Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En Egipto no hay equilibrio entre los derechos de los ciudadanos y los objetivos del gobierno

Las malas condiciones de vida se pueden ver en Luxor, Egipto, el 14 de julio de 2017 [Richard Messenger/Flickr]

Los gobiernos árabes, incluido el de Egipto, generalmente creen que los derechos económicos y sociales de los ciudadanos pueden protegerse sin un compromiso centralizado de salvaguardar sus derechos civiles y políticos. Los funcionarios gubernamentales tienden a dar prioridad al derecho a la educación, al trabajo, a la atención sanitaria y a la seguridad social en lugar de a la libertad de expresión, a la libertad de asociación, a la participación en organizaciones de la sociedad civil y en partidos políticos, y a la celebración de elecciones libres y justas con regularidad. Por otra parte, se inclinan por la necesidad de apertura hacia los derechos civiles y políticos antes de garantizar los derechos económicos y sociales para que la sociedad se estabilice, tenga cohesión y progrese.

Desde el decenio de 1950 hasta la actualidad, las instituciones estatales de Egipto han dependido de la retórica de eliminar la pobreza, la ignorancia, el desempleo y las enfermedades antes de recurrir al "lujo" de la libertad de expresión y la libertad de asociación. La política ha cambiado desde el decenio de 1950, pasando del gobierno de un partido con un individuo al timón entre 1954 y 1970 al gobierno de otro individuo y su partido dentro de un pluralismo partidario restringido que incluía a algunos opositores durante las épocas de Sadat y Mubarak. En todos los casos, la convicción de que los derechos económicos y sociales son primordiales y deben preceder a todos los demás, se mantuvo sólida.

Con un breve paréntesis entre 2011 y 2013, durante el cual los derechos civiles y políticos tras la Revolución de enero fueron la prioridad, Egipto vuelve ahora a un gobierno de partido único. La prioridad de los derechos económicos y sociales bajo el régimen actual significa que sólo las instituciones estatales y el fuerte ejecutivo que las controla están encargados de garantizar los derechos a la educación, el trabajo, la atención sanitaria, etc. Se considera que las instituciones estatales y el ejecutivo no tienen necesidad de asociarse con los ciudadanos, que son libres tanto personal como públicamente, y con una sociedad equilibrada por el respeto de las libertades de las personas y su derecho a la iniciativa individual, la competencia y la elección sin temor ni favoritismo.

Egipto: Ningún país tiene "el derecho" de criticar nuestros derechos humanos

En la visión del régimen, las instituciones estatales, no los ciudadanos o la sociedad civil, proporcionan, desarrollan y promueven la educación, el empleo, la atención sanitaria y la seguridad social. El fuerte poder ejecutivo, por su parte, crea el marco legal y hace cumplir la ley, asigna los recursos públicos y aplica las políticas como le parece. Los ciudadanos deben escuchar, obedecer y mostrar apoyo, o al menos abstenerse de disentir, y también deben conceder sus derechos civiles y políticos mientras esperan pacientemente que se garanticen sus derechos económicos y sociales. La tarea de la sociedad es, pues, convertir el apoyo individual que se exige al ciudadano -la obediencia- en apoyo colectivo -la movilización- y en alineamiento con el Estado y el ejecutivo, marginando al mismo tiempo a los que cantan otra cosa, ya sea yendo contra el consenso nacional o soñando con los derechos económicos y sociales y la garantía de sus libertades a la vez.

Un ciudadano obediente no es un ciudadano libre que pueda ejercer el derecho a elegir y a poner en marcha iniciativas individuales, ya sea en la vida personal o en la esfera pública. Una sociedad obediente es aquella que no sólo elimina los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos, sino que también elimina las oportunidades de un sector privado diverso y competitivo en diversos ámbitos económicos y sociales, desde la educación hasta el mercado laboral.

Cuando las instituciones estatales y el ejecutivo tienen la capacidad de controlar los derechos económicos y sociales y se otorgan el privilegio exclusivo de determinar cómo hacerlo, tienen el control total de la educación, el empleo, la atención de la salud y todo lo demás que necesita una sociedad moderna. Por lo tanto, son capaces de impedir el surgimiento de un vibrante sector privado. Cuando esto sucede, el derecho del ciudadano a la libertad de elección y a la iniciativa individual, y el derecho de la sociedad a la diversidad y al pluralismo, se suprimen, y el sector privado pierde su verdadera identidad y razón de ser, que es la expresión de una ciudadanía libre y de una sociedad libre.

No sólo las organizaciones de la sociedad civil, los partidos políticos y los medios de comunicación libres pierden sus razones de existencia y vitalidad cuando se suprimen los derechos civiles y políticos, sino también el sector privado, y con él los principios de propiedad privada, individualidad y competencia abierta como principios fundamentales de la actividad económica y social. La propiedad pública, el control estatal de los recursos y medios de producción y un sector público que no tiene competencia en forma de entidades privadas con fines de lucro, son todos coherentes con la percepción de que el Estado es el único motor del desarrollo y el progreso; los ciudadanos y la sociedad civil se ven reducidos a espectadores y consumidores obedientes. Esto también es coherente con la creencia en la precedencia de los derechos económicos y sociales sobre cualquier otra cosa.

Ministro de Egipto: 'Necesitamos 1.780 millones de dólares para proporcionar la vacuna contra el coronavirus'

Dejando de lado mi creencia personal en la preferencia moral, humana y social por los principios de la propiedad privada, el individualismo y la competencia, y la democracia en la que se basa, el principal dilema que plantea la opinión predominante del régimen en Egipto (y en otros lugares del mundo árabe) es su repetida incapacidad para garantizar los derechos económicos y sociales durante períodos de estabilidad en diferentes países y en condiciones diferentes. Un ejemplo de ello puede verse en diferentes Estados árabes y en los fracasos de los sucesivos gobiernos en cuanto a la felicidad material de sus ciudadanos obligados a renunciar a sus derechos civiles y políticos. Otras cuestiones están vinculadas a un fracaso tan crítico, como lo que se observa en un país como Egipto, donde la maquinaria estatal, los ciudadanos obedientes y una sociedad alineada con el régimen distorsionan el sector privado, haciendo que éste pierda su capacidad de contribuir eficazmente al desarrollo y el progreso nacional, simplemente porque el Estado tiene un monopolio, una innovación limitada y una escasa productividad.

En Egipto y otros países árabes, quien quiera garantizar los derechos económicos y sociales de los ciudadanos no puede confiar únicamente en las instituciones estatales y en el poder ejecutivo. Si se desea un sector privado competitivo e innovador, con una propiedad privada ampliada y un sector público invasivo más pequeño, no se puede suprimir el individualismo, la libertad de elección, la diversidad y el pluralismo. Tiene que haber un equilibrio entre los derechos de los ciudadanos y los deberes y responsabilidades del gobierno. Cuando esto falta, como ocurre en Egipto y otros países árabes, terminamos con la tragedia que hemos sufrido desde el decenio de 1950, dejándonos a todos muy lejos de lo que nuestros países y ciudadanos merecen.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 11 de enero de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Investigador principal del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines