Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El plan de Israel de suprimir la influencia turca en Jerusalén en beneficio de los Estados del Golfo

Un rayo de luz golpea la Cúpula de la Roca en la mezquita mientras una tormenta de polvo cubre el horizonte de Jerusalén el 17 de diciembre de 2009 [GALI TIBBON/AFP via Getty Images]

A la luz de la actual ola de acuerdos de normalización entre los estados árabes y la ocupación, Israel está tratando de atraer a los países del Golfo, especialmente a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y a Arabia Saudita, con un papel potencial en la supervisión de los lugares sagrados de la Jerusalén ocupada. Así, compitiendo con Jordania y los palestinos para hacerse cargo de esta importante tarea.

El paso de Israel en esta dirección provocó tensiones políticas entre las partes implicadas, al tiempo que camuflaba su verdadero plan que consiste en dar a estos países un nuevo papel y una oportunidad de impugnar la creciente influencia turca entre los jerosolimitanos, una maniobra que plantea interrogantes sobre el éxito o el fracaso de la empresa israelí.

Parece que el plan de normalización entre los Emiratos Árabes Unidos y la ocupación se encuentra en una carrera contra el tiempo para establecer una nueva realidad sobre el terreno, ya que el Ministro israelí de Asuntos de Jerusalén, el rabino Rafi Peretz, anunció un plan para atraer a miles de turistas emiratíes a visitar Jerusalén. El plan tiene como objetivo mejorar el estatus de la ciudad como "la capital de Israel", como él afirma.

Ha quedado claro que el plan israelí de traer turistas de los Emiratos Árabes Unidos, y de atraer a dos millones de turistas musulmanes a Jerusalén cada año, está en consonancia con lo que la ocupación ha estado trabajando para lograr en los últimos diez años. Forma parte de un intento de someter a Jerusalén y a la mezquita de Al-Aqsa a su supuesta soberanía y evacuarla para impedir que los habitantes de Jerusalén desarrollen un sector de turismo religioso nacional y controlen la santa mezquita y sus plazas.

El plan israelí se deriva del texto del acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, ya que concede a los musulmanes el derecho a la Mezquita Al-Aqsa únicamente, y les niega el resto del Monte del Templo en su conjunto. Esto es a la luz de una condena política y religiosa palestina que rechaza recibir a cualquier visitante emiratí, árabe o incluso musulmán para rezar en la Mezquita Al-Aqsa como parte del acuerdo mencionado.

Los jerosolimitanos fueron los primeros en anunciar su rechazo al acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, ya que estipulaba el derecho de todas las religiones monoteístas, quitando la exclusividad a los musulmanes. Esto provocó la indignación de los palestinos, que expresaron su repudio colgando grandes pancartas por todo Jerusalén.

LEER: Israel se dispone a aprobar miles de unidades de asentamientos ilegales

El plan israelí descubre la profundidad del acuerdo de normalización con los Emiratos Árabes Unidos. La idea de patrocinar viajes de los Emiratos para rezar en la mezquita de Al-Aqsa es un mero encubrimiento del plan de normalización, aunque la oración en Jerusalén no necesita acuerdos. Es un derecho religioso y legal sagrado, así como la Mezquita Al-Aqsa es un derecho reservado a los musulmanes según todas las religiones y documentos internacionales. En particular, el reconocimiento de la UNESCO de la Mezquita Al-Aqsa como propiedad absoluta de los musulmanes, sin afiliación a los judíos. Los Emiratos Árabes Unidos, sin embargo, eligieron conceder a los israelíes este acuerdo, un derecho al que no tienen derecho.

Los jerosolimitanos se preparan para recibir a los que vendrán a Jerusalén bajo el manto de la normalización como se merecen. Ningún palestino permitirá que los emiratíes y otros violen la santidad de la mezquita de Al-Aqsa usando las oraciones de allí para legitimar su nulo acuerdo con Israel. Por lo tanto, el pueblo de Jerusalén no acogerá estas visitas en medio de las preocupaciones en Jerusalén y Palestina, en general, de un número posiblemente creciente de turistas musulmanes, especialmente de Bahrein y Arabia Saudita, que pueden venir a rezar en Jerusalén bajo la presión y tentaciones de los Emiratos.

El nuevo plan va de la mano del acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos de acoger anualmente a dos millones de turistas musulmanes en el Estado de ocupación, la mayoría de los cuales visitarán la mezquita de Al-Aqsa en el marco de la llamada "paz religiosa". A pesar de que 98.000 turistas musulmanes visitaron Jerusalén y la Mezquita de Al-Aqsa en 2018, Israel ha empezado a organizar la llegada de turistas de los Emiratos y otros Estados del Golfo para rezar en la Mezquita de Al-Aqsa.

Los palestinos creen que el plan israelí fracasará, ya que los emiratíes no vendrán en gran número, tal vez debido al choque entre las posiciones oficiales y populares sobre la normalización en los Emiratos Árabes Unidos. Los turistas de los EAU no serán cientos o miles. Así, la gestión de los emiratíes en Jerusalén fue precedida por un plan saudí para comunicarse con las personalidades de Jerusalén con el fin de asegurar un punto de apoyo en la ciudad, pero los habitantes de Jerusalén se negaron a ir al reino.

Junto con el anuncio del plan israelí de llevar turistas emiratíes a Jerusalén, la ONG israelí Jerusalén Terrestre reveló que los Emiratos Árabes Unidos habían acordado por primera vez cambiar el statu quo en la Mezquita Al-Aqsa, permitiendo a los judíos rezar allí y limitando el acceso de los musulmanes sólo a la mezquita, y no a todo el Monte del Templo. Por lo tanto, el plan israelí afirma el reciente acuerdo de los Emiratos Árabes Unidos con respecto a la Mezquita Al-Aqsa, lo que suscita preocupaciones y temores en las dotaciones jordanas y palestinas. Esto se debe a que el acuerdo tiene por objeto dar a los Emiratos Árabes Unidos un nuevo papel dentro de la Mezquita de Al-Aqsa que cuestiona abiertamente la presencia jordana y palestina como principales supervisores de los lugares sagrados de la ciudad.

LEER: Los ministros del Golfo analizarán las medidas para resolver la disputa con Qatar

Tal vez la principal preocupación de los habitantes de Jerusalén se centra en el historial desfavorable de los Emiratos Árabes Unidos, especialmente después de que los emiratíes intentaran vender las casas y los bienes inmuebles que compraron a los palestinos a las asociaciones de asentamiento judías. Esto hace temer a los palestinos que la próxima etapa pueda marcar el inicio de la construcción de la supuesta sinagoga con la contribución de las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, que ya han construido un templo hindú en Dubai y han abierto una sinagoga en Abu Dhabi.

Al mismo tiempo, Israel no dudó en hablar de adoptar todas las medidas necesarias para erradicar las actividades turcas en Jerusalén, alegando que los días del Imperio Otomano han terminado y que Turquía no tiene nada que buscar en Jerusalén, al tiempo que sugirió que la declaración del Presidente turco Erdogan de que Jerusalén pertenece a todos los musulmanes es exagerada y carente de fundamento. Sin embargo, lo que enfurece a los palestinos es la noticia del apoyo saudí-jordano al plan orquestado por la ocupación.

Aunque los proyectos turcos en Jerusalén son de carácter caritativo y económico porque Israel prohíbe toda actividad política en la ciudad, la presencia de Turquía en la escena irritó a los israelíes y a los países árabes que tratan de aumentar su influencia en Jerusalén. Entre ellos figuran Jordania y Arabia Saudita, dado que cualquier aumento de la influencia turca en la ciudad puede reducir sus poderes y su tutela religiosa sobre los santos lugares de allí, aunque Jerusalén es una causa general para todos los musulmanes, no sólo para los árabes o los palestinos.

El plan de ocupación está motivado por el hecho de que la influencia turca entre los habitantes de Jerusalén ha preocupado a los funcionarios de seguridad y políticos de Israel durante años, ya que las banderas y los restaurantes turcos pueden verse en muchos lugares de la ciudad. Por otra parte, Turquía se ha convertido en los últimos años en el destino favorito de decenas de miles de ciudadanos de Jerusalén.

La información sobre el plan israelí contra las actividades turcas en Jerusalén indica que existe un consenso entre los diversos círculos decisorios israelíes sobre la creencia de que la presencia de Turquía amenaza la seguridad nacional de Israel. Así pues, el Estado de ocupación puede arriesgarse a echar más leña al fuego de las tensiones ya existentes entre Ankara y Tel Aviv sobre varios expedientes espinosos.

LEER: Israel lanza ataques aéreos sobre la Franja de Gaza

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines