueba de ello, pero los intentos del gobernante de facto de ocultar la verdad del asesinato pueden haberle salido el tiro por la culata.

El paranoico príncipe extrema sus esfuerzos por vengarse de sus enemigos. La indignación internacional no ha hecho nada para frenar sus oscuras inclinaciones. Si acaso, el tempestuoso Bin Salman se ha vuelto aún más propenso a reaccionar ante las críticas personales.

Esta misma semana, sus torpes secuaces fueron expuestos tratando de destruir la reputación de un importante documental dirigido por el ganador de un Oscar por el documental Icarus, Bryan Fogel, sobre el asesinato del saudí Khashoggi. Si Fogel hubiera vivido en el Reino, es casi seguro que ahora estaría en prisión, junto con otros miles de presos políticos que se han atrevido a criticar a Bin Salman.

Fogel cree que su película se volvió "demasiado candente" para algunos de los grandes nombres de la industria cinematográfica. Utilizando transcripciones inéditas, la película narra el brutal final de Khashoggi dentro del consulado saudí en Estambul a manos de un escuadrón de asesinos que recibía órdenes directas del príncipe heredero. Retrata a Bin Salman como el gobernante de un régimen siniestro que recurrirá a la violencia y a actos extremos para acallar las críticas. La película también revela a "las moscas", las decenas de personas que trabajan en nombre de Bin Salman para que las noticias positivas sobre él sigan siendo tendencia y las malas no se vean.

Las mismas "moscas" se han mantenido ocupadas en los últimos meses impulsando y promocionando sus proyectos en dificultades, incluida la multimillonaria y futurista ciudad de las vanidades llamada Neom. Es posible que en las últimas semanas haya visto anuncios televisivos sobre Neom y se haya preguntado de qué demonios se trata. Gracias a esto y a otras hábiles relaciones públicas, algunos spin doctors han conseguido coaccionar a elementos crédulos de los medios de comunicación occidentales para que promuevan a Bin Salman como un sabio modernizador y reformista.

LEER: La administración Biden desclasificará el informe sobre el asesinato de Khashoggi

La realidad, sin embargo, es que es todo menos eso. Incluso antes del estreno del documental de Fogel, la fachada empezó a desmoronarse. Puede que las mujeres saudíes puedan conducir hoy en día, pero las activistas que tuvieron la temeridad de pedir esa igualdad siguen encerradas y maltratadas en las cárceles del Reino. El ex jefe de espionaje saudí Saad Al-Jabri, que vive exiliado en Canadá, ha revelado que el príncipe envió un escuadrón de asesinos para matarlo en octubre de 2018, un par de semanas después del asesinato de Khashoggi, pero los agentes de inteligencia canadienses frustraron el intento. No es de extrañar que haya una creciente preocupación internacional por el comportamiento cada vez más volátil de Bin Salman y su errática toma de decisiones.

Cuando Fogel estrenó "El disidente" en el Festival de Cine de Sundance, recibió cinco estrellas de la crítica profesional, que la calificó de "urgente, apasionante y esencial". El director esperaba que el estreno en un festival tan prestigioso le asegurara la distribución de la película, y aprovechó el glamuroso escenario para implorar a los estudios y servicios de streaming interesados en comprar el proyecto que se comprometieran a un estreno ininterrumpido.

"En el mejor de mis sueños, los distribuidores no tendrán miedo y [darán] a esta película el estreno mundial que se merece", dijo Fogel entre aplausos en Sundance ante una serie de celebridades, entre ellas la ex primera dama y ex secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton, que ha criticado abiertamente al régimen saudí.

En consecuencia, el influyente sitio web de cine Rotten Tomatoes se vio afectado por una avalancha de críticas falsas que desprestigiaban a El disidente, cuyo estreno en Gran Bretaña está previsto para el próximo mes. Un "crítico" dijo que la película había sido producida por terroristas, mientras que otro calificó a Khashoggi de traidor que recibió su merecido. El índice de aprobación de la película se desplomó drásticamente, pasando de más del 95 por ciento a sólo el 68 por ciento durante el fin de semana. Esta oleada de valoraciones negativas se reflejó en una actividad similar en el sitio web IMDb, que recibió 1.175 críticas de una estrella para el documental.

2 años después del asesinato de Jamal Khashoggi, MBS no tiene nada de qué preocuparse - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

De las reseñas publicadas en IMDb, más de 1.000 procedían de fuera de Estados Unidos, a pesar de que la película sólo está disponible actualmente en ese país. La Fundación de Derechos Humanos de Thor Halvorssen financió The Dissident. "Este trolling es, sin duda, obra del régimen saudí", insistió. "Al igual que con Jamal, están tratando de silenciar a sus críticos en el extranjero".

La película se basa en la transcripción de las grabaciones de audio secretas compartidas por la agencia de inteligencia turca con sus colegas internacionales y la ONU. Las pruebas condenatorias captan a los asesinos riendo y bromeando sobre el plan para matar y desmembrar al padre de cuatro hijos con una sierra para huesos. Khashoggi fue visto por última vez por el mundo exterior en una grabación de las cámaras de seguridad entrando en el consulado saudí en Estambul para conseguir los papeles que le liberarían para casarse con su prometida turca, Hatice Cengiz.

Bin Salman fue básicamente protegido por Donald Trump, y debe estar preocupado porque Avril Haines, la nueva Directora de Inteligencia Nacional en la administración Biden, ha insinuado que hay planes para desclasificar la investigación de la CIA sobre el asesinato. La investigación fue retenida por el entonces presidente estadounidense y se espera que señale a Mohammed Bin Salman como responsable del asesinato.

El nuevo presidente de EE.UU, Joe Biden, ya ha demostrado que quiere distanciarse de la acogedora relación establecida entre Riad y Washington durante los años de Trump. Por ejemplo, ya ha suspendido la venta de armas al Reino rico en petróleo, alegando como motivo la preocupación por los derechos humanos.

Rotten Tomatoes ha confirmado que se han detectado "intentos deliberados de manipular la puntuación de audiencia [de El disidente]". IMDb, propiedad de Amazon, dice que la vigilancia de la actividad subversiva en torno a ciertos títulos es continua.

Al igual que con muchas de las actividades corruptas del Reino, que sin duda han sido ordenadas por Bin Salman, sus torpes intentos de suprimir la libertad de expresión pueden haber fracasado espectacularmente una vez más. Los trolls saudíes que intentaron destruir El disidente pueden haber convertido el documental en la película imprescindible de 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines